El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3017

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Plan para reducir pilas, cubiertas y electrónicos

La Municipalidad intenta minimizar el impacto de estos desechos contaminantes mediante campañas especiales de acopio y disposición.
El envío de la primera carga de neumáticos al centro de reciclado.

BulletEl envío de la primera carga de neumáticos al centro de reciclado.

12.12.2012, 08:26:57 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
A pocos meses de su llegada a Cañuelas, el nuevo subsecretario de Política Ambiental, Horacio Asprea, prepara una campaña que intenta reducir el impacto contaminante de residuos de características especiales como las cubiertas de caucho, pilas y chatarra electrónica.

El objetivo consiste en reducir y aprovechar unos 20 mil kilos de chatarra, unas 10 mil cubiertas y millones de pilas.

Por un lado, Asprea firmó un convenio con el Centro de Reciclado de Neumáticos, perteneciente al CEAMSE. En este centro las piezas se rallan y el material resultante se utiliza para estabilizar calles.

Luego de este acuerdo, desde el vertedero de la ruta 6 se llevaron unos veinte viajes de cubiertas en desuso. Según las estimaciones es Asprea, una comunidad como Cañuelas, de 55 mil habitantes, produce unas 10 mil cubiertas al año.

“Ya estamos en contacto con las Delegaciones Municipales para que funcionen como centros receptores de las cubiertas en las localidades. Cuando se junte una buena cantidad, un camión municipal pasará a retirarlas”.

El funcionario destacó además que la acumulación descontrolada de cubiertas en los vertederos es un ambiente ideal para la proliferación del dengue, ya que el agua contenida en el interior en condiciones de alta temperatura favorece la reproducción de los mosquitos causantes de esa enfermedad.

Las pilas conforman la “segunda pata” del programa ambiental de Asprea.


En este sentido dijo que en escuelas, comercios y oficinas administrativas se ubicarán bidones donde la gente podrá dejar sus pilas gastadas. Luego este material será dispuesto en tubos de cemento pintados con pintura epoxi para evitar filtraciones al exterior, y colocados a la vista en el vertedero de la ruta 6. Se estima que cada tubo contendrá unas 4.500 pilas. En la base tendrán aserrín y cemento en polvo para contener el lixiviado.

Un tercer aspecto que se está analizando es la recepción de residuos eléctricos y electrónicos, desde computadoras hasta celulares, lavarropas, heladeras y otros electrodomésticos.

Teniendo en cuenta que no hay operadores autorizados para tratar este tipo de desechos, el plan es juntarlos en un galpón del vertedero, al resguardo de la lluvia para evitar la corrosión y lixiviado de los metales. “Tenemos capacidad para juntar unos 20 mil kilos de chatarra. La idea es iniciar conversaciones con municipios vecinos y tratar de generar una venta en conjunto a recicladores del exterior. Nadie va a venir a comprar 20 mil kilos, pero si logramos juntar 100 mil, es muy posible que aparezcan compradores”, concluyó.

EN SÍNTESIS

-Las cubiertas se envían a un centro de destrucción en Benavídez, donde se rallan para obtener un material destinado al mantenimiento de caminos. Cañuelas produce 10 mil cubiertas al año.

-Las pilas se recogerán en bidones dispuestos en distintos puntos de la ciudad y luego se dispondrán en tubos de cemento especialmente acondicionados. Cada niño de hasta 7 años desecha, en promedio, 7 pilas al año. Las más contaminantes son las pilas chinas de bajo costo.

-En un depósito del vertedero se acopiarán hasta 20 mil kilos de chatarra electrónica (cpu´s, celulares, lavarropas, etc). Los centros de reciclado especializados la procesan para obtener oro, cobre, estaño, etc.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección