El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de octubre de 2019    N° de Edición On Line: 3078

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Errores y confusión con el número de femicidios en Cañuelas

 Algunos medios hicieron referencia a cinco casos durante el año, pero la realidad es que hubo dos.
Bianca y Mónica, los femicidios de 2019.

BulletBianca y Mónica, los femicidios de 2019.

30.09.2019, 09:41:54 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 A partir de la muerte de Mónica Ríboli algunos medios locales y también ciertos portales regionales –que suelen apelar a un “copie y pegue” sin el menor rigor– efectuaron un racconto erróneo del número de femicidios registrados en Cañuelas.

A partir de interpretaciones erróneas o desconocimiento de las normas jurídicas, no dudaron en afirmar que ‘ya son cinco los femicidios en lo que va del año’ en Cañuelas.

La palabra femicidio (o su variante feminicidio), son formas que aluden al asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia. Y para que se encuadren dentro de lo que establece el Código Penal Argentino, se da cuando la víctima es una mujer, y el hecho es perpetrado por un hombre, en el contexto de violencia de género o violencia familiar.

En este sentido, para llegar al número de cinco se contabilizaron muertes de mujeres que técnicamente no fueron femicidios porque no ocurrieron en un contexto de violencia de género.

El segundo asunto a tener en cuenta es que para considerar a un femicidio como ocurrido en Cañuelas se debe producir materialmente en nuestro partido. 
 
LOS CASOS

Según los datos que proporcionan las fiscalías descentralizadas locales, solo hubo dos femicidios en lo que va de 2019.
 
El primer hecho ocurrió en Altos Verdes, un barrio de Máximo Paz Oeste, el viernes 1º de marzo. Su víctima: Bianca Godoy, de cuatro años. Por el caso, la fiscalía 2 de Cañuelas, tiene dos detenidos con prisión preventiva, su madre y padrastro, por homicidio calificado y femicidio. La niña recibía todo tipo de violencia, en distintas partes del cuerpo. La joven pareja, cuando vio que la menor no reaccionada, después de una sesión de malos tratos, la llevó a la unidad sanitaria de Máximo Paz. Ante la consulta de un médico por el estado que presentaba la paciente, respondieron que Bianca se había caído a la pileta de lona de su hogar. 

Por dicho ‘femicidio’ continúan detenidos Federico Espinoza, de 23, mientras que la madre de la víctima,
Viviana Roldán, se encuentra detenida por ‘homicidio agravado por el vínculo’.

El segundo caso ocurrido en Cañuelas, bajo la carátula de femicidio, es el de Mónica Ríboli, ocurrido el lunes 9 de septiembre en una casa del barrio Libertad. Por el hecho se encuentra detenido su ex pareja Jonathan Rodríguez, quien tenía una restricción de acercamiento. 

La joven fue ahorcada de manera manual. Para la fiscalía 2 de Cañuelas, no hay dudas de que el autor fue Rodríguez.
 
LAS CONFUSIONES

En la lista se mencionó el caso de Agustina Orcellet, de 22 años, una vecina de Alejandro Petión, que perdió la vida el 29 de septiembre de 2018, en manos de Juan Gabriel Lierna, en una casa de Máximo Paz. Para la fiscalía 2 de Cañuelas se trata de un femicidio seguido de suicidio. La investigación no está cerrada.

La otra mujer que se menciona como femicidio local es el de Romina Ugarte, de 26 años, una policía del CPC de Cañuelas que recibió un balazo en la cabeza cuando estaba cara a cara con Nicolás Agüero, de 19 años, también policía, mientras manipulaba su arma reglamentaria, en el interior de una vivienda del barrio Libertad. Ocurrió el 16 de enero de 2019. La fiscalía 1º de Cañuelas mantiene el expediente como homicidio calificado agravado. Nunca encontró el fiscal de la UFI 1 muestras para pedir ‘femicidio’. El acusado declaró que se le escapó un tiro cuando le mostraba a su compañera la lubricación de la pistola. Hacía muy poco que habían entablado una relación amorosa.  

Por último, también en enero de este año, cerca del arroyo Cañuelas, fue encontrado el cadáver de una mujer. Era Mónica Cruz, de 38 años, quien tenía domicilio en Tristán Suárez. Como sus familiares no la encontraban hicieron una denuncia en el Departamento Judicial de Lomas de Zamora. La mujer había presentado su situación antes las autoridades policiales por violencia de género. La fiscalía de Ezeiza empezó a motorizar su paradero. Finalmente fue hallada luego de que su ex pareja, con restricción de acercamiento, confesó que la mató y tiró en un descampado, en cercanías de la Ruta 205 en Cañuelas. La muerte violenta de la mujer siempre siguió en manos de la fiscalía del distrito vecino, por lo que se debe considerar como un femicidio ocurrido en Ezeiza.

OTROS FEMICIDIOS DE LAS ÚLTIMAS DÉCADAS
 
-Carmen Rodríguez. El 11 de abril de 1990 fue asesinada de cinco disparos por la espalda en su panadería de la calle Lara 340. Tenía 39 años. El autor del crimen fue su amante, el intendente local Jorge Domínguez, quien cumplía su segundo mandato. Tres años más tarde la Cámara del Crimen de La Plata lo condenó a sólo tres años de cárcel aceptando el argumento del abogado defensor, Máximo von Kotsch, de que su defendido había actuado bajo el efecto de emoción violenta
 
-Rosalba Evangelisti. El 19 de octubre de 1995 fue apuñalada en su lugar de trabajo, el Centro Radiológico de la calle Belgrano 755. Tenía 25 años y acababa de casarse. Oportunamente se realizaron varias marchas del silencio en reclamo de justicia. En 2015 se cumplieron veinte años del crimen. Nunca se descubrieron pistas firmes ni se detuvo a ningún sospechoso a pesar de los continuos y silenciosos reclamos de la familia. La investigación se encuentra archivada.
 
-Analía Beatriz Auge. Esta joven de 23 años, mucama del Hospital Angel Marzetti, madre de un niño de 5 años, fue asesinada en su lugar de trabajo el 19 de agosto de 2001. El autor del crimen fue su pareja, de apellido Sandoval, quien luego se quitó la vida. El hecho ocurrió en las escaleras del hospital, donde la chica falleció antes de poder ser auxiliada por sus compañeros. En varias oportunidades le había contado a su familia que Sandoval la golpeaba. 

-Andrea Lungo y Flavia Aguirre. Estas dos amigas y cuñadas de Máximo Paz, ambas de 19 años, fueron asesinadas de un balazo en la nuca en un baldío ubicado en Rivadavia esq.25 de Mayo de Máximo Paz, a pocos metros de sus casas. Ocurrió hace diez años, el 22 de abril de 2006. El 21 de mayo de 2010 Carlos Gustavo Garay, Fermín Rogelio Herbalejo y Roberto Fabián Sequeira fueron condenados a la pena máxima por el doble homicidio calificado por alevosía, pero tres años más tarde fueron liberados por un dictamen de Casación, que cuestionó severamente la investigación realizada por el Destacamento de Máximo Paz. El crimen sigue impune.
 
-Silvina Gloria Pérez. Néstor Gerónimo, un hombre que la perseguía para mantener una relación de noviazgo a la que ella se negaba, la asesinó de ocho puñaladas el 12 de febrero de 2010, en un camino vecinal del barrio Los Pozos. La mujer, de 36 años, madre de dos hijas, trabajaba en el comedor de la empresa Extragas. El 3 de abril de 2014 Gerónimo fue condenado a 14 años de cárcel.
 
-Liliana Giusti. El 29 de marzo de 2012 fue asesinada de un balazo en el pecho, frente a su vivienda de calle Olavarría al 900, en inmediaciones del barrio Fonavi, por su ex pareja Juan Eduardo Luiz, de 31 años. Inmediatamente después de matarla se suicidó. 
 
-Rosana Galeote. Murió el 9 de agosto de 2012, tras recibir un balazo en la frente. Tenía 45 años. Quien la mató fue su ex pareja, Darío Salinas. Ocurrió en la parada de colectivos ubicada en San Vicente y San Martín. Tras asesinarlas sobre un automóvil Duna, Salinas se quitó la vida en el interior del habitáculo. 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección