El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2019    N° de Edición On Line: 3127

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Aseguran que Felipe Nori también trabajó como médico en Guernica y piden protección para la testigo Evelyn Cantoni

 Se realizó la segunda jornada del juicio contra el falso médico brasileño. El jueves declarará el imputado y el viernes se conocerán los alegatos.
 
Carpio y una inesperada revelación.

BulletCarpio y una inesperada revelación.

24.11.2019, 23:24:37 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Nuevas revelaciones, denuncias cruzadas, mentiras y pases de factura se escucharon durante la segunda jornada del juicio oral y público que se sigue contra el falso médico brasileño Felipe Nori Haggi Lacerda.
Como datos más sustanciales del debate, el Dr. Hermán Carpio reveló que vio a Felipe Nori ejerciendo como médico de Guardia en el Hospital de Guernica antes de su ingreso al Marzetti.
 
La testigo Fabiana Pereyra apuntó contra Diana Barcia como responsable del control de la documentación y argumentó que las transferencias recibidas del médico trucho corresponden a cuotas del servicio de catering que le realizó en su boda con el policía Leandro Acevedo.

Por último se escucharon explosivas revelaciones de la ex contadora del Marzetti, Evelyn Cantoni. Al término de su testimonio el particular damnificado solicitó que se le asignara una custodia, tema que el lunes será planteado ante la fiscal Norma Pippo.
 
VELÁZQUEZ
 
La primera testigo de la segunda jornada de debate fue la empleada del área de Personal, Verónica Velázquez. La chica –que reconoció ante el Tribunal haber ingresado a trabajar en el Marzetti en 2008 luego de haber militado en la campaña del Frente para la Victoria- apuntó contra Fabiana Pereyra y Hernán Carpio como responsables del control de la documentación de los nuevos facultativos.

Dijo que en una oportunidad Marcorlino, la secretaria de Pereyra, le trajo una copia “chiquita e ilegible” de la documentación de Nori, por lo que reclamó que le remitieran los originales.

También dijo que en alguna oportunidad vio a Nori atendiendo y que le llamó la atención “porque es un chico lindo” y que aproximadamente el 10 de abril de 2008 su compañera de oficina Analía se dio cuenta de que la fisonomía de Nori no coincidía con la documentación obrante en su legajo. “Mirá qué gordito y morocho estaba el doctor” fue la frase que Analía le dijo a Velázquez al revisar los papeles.

Luego refirió que vieron detalles llamativos en el certificado de matrimonio y que al revisar el Facebook de Monique Rocha (médica brasileña amiga de Nori) se dieron cuenta que “el doctor” no se llamaba Joao Peixoto Dos Santos Neto, como lo conocían todos, sino Felipe Nori.

El relato de Velázquez prueba además el silencio que existió en las semanas posteriores, ya que nadie denunció a Nori. Brenda Rodríguez recién recurrió a la justicia a principios de julio, luego de que El Ciudadano revelara la existencia del fraude.

En otro momento revelador de su relato Velázquez contó que el abogado Claudio Sartori renunció a la Jefatura de Personal porque Fabiana Pereyra no le permitía ejercer un mayor control sobre el tema de las guardias, lo que era motivo de frecuentes choques con la funcionaria.

Antes de retirarse Velázquez intentó entregar a la jueza Sanucci un voluminoso juego de fotocopias en el que, según manifestó, estaban las pruebas de los manejos realizados en la contratación de Nori. Tanto el fiscal como la magistrada se opusieron por considerar que no era material que ya estaba incorporado al expediente.
 
CARPIO Y GUERNICA
Hermán Carpio también apeló a la estrategia de la auto preservación y desmintió haber tenido responsabilidad en la contratación de médicos o en el contralor de la documentación. Dijo que esa tarea le correspondía a Fabiana Pereyra y que él se ocupaba de lo estrictamente médico como jefe de Emergencias.

En otro pasaje reveló que durante dos fines de semana vio a Nori ejerciendo como médico clínico de Guardia en el Hospital Cecilia Grierson de Guernica y que luego lo vio en Cañuelas, pero que desconocía de qué manera llegó a trabajar en nuestro distrito.
 
Dijo además que nunca le observó deficiencias técnicas en su desempeño y que nunca recibió ninguna queja de los pacientes.
 
PEREYRA
Mientras que Carpio aseguró no haber entrevistado a Nori antes de su ingreso al Marzetti, la coordinadora de Guardias en uso de licencia, Fabiana Pereyra, dijo que Carpio lo entrevistó delante de ella y que fue contratado “porque Carpio lo conocía”.
 
En línea con los demás testigos, Pereyra se sacó el lazo de encima al asegurar que “el área de Recursos Humanos debe hacer el chequeo de la documentación” y que “esa tarea también le correspondía a Diana Barcia”.

La funcionaria explicó algunos detalles del catering que realizó para la boda de Felipe Nori con un nivel de detalle que molestó a la jueza. Llegó a decir que en la boda no había ningún nombre ni iniciales que indicaran los nombres de los novios cuando han trascendido diversas imágenes que muestran lo contrario.
Al ser consultada sobre cuánto le pagó Nori por el servicio y de qué forma, Pereyra aseguró que le cobró alrededor de 280 mil pesos y que Nori le abonó mediante transferencias. 

Este testimonio difiere con lo que Pereyra relató el año pasado en un reportaje con El Ciudadano, cuando dijo que los pagos fueron realizados “en mano”.
 
CANTONI
La ex contadora del Marzetti, Evelyn Cantoni, realizó una explosiva declaración en la que apuntó contra varios funcionarios del Hospital y el municipio. Se explayó sobre diversos temas, incluso sobre tópicos que no le preguntaron, y en varias oportunidades dijo sentirse víctima del Ejecutivo por haber denunciado irregularidades. En esa línea refirió que se encuentra castigada realizando una tarea administrativa menor, con una importante pérdida salarial, mientras que los demás funcionarios incluidos en el escándalo de los médicos truchos, entre ellos Pereyra, siguen cobrando su sueldo. “¿Por qué será?” se preguntó con ironía.

En los primeros minutos habló de un “amiguismo” entre Diana Barcia, Fabiana Pereyra y Verónica Velázquez para avanzar con las contrataciones de los médicos, “tuvieran o no la documentación presentada” y que Roberto Byrnes, Gustavo Pascuas, Pereyra y Barcia, en distintos momentos, eran los que tenían el control de la documentación.
 
Refirió que había “reuniones secretas” entre Byrnes, Pascuas y Pereyra para establecer los montos que debían cobrar los médicos de guardia; y que había algunos que cobraban “hasta 150 mil pesos por guardias que no hacían”.

Aportó que el asesor del intendente Roberto Fernández Meire, la concejal Romina Marques Antunes y la asesora Brenda Rodríguez intervenían en el control de las guardias y que todo era manejado “desde arriba”.
En otro pasaje volvió a referirse a Marques Antunes cuando la mencionó como la que retiraba cheques de pagos a médicos extranjeros, siendo que los mismos deben ser retirados exclusivamente por el titular.

Ante lo que consideró como “declaraciones delicadas” que podrían suponer un riesgo para la testigo, el abogado del particular damnificado, Héctor De Stéfano, solicitó protección para Cantoni. En un intercambio con la jueza Sanucci, el fiscal Roberto Berlingieri se comprometió a hablar con la fiscal de Cañuelas, Norma Pippo, para analizar esa medida. Stéfano señaló además que fue seguido y fotografiado por gente oculta en un vehículo cuando esta semana llegó a Cañuelas para entrevistarse con Cantoni.

Si bien los datos aportados por la contadora pueden resultar de interés en la causa del allanamiento iniciada en la Fiscalía de Pippo, en principio no guardan relación directa con los delitos por lo que se está juzgando al falso médico.
 
TERCERA Y CUARTA JORNADA
El juicio continuará el próximo jueves 28 de noviembre, oportunidad en la que declarará Felipe Nori. Sus abogados adelantaron que será una declaración “extensa”.
 
Al día siguiente se escucharán los alegatos del fiscal y las partes.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección