El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3017

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

A un año del escándalo de los médicos truchos: qué cambió y cómo están las causas judiciales

 El presidente del Colegio Médico de Morón dijo que lo ocurrido en Cañuelas es un “leading case” que sirvió para concientizar y modificar varios procedimientos. Felipe Nori y Thais Soares Costa, entre el juicio oral y el juicio abreviado.
Eskinazi, presidente del Colegio Médico de Morón.

BulletEskinazi, presidente del Colegio Médico de Morón.

15.07.2019, 09:27:43 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Hace exactamente un año El Ciudadano revelaba una noticia que tuvo fuerte impacto local, provincial y nacional: un médico del hospital Marzetti de acento brasileño no era Joao Peixoto Dos Santos Neto, como decían su título y sus documentos. Tampoco era médico. Su verdadero nombre era Felipe Nori Haggi Lacerda y era apenas un estudiante de medicina de la Universidad de Morón que usurpó la identidad de un ex compañero de estudios.

A la semana de esa explosiva revelación, El Ciudadano sumó una más: la médica brasileña de la Unidad Sanitaria de Máximo Paz no era Sonia Banhuki Galvao, como podía leerse en el bordado de su guardapolvo, sino Thais Soares Costa, otra estudiante de la Universidad de Morón que ante la falta de dinero para pagar la cuota de su carrera decidió hacerse pasar por su ex compañera, ya recibida y profesional en un hospital del sur de Brasil.

El escándalo le costó el cargo al director del Hospital Marzetti, Federico Pequeño, responsable de firmar los contratos con los impostores; y derivó en un sumario administrativo contra varios agentes que al día de la fecha no está concluido.

En simultáneo el bloque de concejales de Cambiemos radicó sendas denuncias penales. La primera, contra Felipe Nori por Ejercicio ilegal de la medicina, Usurpación de título, Falsificación de Documento Público y Uso de documento falso, presentada en la UFI 1, ya está elevada a juicio y con tribunal designado. Falta que las partes definan si se irá a un juicio abreviado o a juicio oral y público. La postura del abogado querellante, Héctor Destéfano, patrocinante de Joao Peixoto Dos Santos Neto, es que se profundice la investigación para demostrar la existencia de una asociación ilícita en la que intervinieron varios funcionarios del Marzetti y del Municipio, incluso personal del Banco Provincia que permitió abrir una cuenta sueldo a nombre de Dos Santos Neto con documentación falsa.

El fiscal Lisandro Damonte aún no cerró un expediente conexo en el que se investiga a Nori por el presunto homicidio culposo de Margarita Serrano (una vecina de Alejandro Petión a la que trasladó en una ambulancia a Cañuelas) y presuntas lesiones graves en perjuicio de Marcelo Blanco (un paciente al que no le detectó un infarto en proceso). Damonte espera recibir la copia de la causa principal para cerrar esta segunda investigación.

En cuanto a Thais Soares Costa, hace una semana la fiscal Norma Pippo finalizó la instrucción de la causa principal por Ejercicio ilegal de la medicina, Usurpación de título, Falsificación de Documento Público y Uso de documento falso, los mismos delitos por lo que está imputado Nori. El expediente se encuentra ahora en el Juzgado de Garantías 8, que deberá resolver los términos de la elevación a juicio.

Sigue abierta una causa complementaria por homicidio culposo en el que se analiza la presunta responsabilidad de la estudiante brasileña en la muerte de  Gladys Sequeira, una anciana de Vicente Casares a la que visitó en varias oportunidades en su domicilio antes de su fallecimiento en una clínica de Ensenada.

La hija de la víctima no se presentó en el reconocimiento en rueda al que fue citado Soares Costa, y si bien la causa corre el riesgo de cerrarse por el manifiesto desinterés de los familiares, la voluntad de Pippo es mantenerla activa.

Asimismo, fue elevada a juicio una tercera causa por “encubrimiento” en la que está imputado el médico Renné Alves, amigo de Soares Costa, quien no les advirtió a las autoridades del Marzetti que la chica no estaba recibida.
 
EL IMPACTO EN EL SISTEMA DE SALUD
 
El Dr. Mauricio Eskinazi, presidente del Colegio Médico III de Morón (al que pertenece Cañuelas) se refirió a los cambios positivos que generó el caso de los falsos médicos de Cañuelas, sobre todo en la implementación de mecanismos de control y en la concientización de los centros de salud públicos y privados.
 
“Dentro de lo perverso que fue el tema de Cañuelas, lo positivo es que permitió visibilizar un problema que estaba latente y que era una preocupación de todos los colegios: la pesquisa sobre falsos médicos o médicos en situación irregular. Puntualmente en el ámbito del Colegio Médico Distrito III, esto nos permitió hacer ver a los efectores públicos y privados la necesidad de tomar medidas y verificar que los profesionales que trabajan dentro de su ejido estén en condiciones regulares de titulación y matriculación, lo que se garantiza a través de los certificados que expedimos nosotros” expresó.

Eskinazi preside además el Consejo Federal de Entidades Médicas Colegiadas (CONFEMECO), institución que reúne a colegios de 12 provincias. “En esta organización nacional hemos tomado el caso de Cañuelas como leading case para que en las provincias también se tomen precauciones. Es decir que no solamente quedó como un tema local, regional o provincial, sino que se nacionalizó”.

Desde la perspectiva judicial explicó que a partir de lo ocurrido en el Hospital Marzetti “pudimos contactarnos con el procurador de la Provincia, Dr. Julio Conte Grand, y con el adjunto Dr. Francisco Pont Vergés, Eso nos permitió facilitar la recepción de las denuncias que hagan los colegios en las fiscalías de la Provincia como así también agilizar las causas para que la justicia se expida en un tiempo acorde y se logre una pena justa”.

El titular del colegio regional destacó que quizá una de las consecuencias más relevantes fue que en proyecto de reforma de Código Penal (CP) de la Nación elevado a fines de 2018 se incluyó un agravamiento de las penas para quienes ejercen la medicina sin título o no están inscriptos en el colegio respectivo.

En el plano social, Eskinazi mencionó que “Gracias a la investigación periodística y difusión muy seria que ha realizado el semanario El Ciudadano el tema se replicó en otros medios y nos permitió concientizar a la población en el sentido de que puede haber gente de características psicopáticas que se hace pasar por médico sin serlo”.

Para ayudar los pacientes en la identificación de los impostores, en su página web www.colmed3.com.ar, el Colegio III puso en funcionamiento la herramienta ¿Quién me atendió? Ingresando a ese link se coloca el número de matrícula del profesional y el sistema informa si está habilitado o no para ejercer en Cañuelas. Además, se instituyó el uso de una foto en los certificados, como elemento adicional de seguridad.

En estos momentos el Colegio está trabajando en la implementación de la firma digital que se pondrá en marcha entre 2020 y 2021. Es un blockchain que impedirá fraguar la identidad de un médico. Si bien este proceso tecnológico ya estaba en análisis con anterioridad al caso de Cañuelas, lo ocurrido permitió acelerar su desarrollo e implementación.
 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección