El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de noviembre de 2019    N° de Edición On Line: 3102

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Descubrió que una empresa de Córdoba le debitaba una rifa que no había comprado

 Un médico jubilado realizó un reclamo ante una supuesta maniobra fraudulenta. Sospechan que alguien pudo acceder a la base de datos de los CBU registrados en el municipio. Le devolvieron el dinero.

26.10.2019, 09:19:15 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Un profesional que hace dos años se jubiló como médico laboral del municipio denunció esta semana que una empresa de Córdoba comenzó a debitarle 545 pesos mensuales en concepto de cuotas de una rifa que no compró y que le habrían vendido luego de acceder a los datos de su CBU registrados en la Municipalidad de Cañuelas.

La víctima, el Dr. Héctor Goldfain, se comunicó con los responsables de la empresa cordobesa Pelizzari, quienes le informaron que quien lo había suscripto era el corredor de esa firma en Cañuelas, Julio Seghezzo. Ante la firmeza del médico, quien les aseguró que no había comprado ninguna rifa, le devolvieron el dinero de la cuota debitada.

El de Goldfain no es el primer caso que ocurre en Cañuelas. La empresa Pelizzari tiene otras denuncias e incluso multas por débitos no autorizados a empleados de distintos estamentos de la administración pública.



El débito fraudulento realizado por la empresa cordobesa.

 
 
EL CASO

El 18 de octubre, mientras revisaba los movimientos de su cuenta bancaria, el Dr. Goldfain detectó un débito de 545 pesos efectuado el día anterior por la empresa Rodolfo Pelizzari y Asociados S. A.

Tras realizar un reclamo en el Banco Provincia, le informaron que se trataba de un débito automático directo realizado por una empresa radica en Leones, provincia de Córdoba. 

“Luego de bloquear el débito automático, lo que hice fue llamar a esa empresa. Hablé con un responsable quien me informó que me habían cobrado la primera cuota de una rifa de 14 cuotas y que quien me la había vendido era el representante de ellos en Cañuelas, Julio Seghezzo. Incluso me dijeron que esta persona me había vendido la rifa en la Municipalidad y que yo era empleado. Les aclaré que hace dos años estoy jubilado y que no compré ninguna rifa, entonces me devolvieron los 545 pesos” detalló Goldfain a El Ciudadano.

“Lo más grave de todo esto es cómo hicieron para acceder a mi CBU y adherirme al débito automático. Sospecho que alguien pudo haber obtenido los datos del municipio. Es muy grave porque son datos personales que no deberían estar al alcance de cualquiera. En este caso me sacaron poco más de 500 pesos pero podrían haber sido 8 mil si no me daba cuenta” agregó Goldfain.

El Ciudadano se comunicó con Nicolás Morales, quien dijo ser un representante de Pelizzari. S. A.

Reconoció que Goldfain fue adherido por Julio Seghezzo a una rifa denominada “Leones Rosas” a beneficio de la lucha contra el cáncer de mamas.

“Hablé con nuestro vendedor en Cañuelas, nos dijo que este hombre trabaja en la Municipalidad y me da fe de que compró la rifa. No digo que sea el caso de este señor, pero muchas veces recibidos llamados de gente que no quiere seguir pagando una rifa y busca excusas para darse de baja” deslizó Morales. 

Luego aportó otro dato alarmante: dijo que hay “muchos empleados públicos de Cañuelas que han comprado nuestra rifa” y agregó que hay un segundo representante en la zona, de apellido Bazán, por lo que no se puede descartar que existan más casos de débitos no autorizados.

Ahora bien, si la empresa Pelizzari se especializa en “vender” rifas a empleados públicos y Goldfain ya no trabaja en la Municipalidad desde hace dos años, ¿cómo pudieron obtener sus datos bancarios? 

El Ciudadano habló con otro empleado municipal que vivió la misma situación y brindó una pista que podría indicar un modus operandi.

“Hace dos años me encontré con varios débitos de casi 600 pesos que sumaban como 5 mil. Empecé a averiguar y descubrí que un tal Julio Seghezzo me había adherido a una rifa que yo no había comprado. Lo enfrenté, le dije que si no me devolvía la plata lo iba a denunciar en la Fiscalía y luego de varios meses me devolvió los 5 mil pesos” relató el empleado que prefirió mantener su nombre en reserva.

Morales, el representante de Pelizzari, dijo a El Ciudadano que llamaría nuevamente a Seghezzo y que se comunicaría con este periódico para dar una explicación pública. Al cierre de esta edición el llamado no había llegado.

En 2014 un puñado de docentes de la ciudad de Corrientes denunció que estaban sufriendo descuentos salariales inconsultos por parte de la firma Pelizzari a través del Banco de esa provincia, lo que derivó en una multa de la Subsecretaria de Comercio.
 

 
“Si está su firma es porque compró la rifa”

 Ante un llamado de El Ciudadano Julio Seghezzo negó haber realizado ventas fraudulentas de rifas. “Si está la firma de la persona en la revista, es porque compró la rifa. Y si hubo algún error la plata se devuelve y listo”, dijo.

“Estuve vendiendo muchas rifas en la Municipalidad y nunca tuve problemas. Con el único que tuve problemas hace un tiempo fue con Emilio Frías, me hizo un reclamo y le devolví la plata. A veces pasa que la gente se anota y usa los datos de otra persona. Cuando nos llega algún reclamo se devuelve la plata”.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección