El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 18 de julio de 2019    N° de Edición On Line: 2981

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

El municipio viola la Ley Provincial de Arbolado

Las normativas provinciales protegen el arbolado, pero el municipio se adelantó con la poda y cercenó los ejemplares de la plaza en pleno verano. Fue para evitar la presencia de aves.
Los árboles de plaza, podados en febrero. Ahora empiezan a brotar como si fuera primavera.

BulletLos árboles de plaza, podados en febrero. Ahora empiezan a brotar como si fuera primavera.

27.03.2012, 14:35:54 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
A cortar por lo sano. Ante la falta de ideas creativas para evitar la aglomeración de pájaros en la plaza central de Cañuelas, el municipio echó mano a las motosierras y apeló a un método drástico: tronchar los árboles sin importarle la salud de los ejemplares ni el Régimen Provincial de Arbolado Público, que prohíbe la poda abusiva.

Pasando por alto las normativas y la protección de las especies, el municipio podó tres meses antes de lo aconsejado, poniendo en riesgo a los ejemplares y privando a los transeúntes de la plaza de su frondoda sombra en medio de uno de los veranos más agobiantes de los últimos tiempos.

La propia directora de Espacios Verdes, Silvia Garegnani, confesó a El Ciudadano que la eliminación de las copas se realizó para evitar la concentración de las aves y la lluvia de estiércol, tema que fue motivo de burlas durante la gestión del ex intendente Héctor Rivarola y que luego, durante la gestión de Gustavo Arrieta, el oficialismo tampoco pudo resolver.

En uno de sus primeros años de gestión Arrieta ordenó realizar cañonazos en la plaza para ahuyentar a los plumíferos, pero el remedio fue peor que la enfermedad: los pájaros se estrellaban contra vidrios y edificios y las veredas amanecían cubiertas de cadáveres.

DESTRUIR ÁRBOLES PARA ECHAR A LAS AVES

“La poda en un sector de la Plaza ya se hizo el año pasado y este año empezamos un poco antes. Se debe a la presencia de los pájaros, especialmente de las golondrinas y tordos. Tratamos de bajar sus colonias, ya que notamos que aumentaron su presencia y población. Se establecen desde diciembre hasta febrero y se posan en los cipreses, fresnos, plátanos, ligustros disciplinados” explicó la directora municipal de Espacios Verdes, Silvia Garegnani.

La funcionaria agregó: “Ante las consultas que hicimos en Provincia y en otros distritos observamos que esta situación de los pájaros se repite en Monte y Marcos Paz”.

Además, dijo que se busca “cuidar” a la gente que acude a los recitales de Libertad y 25 de Mayo.

“Los espectadores pueden ser víctimas de algunas de las enfermedades de estas aves y el único método que tenemos por el momento es el corte de las ramas. Queremos que los pájaros se vayan a otro lado para evitar una posible infección. Por eso recurrimos a ese método, ya que los pájaros con sus excrementos pueden transmitir alguna enfermedad, además de afear el espacio público. Son años de vida que les podemos quitar a las plantas... pero años de vida para los humanos que debemos preservar”, agregó.

La profesional reconoció que “no es época de poda” pero reiteró que se busca “cuidar la salud de los habitantes”. Y agregó que ”no estamos yendo en contra de niguna ordenanza ni ley provincial; contamos con el asesoramiento del Ministerio de Asuntos Agrarios”.

CONTRADICCIONES

Mientras que Garegnani asegura haber contado con el respaldo del Ministerio de Asuntos Agrarios, el Régimen Legal de Arbolado Público (Ley 12.276) prohíbe la poda y afirma que el Ministerio debe ser garante de su cumplimiento.

En su artítulo 3ro. la Ley 12.276 dice textualmente: “Prohíbese la extracción, poda, tala y daños de ejemplares del arbolado público, como así también cualquier acción que pudiere infligir algún daño a los mismos”.

Luego aclara: “Se entiende por ´poda´ el corte de ramas que se separen definitivamente de la planta madre. Se entiende por ´tala´, la eliminación de la copa por cortes efectuados en el tronco a distintas alturas. Se entiende por ´daño´, la poda de raíces, las heridas, aplicación de sustancias tóxicas, quemaduras por fuego, fijación de elementos extraños y todo tipo de agresión que altere el desarrollo de los ejemplares en forma normal o cause la muerte”.

La Ley no da lugar a dobles interpretaciones.
No se puede podar porque el objetivo es priorizar la salud de las especies. La sociedad se debe adaptar a los árboles y no a la inversa.

El artículo 4to. agrega otro elemento que no da lugar a dudas: “El Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, a través de su organismo competente de Control y Fiscalización (Dirección de Desarrollo Forestal) deberá tomar los recaudos necesarios a fin de asegurar el eficaz cumplimiento de la presente Ley y su reglamentación. Los municipios serán los brazos ejecutores de esta acción a través de un sector específico, el que estará dirigido por un ingeniero forestal o ingeniero agrónomo con incumbencia forestal. El mismo deberá ser elegido por concurso de antecedentes y seleccionado por un tribunal de profesionales actuantes en tales disciplinas”.

En otro pasaje de su articulado la Ley reclama aplicar “conductas conservacionistas” destacando “la función del árbol en el sistema ecológico y sus consecuencias sobre la salud física y psíquica de la comunidad”.

SOLUCIONES

Desde hace décadas el municipio mantiene una política oscilante en torno al arbolado público. En algunos períodos se preservó a las especies para lograr copas altas y frondodas; en otras épocas se tendió a podar de manera brutal para evitar la presencia de aves. Apelar a la motosierra es siempre más rápido y sencillo que buscar soluciones de fondo.

En primer lugar, nunca se conformó en Cañuelas el Consejo Municipal de Arbolado, que prescribe la Ley provincial. Cumplir con ese punto podría ser un buen comienzo.

Y si bien es cierto que se apela a razones sanitarias para justificar la poda indiscriminada, tal vez sería aconsejable consultar a los organismos especializados, como la Asociación Ornitológica del Plata o la Federación Ornitológica Argentina, para que aporten ideas sobre cómo lograr una erradicación progresiva de las aves sin afectar a las especies arbóreas.

Otra propuesta podría ser involucrar a los centros educativos de Cañuelas para que los chicos investiguen y propongan métodos de sana convivencia entre aves, vecinos y árboles.

De esta manera, el “problema” de la plaza se convertiría en una inmejorable oportunidad para incentivar la participación ciudadana.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección