El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 19 de septiembre de 2019    N° de Edición On Line: 3044

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

La denuncia contra una docente de inicial generó debate y movilización

 La comunidad educativa del Jardín 902 organizó una marcha del silencio en defensa de una docente acusada de tirarle el pelo a una alumna. Compañeros de la acusada se concentraron en la plaza San Martín y marcharon a la Secretaría de Inspección.
Movilización a la plaza San Martín.

BulletMovilización a la plaza San Martín.

09.09.2019, 09:42:38 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Una denuncia por el presunto maltrato hacia una menor en el Jardín de Infantes 902 conmueve a la comunidad educativa. La denunciada es vicedirectora del establecimiento y directora en otro jardín del distrito, con dos décadas de intachable trayectoria en el nivel inicial.

Al conocerse la presentación policial –que fue realizada por la madre de la menor en la Comisaría de la Mujer– las compañeras de la acusada decidieron organizar una marcha en la que además de respaldar a su colega, reclamaron el apoyo de las autoridades educativas, especialmente de la inspectora de nivel inicial Marcela Barrios y de la inspectora Jefe Distrital, Eva Corbalán.

Al cierre de esta edición las inspectoras se encontraban analizando el caso. Al existir una denuncia de carácter civil, a priori correspondería el desplazamiento de la maestra de todos los cargos que ocupa; pero el caso no es del todo claro. La mamá expuso en el parte policial que la maestra le tiró el pelo a su hija, algo que supuestamente sucedió en el patio, en el momento de la formación. Sin embargo, los múltiples testigos que se hallaban en el lugar no habrían visto esa situación.

Ante el peligro cierto de que la docente sea sancionada por una denuncia que consideran infundada, gremios y docentes auto convocados se congregaron el jueves 5, a las 10, en la plaza San Martín. Allí reclamaron protección de los inspectores ante lo que consideran una ola de denuncias por supuestos abusos o maltratos que pueden ser inexistentes y “arruinar la carrera”.

Al mismo tiempo se plegaron al paro y movilización, en solidaridad con los docentes de Chubut que fueron agredidos durante una protesta.

“Estas denuncian se han ido incrementado, no sólo a nivel local, sino provincial y nacional. En su mayoría son denuncias sin sustento. Estamos totalmente desamparadas”, coincidieron en decir las educadoras, en su mayoría mujeres.

A la plaza se sumaron dirigentes del Frente Gremial, la agrupación de Máximo Paz De Frente, consejeros escolares de la oposición y la secretaria municipal y docente Sandra Cardozo. También había personal ya retirado de Educación.

La concentración fue bastante efectiva en cuanto al número de reunidos, algunos de los cuales se mostraron reacios y dubitativos al brindar comentarios cuando vieron que eran fotografiados por los medios de comunicación locales.

La reunión en la plaza continuó con una marcha a la Jefatura Distrital de Inspecciones, adonde dejaron un petitorio para elevar a la regional de Mercedes. La jefa distrital Eva Corbalán no pudo recibirlos porque se hallaba en un encuentro regional de Inspectores en Junín, convocado previamente.

Desde Suteba, Norberto Avans señaló: “Hay cuestiones que se dicen, que terminan en denuncias y al docente se lo separa inmediatamente del cargo. En esta gestión hay sanción para todos sin tener en cuenta que a veces los niños, que son muy inocentes, se acercan al docente y ese acercamiento, cuando hay una mirada enfermiza, se puede confundir con situaciones legales de presuntos tocamiento. Otras veces aparece el chico con marcas y resulta que se las habían provocado en la casa. Pero acusan al docente. Hay un espacio legal que no nos protege. Me parece muy bueno que hayan salido a la calle”.

Respecto al caso puntual del 902, una docente dijo que su compañera denunciada “está con mucho temor, no quiere ser identificada ni recibir mensajes porque piensa que puede ser peor. Está aterrorizada”. 

Otra maestra jardinera mencionó: “No podemos ejercer nuestro rol con tranquilidad porque rozaste a un alumno. Es una situación atemorizante. Se ha iniciado una cacería contra los docentes que destruye el trabajo y ataca nuestra vocación”.

Otra joven destacó que “en este caso la nena pega en el aula, les pega a los chicos y a los docentes. ¿Qué haces ante eso? ¿Cómo intervenís?”.

“Cuando se instalaron baños químicos en el Jardín 904 de Máximo Paz, había una tarima, y al chico había que agarrarlo para el inodoro. Era inevitable esa maniobra, estábamos todos atentos a esa cuestión y rogábamos que se apuraran con la obra porque iban a caer denuncias por el solo hecho de hacer denuncias”, recordó otra educadora.

“No cuestionamos a los padres, las puertas de la institución están abiertas –aseguró una maestra- para hablar con el docente, un directivo, y que luego se acerque a la inspectora si es necesario, pero acá están yendo directamente a la denuncia y te arruinan la carrera” exclamó otra en referencia a la mamá que generó el conflicto y que se presentó en la Comisaría de la Mujer sin antes charlar el supuesto incidente con las autoridades del Jardín.

En la nota que llevaron a sus superiores se reclama que frenen la aplicación del artículo 139 del Estatuto, que sostiene: “Cuando a un docente se le impute la comisión de faltas o hechos que configuren presuntivamente faltas graves, la dirección docente correspondiente procederá a una investigación a efectos de resolver sobre la conveniencia o no del pedido de instrucción del sumario a la Subsecretaría de Educación. Si por la naturaleza y gravedad de los hechos fuese inconveniente la permanencia en el desempeño del cargo por parte del presunto imputado el funcionario actuante podrá relevarlo transitoriamente de sus funciones, debiendo dar cuenta de ello a la rama técnica correspondiente dentro de las cuarenta y ocho (48) horas”.

“Queremos además que se apliquen criterios distritales para manejarse de otra manera, que nos defiendan, que tengamos tranquilidad para nuestro rol y queremos una reunión con la jefa regional para que nos brinde respuestas” fue el comentario de otro manifestante.

El establecimiento vive horas dramáticas. El viernes los padres fueron informados de la situación por la inspectora de área, Marcela Barrios. En las próximas horas junto a la inspectora Corbalán deberá decidir si desplaza o no a la vicedirectora, a la que le recomendaron momentáneamente no concurrir al establecimiento. Además, trascendió que la directora pediría licencia ante la situación de estrés que se está viviendo puertas adentro.

Hace más de 4 años, en julio de 2015, un profesor de música de una escuela primaria del centro fue separado de los cargos por la ex inspectora Sandra Cardozo ante una denuncia por presuntos tocamientos. Ese expediente todavía sigue abierto ya que no concluyó la instrucción penal. Mientras tanto, el acusado se encuentra sumido en una prolongada depresión, trabajando fuera del ámbito áulico. Inspectores y funcionarios, incluidos los del ámbito judicial, deberían hacer una autocrítica e implementar cambios para garantizar mecanismos que además de proteger al alumno, no destruyan al docente.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección