El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2019    N° de Edición On Line: 3127

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Fuerte reclamo de seguridad desde el campo

Más de cincuenta productores se quejaron por los constantes robos, ninguno de los cuales fue esclarecido. Además, delizaron que la policía es cómplice de la situación.

27.10.2010, 22:44:13 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
Más de 60 productores de Cañuelas y de otras localidades se reunieron el martes pasado en la parrilla Don Santiago (kilómetro 64 de la ruta 205) con el diputado provincial de Unión Pro, Jorge Srodek, para reclamar mayor inversión en seguridad a causa del aumento del delito en la zona rural. En el encuentro encabezado por el legislador –autor de un proyecto que busca aumentar el presupuesto destinado a las patrullas rurales- se esucharon durísimas hacia la policía comunal por no encontrar solución a la problemática e incluso se afirmó que la fuerza es cómplice de la delincuencia.

Estuvieron presentes, entre otras víctimas, los hermanos Ambrosio, quienes fueron golpeados salvajemente en su hogar del camino Las Heras, y también el presidente de la Sociedad Rural, Pablo Bustillo.

A pesar de que la convocatoria era abierta, ninguna autoridad municipal asistió. Sí lo hizo el concejal radical Guillermo Pérez. Primeramente, los organizadores de la reunión -los autoconvocados Alejandro Puricelli, Martín Augusto y Carola Raspo- invitaron a los presentes a contar las experiencias que padecieron.

La mayoría destacó el incesante robo de ganado, especialmente caballos, y el corte de los alambrados. Muchos productores apuntaron sus dardos contra la policía comunal: aseguraron que tarda demasiado en responder a los llamados y que, una vez cometido el hecho, las causas no avanzan y nunca se encuentran a los culpables.

Pero eso no fue todo. También se deslizó la posibilidad de una supuesta complicidad entre los agentes y los malhechores, que permitiría la impunidad de los episodios.

Los productores Marcelo Gonçalves y Carolina Rocatti fueron sólo dos de los muchos que tomaron la palabra. El primero relató que, el domingo pasado, un grupo de hombres asaltaron al encargado de su campo (kilómetro 78 de la ruta 3). Luego de maniatarlo, le robaron dinero y pertenencias de su casa, y escaparon. Sumado a eso, días atrás, autores desconocidos le sustrajeron varias vacas.

“Uno está muy expuesto en el campo. Las opciones son limitdas. Las precauciones las tiene que tomar la policía que, sin embargo, no tiene recursos y está desabastecida. Los que tendrían que tener miedo son los delincuentes, no nosotros. Está muy complicada la zona. Hay mucha desidia”, comentó.

Rocatti, por su parte, informó que, a principios de mayo, le sustrajeron un tractor de jardín, ropa de invierno y una máquina de fotos, entre otras cosas, de la casa que tiene en su campo (camino a Udaondo).

“Desde entonces, trato de no ir. No tengo ganas de vivir en un ámbito violento. Ya no voy a seguir inviertiendo como lo hacía antes. Ahora me cuesta quedarme a dormir allí con mi familia. Empezás a desconfiar de todos. Creo que el gobierno local no tiene iniciativa de solucionar esto, ni tampoco idea de lo que realmente sucede. Quizás incluso forme parte de este problema”.

Después le llegó el turno a Bustillo. Explicó los intentos de la institución que encabeza tendientes a conseguir una solución al respecto: “Nosotros habíamos pedido una ordenanza para crear un registro local de caballos. Se aprobó pero nunca se reglamentó y los hurtos continuaron. Luego, dialogamos con el jefe policial de la Departamental de Brandsen. Nos dijo que iba a mandar apoyo, logística, autos y personal. Pero nada mejoró. Además, presentamos en la Municipalidad un plano que muestra el circuito que siguen los delincuentes, que es siempre el mismo: cuando roban en la ruta 3 hacia La Plata, cruzan el puente del arroyo Cañuelas por debajo de la autopista y se dirigen a la localidad de González Catán”. Por último añadió: “Nos sentimos abandonados. La patrulla rural de Cañuelas solo tiene un móvil y cuatro milicos. Nuestro partido tiene 120 mil hectáreas, así que no dan abasto”.

Más tarde, el diputado explicó los principales lineamientos del proyecto y también sus alcances una vez sea aprobado. Les sugirió a todos que organizaran una audiencia pública para discutir el tema con el oficialismo local y se comprometió a estar presente cuando se realice.

Consultado por este medio, Puricelli comentó: “No podemos seguir esperando tanto tiempo por una solución. Somos conscientes de que la policía no tiene los medios ni el personal. Por parte de la Municipalidad, lo que sí ha mejorado es el tema de los caminos. Se está trabajando bien, se están arreglando y eso va a facilitar mucho que las patrullas puedan ingresar por las calles ante cualquier eventualidad”. Y continuó: “Estamos muy desamparados. Los ladrones trabajan con absoluta tranquilidad. Nos pueden pegar un tiro en la tranquera del campo, se van, y no se esclarece nada. No tenemos que llegar a eso y tampoco tenemos que llegar a andar como andamos hoy casi todos, armados. Por más que digan lo que digan, la gente del campo está armada. Lamentablemente es así”.

A pesar de que la reunión tuvo un fuerte tinte opositor al kirchnerismo (el diputado aseguró que el gobernador Daniel Scioli “siempre le ha dado la espalda al campo”, deslizó que espera que, a la hora de instrumentar su proyecto “no tenga las manos atadas como dice tenerlas para otras cosas” y le pidió al intendente Gustavo Arrieta mayor compromiso con la seguridad “ya que él es el sheriff de Cañuelas al haberse municipalizado la policía”), Raspo sostuvo: “No tenemos ninguna bandera política. Solo queremos una respuesta a nuestro reclamo”.

En esa línea, Puricelli acotó: “No recurrimos a Srodek porque es Pro y es contra de Kirchner”. Augusto indicó: “Mientras el proyecto sea bueno, no importa de quién sea”.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección