El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3017

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Suspendieron a Costa por el escándalo de los cerdos

El Ciudadano denunció que un camión compactador del municipio había arrojado animales muertos en el basural de Udaondo. El jefe del corralón fue apartado. Senasa pidió informes.
Héctor Costa (a la izquierda) frente al camión con el logo de Acumar entregado por Boudou en enero. En ese vehículo se hizo el traslado de los cadáveres.

BulletHéctor Costa (a la izquierda) frente al camión con el logo de Acumar entregado por Boudou en enero. En ese vehículo se hizo el traslado de los cadáveres.

11.06.2012, 10:24:33 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
El jefe del corralón municipal, Héctor Costa, fue sumariado y separado del cargo luego de que un camión compactador del corralón con el logo de ACUMAR fuera utilizado para transportar cerdos muertos desde un criadero hacia el basural de Gobernador Udaondo.

La noticia de los cerdos, publicada la semana pasada en El Ciudadano, fue leída con estupor, sobre todo porque en la misma semana ACUMAR realizó una audiencia pública en Cañuelas para anunciar con bombos y platillos su plan de disposición de residuos y erradicación de basurales.

El sumario intentará develar si Costa recibió dinero por hacer un traslado y disposición de animales muertos; si es la primera vez que sucede; y si en la maniobra está involucrado algún otro funcionario o camionero.

“Pensamos que el chofer del compactador no actuó solo, porque estaba demasiado lejos de Cañuelas como para haber ido por su cuenta. Seguramente fue con la venia de un superior”, dijo una alta fuente de la comuna, que pidió mantener su nombre en reserva.

Otra persona cercana al despacho de Marisa Fassi contó que la intendenta reaccionó a los gritos cuando se enteró del incidente y que inmediatamente pidió el apartamiento de Costa. En su lugar designó a Alejandro Gómez, quien deberá lidiar con las crecientes quejas de la población por las deficiencias de algunos servicios públicos y el reclamo salarial de los sindicatos, por ahora contenido mediante la abundante asignación de horas extras.

Tras la publicación de El Ciudadano, la sede regional del SENASA, con sede en Chivilcoy, le envió un pedido de informes al municipio para que explique de dónde provienen los cerdos y por qué razón un vehículo municipal intervino en una disposición ilegal de los cadáveres.

EL CASO

El 17 de mayo, pasado el mediodía, un camión compactador IVECO de la Municipalidad de Cañuelas, matrícula KQP 877, pintado con el logo de ACUMAR, arrojó entre 15 y 30 cerdos, vísceras y materia fecal en el pequeño basural de Udaondo, hasta ese momento utilizado exclusivamente para disponer los residuos del pueblo, donde viven una 250 habitantes.

Un lugareño observó la maniobra, tomó la patente y de inmediato le avisó a El Ciudadano, que luego logró captar imágenes de los cadáveres dispersos en el predio.

Este vuelco clandestino viola las normativas del SENASA,
según las cuales los cadáveres deben ser depositados en una fosa construida en el propio establecimiento de crianza y siguiendo un protocolo básico que incluye la inertización con cal.

El pasado martes 29 de mayo ACUMAR realizó en Cañuelas la audiencia pública para anunciar su “Plan Maestro” de gestión de residuos y erradicación de basurales en toda la Cuenca. Como un paradigma del doble discurso, ese mismo día una “topadora” municipal se dirigió al basural de Udaondo para cubrir los cerdos con tierra, ante el temor de que el tema saliera a la luz.

Por segunda vez la Municipalidad burló las normas sanitarias al ocultar los cadáveres y no darle intervención al SENASA.

Esta semana El Ciudadano realizó más de diez llamados a ACUMAR para obtener el testimonio de algún funcionario, pero ninguno quiso hablar sobre el escándalo.

EL SENASA PIDE EXPLICACIONES

Al cierre de esta edición el Centro Regional Buenos Aires Norte del SENASA, con sede en Chivilcoy y jurisdicción en media provincia de Buenos Aires, envió a Cañuelas un pedido de informes.

“Nos enteramos de esto por el diario. Ya hemos establecido contacto con la Municipalidad porque necesitamos saber de dónde provienen esos cerdos para analizar si murieron por causa natural o por alguna enfermedad. Creemos que son de un predio cercano que está bajo nuestro registro, pero necesitamos certificarlo”, dijo a El Ciudadano el director del organismo, Norberto Echeverría.

“Si esto fue realizado por un funcionario municipal, es inconcebible. La legislación marca que los predios de porcinos tienen que tener un lugar para disposición”, añadió.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección