El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2019    N° de Edición On Line: 3127

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Dos pibes que piden pista

Tras realizar varias exhibiciones a lo largo de su infancia, los hijos del boxeador Adrián “Pingo” Daneff debutaron en el mundo del amateurismo luego de haber comenzando a entrenar regularmente.
Caíto y Jesús Daneff.

BulletCaíto y Jesús Daneff.

27.02.2012, 21:52:13 | Deportes

Achicar texto Agrandar texto
Claudio (15) y Jesús (17), los hijos de Adrián “Pingo” Daneff, comparten no sólo el apellido sino también el amor incondicional por el box, deporte que comenzaron a practicar asiduamente desde hace unos meses.

Si bien desde chiquitos ambos estuvieron ligados a este deporte ya que prácticamente se criaron entre guantes y vendas, subiendo incluso varias veces al ring para protagonizar exhibiciones, en los últimos meses han comenzado a tomarse en serio la posibilidad de convertirse en boxeadores.

En esta entrevista ambos púgiles tocaron diferentes temas concernientes a su vieja-nueva pasión: el box.

-Al tener un padre boxeador naturalmente siempre estuvieron ligados a este deporte. ¿Qué los llevó a comenzar a practicarlo asiduamente?

-Claudio Daneff:
Siempre me gustó el box. Desde chiquito veía como entrenaba mi viejo y me encantaba e incluso él me ensañó desde temprana edad lo cual era un juego para mí. Jugaba a ser boxeador.

-Jesús Daneff: A los dos nos encantó desde siempre el box. Como todos hermanos que se llevan poca diferencia de edad nos agarrábamos a trompadas aunque sabiendo tirar piñas (risas). Así como algunos chicos agarran la pelota y van a jugar a una canchita, nosotros boxeábamos entre nosotros y con papá.

-Pero una cosa es jugar a ser boxeador y otra muy distinta tomar la determinación de convertirse en uno.
-CD: Creo que era obvio que en algún momento íbamos a empezar a entrenar. Hace unos seis meses que comenzamos a hacerlo en serio haciendo guantes, saliendo a correr y todo lo que se hace en un entrenamiento.

- JD: Antes era sólo un juego. Pero desde hace seis meses lo tomamos de otra manera.

-¿De qué manera?


-JD: Queremos ser boxeadores y por eso ahora todo es más serio.

-CD: Quiero vivir del boxeo. O sea pienso dedicarme de lleno a este deporte y por eso es que empecé a entrenar de este modo.

-Al estar ya empapados en el mundo del boxeo sabrán que, como en otros deportes y en la vida en general, no todos llegan a consagrarse…

-CD. Es cierto. Sabemos que los que llegan son muchísimos menos de los que empiezan a entrenar. Pero yo quiero probar…

-JD: Si queremos ser alguien en el boxeo, hay que pelear con todos y ese es el camino por el que pensamos caminar.

-¿Cuál fue la postura adoptada por su padre una vez comunicada la determinación de comenzar a entrenar?


-CD:
Siempre nos apoyó y acompañó aunque sin obligarnos a hacer nada.

-JD: Esto es algo que hago porque yo quiero hacerlo y no porque a él le guste. Naturalmente sé que a él le encanta que intentemos ser boxeadores, pero mi decisión no tiene que ver con él, sino conmigo. Más vale que está bueno que tu papá te apoye.

-¿Qué características posee el entrenamiento que están realizando?

-CD: Dos días por semana hacemos gimnasio con bolsa, soga, guantes, y todo lo demás mientras que los tres días restantes corremos diez kilómetros haciendo además manoplas y algo de gimnasia en casa.

- JD: Tenemos al profe en casa y eso es una ventaja. Para entrenar papá viajaba tres horas y nosotros podemos hacerlo en casa, eso hay que aprovecharlo.

 -¿Próximos pasos?

-CD: El 13 de abril vamos a tener nuestra segunda pelea como amateurs y después de eso tenemos pensado empezar a entrenar en la Federación de Box.

-JD: Al igual que lo hizo papá, vamos a entrenar con Alberto Zacarías. Además al estar metidos en la Federación vamos a tener más posibilidades de formar parte de  festivales evitando así estar parados por demasiado tiempo. Queremos volvernos profesionales a los 21.

  Lic. Matías Folgueira.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección