El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3017

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Aparece un volquete con vísceras en un camino rural

El artefacto fue abandonado sobre el camino Del Potro. Se investiga a una empresa local que haría traslados clandestinos desde Ezeiza hacia caminos vecinales de Petión, Casares y Udaondo.
El contenedor, repleto de materia en descomposición.

BulletEl contenedor, repleto de materia en descomposición.

06.01.2013, 09:24:36 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto

Un volquete repleto de vísceras, grasa, plumas y sangre en descomposición apareció el miércoles a la madrugada sobre el camino Del Potro, a unos mil metros de la ruta 3.

Se presume que la batea sufrió alguna falla cuando el camionero se disponía a realizar un vuelco clandestino en el zanjón del camino de tierra y que por eso huyó del lugar abandonado la carga.

La caja metálica estacionada a la vera del camino era de color azul, con un pequeño número 410 pintado en los laterales, sin ninguna otra identificación. Por los drenajes salía un líquido grasoso y fétido que se extendía a lo largo de las cunetas.

A 200 metros se podía observar una gran mancha oscura de plumas y vísceras putrefactas, cubierta de moscas, producto de un vuelco anterior.

Los residuos orgánicos, procedentes de la industria avícola, generaban un olor nauseabundo que se percibía desde los 100 metros. “Cuando paré para ver lo que tenía el volquete, no se podía aguantar. Sin haber tocado el material, el olor se me impregnó en la camioneta. Cuando llegué al campo la tuve que manguerear para que no se sintiera”, relató a El Ciudadano un vecino que vive en la zona.

Cuando en las primeras horas del miércoles los lugareños advirtieron la presencia del contenedor, de inmediato hicieron la denuncia. Intervino la Patrulla Rural a cargo de Facundo Delgado, la Policía Científica y el fiscal César Robatto, quien inició un expediente por “Averiguación de Ilícito”. La orden judicial fue retirar la carga hacia el vertedero municipal e inertizarla con cal.

“Pensamos que detrás de esto está un transportista de apellido Sandoval. Por el momento no tenemos elementos suficientes para imputarlo, pero estamos recogiendo testimonios entre los vecinos y testigos”, dijo una fuente allegada a la causa.

La sospecha es que la carga provendría de una importante empresa avícola cuyo peladero se encuentra ubicado en el distrito Ezeiza. “Esa empresa utiliza la sangre, plumas y vísceras de pollos para hacer otros productos, como harinas para pescados y alimentos para perros. El problema es que la sangre se descompone fácilmente, y cuando se pudre, tienen que desechar todo. Lo que deberían hacer es enviar el residuo a una planta de tratamiento, pero cada volquete les cuesta entre 8 y 10 mil pesos. Para ahorrar plata contratan un flete barato que se encarga de tirarlos clandestinamente en caminos rurales”, dijo otra fuente con conocimiento del tema.

Además de tomar muestras del material, la Policía Científica levantó las huellas del camión que quedaron profundamente marcadas al desenganchar el volquete. Ese elemento será fundamental para poder cotejarlo con los camiones sospechados.

En el Municipio hay una decena de denuncias sobre vuelcos clandestinos de residuos de pollos que se remontan a varios meses (ver nota aparte). El Camino a Las Heras (cerca de la Escuela 18), la ruta 6, la calle Juárez, el Deslinde, los caminos de Vicente Casares y ahora los caminos del Potro son algunos lugares que fueron elegidos para deshacerse de estos desechos que generan un enorme daño ambiental en zonas rurales y limpias, dedicadas a la producción. Cuando el material se arroja en los costados de las rutas, el riesgo es mayor ya que pueden producirse accidentes por el desplazamiento de las materias grasas sobre la cinta asfáltica.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección