El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de octubre de 2019    N° de Edición On Line: 3078

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Agustina Orcellet: A un año del femicidio todavía faltan pericias para cerrar el caso

 De acuerdo a los elementos reunidos, Agustina Orcellet fue asesinada por su novio, quien luego se quitó la vida. Sin embargo, quedan algunos interrogantes.
Agustina Orcellet: A un año del femicidio  todavía faltan pericias para cerrar el caso

03.10.2019, 09:03:44 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Al cumplirse el primer aniversario del femicidio de Agustina Orcellet –ocurrido el 30 de septiembre de 2018- la instrucción del caso sigue abierta.

La joven peluquera canina, de 22 años, fue hallada en la casa de su novio en la calle Belgrano al 700 en la localidad de Máximo Paz. En la misma escena del crimen estaba el cadáver del novio, Juan Lierna, de 32 años, un changarín y delincuente, según la familia de la chica.

Orcellet fue asesinada de varios disparos. Cuando la madre de Agustina llegó a la vivienda preocupada por su prolongada ausencia halló los dos cuerpos, uno suspendido del techo y otro tumbado en una cama.
El criminal no había escapado.  Tampoco habían robado.  A priori se trataba de un homicidio y suicidio, según sostiene la fiscalía 2 de Cañuelas.  Pero el caso no ha sido cerrado porque faltan los resultados de algunas pericias.

La joven había salido de su casa familiar en Petión a Máximo Paz con la intención de terminar la relación amorosa con Lierna.  La relación de los jóvenes venía teniendo varias idas y vueltas además de algunos episodios de violencia, que nunca se materializaron en denuncias concretas.

Fue la madre de Agustina, con parientes de Lierna, quien halló a la pareja, que hacía horas no respondía los llamados y mensajes telefónicos. Agustina se encontraba sobre una cama con varios impactos de bala y el muchacho en otro ambiente, colgado de una viga.  

Antes del trágico desenlace Agustina tenía planes de ampliar su negocio de atención de mascotas en la casa de sus padres en Alejandro Petión.

En un breve contacto telefónico con EL CIUDADANO Verónica habló del estado de la causa.
“Tenemos que volver a la fiscalía porque estamos esperando el resultado de una pericia y hay otro resultado más que recién va a estar para el año que viene. Mientras tanto mucho más no sabemos”, comentó la progenitora.

Y amplió: “Después de que hice la marcha pidiendo Justicia me mintieron en la fiscalía sobre la pericia de la pólvora. Ese resultado recién va a estar el año que viene. Hay un solo lugar en la Provincia que lo hace y antes no tenemos turno. Están colapsados. Me dijeron que iba a estar antes para que no siguiera con las marchas”.

El caso tiene algunos ribetes misteriosos.  Nunca apareció el arma usada contra Agustina. Tampoco se encontró su teléfono celular ni el de Lierna. Siempre se sospechó que el entorno del novio había alterado la escena del crimen y los había sacado del lugar del hecho.

“No se supo nada de los aparatos. Solo están los registros de los llamados de los chicos, donde se pudo ver que él la había llamado a mi hija por última vez y que no se comunicaba con nadie más, por lo que suponemos que usaría otro teléfono”, destacó.

De la familia de Lierna recordó que “Tampoco supe nada más de ellos. Pero una vez estando en Monte Grande en una casa de celulares, vi a la madre de él. La miré un segundo y me fui. No me cayó tan mal pero no quería estar ahí”.

Después dijo que “seguimos con el negocio de Agustina. Por suerte con más clientes. Lo atiendo yo con la mejor amiga de mi hija”.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección