El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3017

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Para Asprea, los juguitos en polvo son mucho peor que el arsénico

El subsecretario de Política Ambiental realizó polémicas declaraciones sobre  la calidad del agua que distribuye la empresa ABSA. Además, reconoció que no cuenta con los análisis que debe realizar la empresa.
Asprea: "El problema está en lo que le agregamos al agua; no en el agua”.

BulletAsprea: "El problema está en lo que le agregamos al agua; no en el agua”.

13.12.2012, 18:14:54 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
En medio de la polémica que persiste en Cañuelas respecto a la calidad del agua que provee la empresa ABSA, el subsecretario de Política Ambiental del municpio, Horacio Asprea, realizó declaraciones que lejos de despejar las dudas, contribuyen a mantener la incertidumbre.

Si bien el funcionario aseguró que “el agua de Cañuelas es potable”, reconocidó que puede haber “parámetros excedidos” lo cual “no significa que se pueda producir una intoxicación aguda”.

En el último informe de calidad del agua difundido en mayo de este año la empresa ABSA reconoció que el fluido de red distribuido en Cañuelas presentaba niveles de arsénico que oscilaban entre los 0,014 y los 0,077 mg/l cuando el límite máximo es 0,01 mg/l. Sugestivamente se informó el valor de arsénico en varios puntos intermedios de la red, pero no el del tanque central.

Respecto al nitrato, de las ocho muestras exhibidas, sólo dos estaba por debajo de los 45 mg/l, el límite fijado por el Código Alimentario. Las restantes seis muestras revelaban una presencia que oscilaba entre los 47,5 y los 105 mg/l. Tampoco en este punto se informó el nivel de nitrato de la cisterna.

Además, de las 12 muestras, cuatro indicaban presencia de coliformes (contaminación bacteriológica por materia fecal).

En el distrito de 9 de Julio, ante una situación de contaminación parecida a la de Cañuelas, los vecinos lograron un amparo judicial que obliga a la compañía a distribuir agua potable en bidones y sachets, hasta tanto esté finalizada una planta de extracción de arsénico, prevista para 2013.

“Puede ser que en Cañuelas haya parámetros excedidos, pero son parámetros que a nivel mundial están en revisión. Una persona que toma 1,5 litros de agua por día, al cabo de 75 años habrá ingerido menos de una cucharadita de arsénico. Los efectos son indistinguibles e insignificantes frente a otros elementos, como los colorantes o los conservantes de los juguitos en polvo. El problema está en lo que le agregamos al agua; no en el agua”, sostuvo el funcionario, minimizando los informes de la propia empresa.

Cuando El Ciudadano le preguntó si disponía de los análisis realizados por ABSA entre los meses de junio y noviembre, dijo que no contaba con esa información pero se comprometió a gestionarla para darla a conocer.

Por último, dijo que si hay vecinos preocupados por la situación lo recomendable sería “formar una comisión que dialogue con la empresa, que solicite los análisis y que verifique las obras. Me parece que lo más aconsejable es sentarse a conversar con ABSA”, concluyó.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección