El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3017

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Faltan medicamentos en el Hospital Marzetti

Hay escasez de drogas y reactivos. La farmacéutica renunció por diferencias con la conducción. La deuda con los laboratorios sería de un millón de pesos.
Antibióticos, uno de los productos que escasean.

BulletAntibióticos, uno de los productos que escasean.

07.08.2012, 10:41:31 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto

La falta de recursos, la burocracia interna y la carencia de un farmacéutico complican día a día la disposición de medicamentos en el Hospital Angel Marzetti y en las unidades sanitarias. Diversas fuentes consultadas por El Ciudadano afirman que la situación es “alarmante” y que muchas veces faltan drogas básicas o reactivos para atender cirugías y casos de urgencia.

Si bien la problemática es de larga data, tendió a complicarse desde hace algunas semanas con la renuncia de la farmacéutica Marisol Santana.

La profesional había llegado a Cañuelas convocada por el director del nosocomio, Gustavo Pascuas. Sin embargo, a pesar de su respaldo político, terminó renunciando por las dificultades que encontró para desarrollar su tarea.

Las fuentes consultadas por este medio indicaron que para comprar sustancias como la morfina o psicotrópicos la farmacéutica necesita una autorización especial que deben firmar diversos funcionarios, avalando su pertenencia al Hospital.
 
“Por burocracia interna, en los seis meses que estuvo en Cañuelas nunca logró reunir todos los papeles que necesitaba para presentar esas autorizaciones en Provincia”, informó una persona allegada al nosocomio.

Otra fuente agregó un dato sugestivo: la farmacéutica no tenía buena relación con Fabiana Pereyra, la persona que en los hechos maneja los hilos del Hospital con el guiño de la intendenta Marisa Fassi.

“En vísperas de un fin de semana largo la farmacéutica dejó un pedido de drogas que necesitaba con urgencia; eran cosas que había que tener sí o sí porque en esas fechas suele haber accidentes de tránsito, pero las órdenes de compra fueron cajoneadas y nunca siguieron el camino administrativo que tenían que seguir”.

La falta de recursos fue otro factor que habría desencadenado el alejamiento de Santana. Las droguerías muchas veces entregaban la mitad de los pedidos que ella realizaba porque los pagos se demoraban más de la cuenta.

Una fuente calificada informó que a Royal Farma, uno de los principales proveedores, el Marzetti le adeudaría unos 300 mil pesos. El Ciudadano llamó a la droguería para corroborar la cifra, pero prefirieron no hacer declaraciones para evitar conflictos con las autoridades locales.

La misma fuente aseveró que a pesar de la “paciencia” que demostró esta empresa, la comuna decidió no pagar y apelar a otros proveedores, como Marcor Insumos y Kimet.

En total le deben un millón de pesos a los proveedores de medicamentos e insumos hospitalarios; pero eso no es todo, tampoco hay plata en otras áreas. Algunas veces las cocineras tienen que comprar el aceite en el almacén de la esquina porque no hay stock de mercadería en la cocina”, graficó otra persona que tiene contacto con el área administrativa.

Tras la renuncia de Santana la Farmacia quedó temporariamente a cargo de Zulma Abdo, Silvia Amundarain y Mariana Fernández, tres personas de gran experiencia dentro del Hospital pero que no son especialistas en el manejo de los medicamentos.

En los últimos días trascendió que la secretaria de Administración, Romina Marques Antunes, asumió en forma personal la compra de remedios.

Para estar segura de no comprar más de lo necesario, suele llamar al Hospital reclamando estadísticas y datos que no siempre están disponibles porque no hay quién los elabore. “Esta mujer pide estadística como si tuviéramos un hospital de excelencia que tiene estructuras formales, cuando todos sabemos que no es así”, comentó un facultativo que pidió mantener su nombre en reserva.

¿Cuáles son los productos que faltan? Antibióticos, anticoagulantes y reactivos para laboratorio encabezan la lista.

“La situación es alarmante. Si llega a entrar una persona infartada se necesita hacer un control de enzimas cardíacas, pero no hay reactivos para eso. En el laboratorio hay lo básico para hacer un análisis de sangre. La parte bacteriológica está decaída. Radiografías tampoco hay. Los fines de semana el riesgo es mayor, porque si llegan a entrar varios accidentados, no hay elementos mínimos para atenderlos. En el día a día se están manejando con las muestras que dejan los laboratorios o con algunos productos del plan Remediar, pero son unos pocos genéricos que no alcanzan a cubrir toda la demanda”, detalló la fuente.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección