El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2019    N° de Edición On Line: 3127

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Esta vez no pudo ser…

Ante un Nicolás Pezzucchi que se mostró imbatible en el GP Coronación, Nicolás Dianda no pudo lograr el campeonato del TCPM. “El Colo” fue ovacionado por un nutrido grupo de seguidores una vez finalizada la competencia. Terminó en el tercer puesto del campeonato.
Dianda con el acompañamiento de la gente de Cañuelas.

BulletDianda con el acompañamiento de la gente de Cañuelas.

19.12.2011, 11:29:52 | Deportes

Achicar texto Agrandar texto
Ya desde los entrenamientos del viernes quedó en claro que la cosa iba a ser pareja. Prácticamente insignificantes eran las diferencias existentes en los cronómetros en lo que hace al pelotón de punta, siendo “el Colo” uno de sus protagonistas.

Finalmente la pole en clasificación fue para Nicolás Pezzucchi con un registro de 1´31´365´´´ seguido por Federico Montans a 006´´´ y por Dianda a 092´´´, o sea prácticamente nada, clasificando luego Gassmann a 375´´´ y Franco De Benedictis a 704´´´ sobre veintiocho autos con tiempo.

El Ciudadano,
único medio cañuelense presente en el Mouras, fue testigo de los momentos de zozobra que se vivieron cuando el pace car comenzó a moverse seguido por la fila india. Dianda se quedó parado en plena recta en una instancia en la que justamente el auto no puede ser tocado.

Afortunadamente la Dodge arrancó cuando el pace car estaba ya por la mitad del circuito por lo que el cañuelense pudo ubicarse a tiempo en su lugar (segunda fila).

Con la carrera ya en marcha Dianda comenzó a acosar a Montans, el segundo, alternando momentos en los que esta labor era asfixiante con otros en los que el piloto del otro Dodge lograba cierta luz.

Naturalmente esta pelea no hacía más que favorecer a Pezzucchi quien, con un rendimiento contundente, se escapaba en la punta.

Ilusión en la hinchada del “Colo” generó la aparente falla del auto del líder. Pero ese ruido peculiar en realidad era una anomalía en el escape, no en el motor.

Montans se mostró muy seguro en su lugar aunque al ingresar a la última curva, ya de cara a la cuadriculada, Dianda intentó el sobrepaso. Ambas máquinas se rozaron y “el Colo” se fue de pista. Con la suerte ya echada y muy buen tino, optó por no intentar volver desesperadamente a la pista, llegando a la cuadriculada en la undécima colocación.

Al llegar a boxes la desilusión inicial de su gente se transformó en un sentido y respetuoso aplauso en reconocimiento a la enorme performance realizada en el primer año en la categoría.

UNA PERFORMANCE ENVIDIABLE

Lo realizado por Dianda en esta temporada merece un párrafo aparte.

Cabe destacar que “el Colo” llegó al TCPM desde el TC Roqueperense,
o sea una categoría que si bien es prestigiosa no deja de ser un “zonal”, manejando autos completamente diferentes, de menores dimensiones, potencia y capacidad de frenado y aceleración. A eso hay que sumar el cambio de superficie: de la tierra pasó al asfalto.

Con un escueto presupuesto, con un equipo donde todo se hace a pulmón y con un auto “antiguo” comparado con el que manejaron sus rivales en la lucha por el “1”, Dianda no solo subió al podio en reiteradas oportunidades sino que además ganó carreras y hasta peleó el campeonato hasta la última fecha con prestigiosas estructuras que provienen del TC.

En síntesis, independientemente de la bronca inicial generada por un campeonato que se escapó en la última fecha, Dianda en su interior seguramente está sumamente conforme por la gigantesca performance desarrollada en su primer año en la categoría.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección