El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2019    N° de Edición On Line: 3127

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Cayó un hombre que era intensamente buscado por tráfico de drogas

 Estaba prófugo desde hacía seis meses. En un operativo de seguimiento fue detenido cerca de Alejandro Petión por el comisario Damián Leiva.
Farías, en la comisaría 1ra.

BulletFarías, en la comisaría 1ra.

10.11.2019, 16:43:15 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Un hombre que era investigado desde hacía dos años por comercialización de drogas fue detenido en la noche del viernes en medio de un seguimiento encubierto dirigido por el titular de la comisaría 1ra. Damián Leiva.

Se trata de Jorge Francisco Farías, alias “Cacho”, de 37 años, domiciliado según su DNI en la calle Las Heras Nro. 30 del barrio La Garita. El 15 de abril el fiscal Lisandro Damonte solicitó su detención y desde esa fecha Farías permanecía prófugo ocultándose en distintos domicilios.

La investigación contra Farías se inició en 2018 luego de una denuncia anónima realizada por un vecino de Cañuelas que lo sindicó como el cabecilla de una banda dedicada a la comercialización de drogas con “soldados” en casi todos los barrios de la ciudad.

Berlingieri, en ese momento a cargo de la UFI 1, le ordenó al entonces comisario Juan Negrete una serie de medidas de investigación y seguimiento. Pero contrariamente a lo esperado, Negrete “durmió” la causa. Cuando Damonte asumió en el lugar de Berlingieri se interesó por conocer los avances de esa IPP heredada y fue así como descubrió que el expediente se había perdido.  Negrete, que ya no estaba en Cañuelas, fue citado para dar explicaciones. Su argumento fue que se “había olvidado” la carpeta en su casa y allí mismo la devolvió con algunas tachaduras y hojas faltantes, lo que le valió una causa en Asuntos Internos.

En abril Damonte ordenó una serie de allanamientos en media docena de domicilios, entre ellos el de Farías, que por entonces ya vivía escondido.

En julio, con la designación de Damián Leiva como nuevo titular de la comisaría 1ra., Damonte pudo reactivar la búsqueda del sospechoso, que se desplazaba continuamente entre distintos domicilios para no ser detectado. En algunos momentos se refugió en Uribelarrea; en otros momentos en una casa de la calle Rawson y en otros en Ezeiza.

En las pesquisas también colaboraron activamente el comisario Rolón y el jefe de calle Argañaraz, como así también el comisario Pérez, subjefe Departamental de San Vicente.
 
Ayer se recibió un llamado anónimo que señalaba que Farías se encontraba en el domicilio de la calle Rawson. Leiva se ocupó personalmente de montar un operativo de vigilancia para evitar que el dato se filtrara. A la noche lo vio salir de esa vivienda en un remis e inició un discreto seguimiento acompañado por Rolón, Argañaraz y Brunetti, jefe del Destacamento Los Pozos. Lo detuvieron en la puerta de un supermercado cercano a la estación de servicio Acapulco.
 
Farías iba en la parte trasera de un remis acompañado por una mujer de apellido Meji, su pareja reciente.  En su poder “Cacho” tenía una “piedra” de cocaína de máxima pureza de 49 gramos, dos teléfonos celulares y nueve blisters de Metformina, una droga utilizada para el control de la diabetes.

En las próximas horas deberá declarar ante el fiscal Damonte como presunto cabecilla de una banda local dedicada a la venta de drogas.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección