El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de octubre de 2019    N° de Edición On Line: 3078

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Cayó la cúpula policial: Asuntos Internos desplazó a los comisarios Filito y Monterroso

 También fueron desafectados el comisario Marcelo Martínez y la subteniente Mariana Córdoba. Corrupción, malos tratos, procedimientos ilegales y sexo a cambio de no sancionar al personal femenino fueron las causas de la resolución provincial.
Comisarios Monterroso y Filito. Archivo El Ciudadano.

BulletComisarios Monterroso y Filito. Archivo El Ciudadano.

15.07.2019, 09:21:00 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 En una medida inédita para Cañuelas, la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) del Ministerio de Seguridad desafectó al mismo tiempo al titular de la Policía Comunal de Cañuelas, comisario Claudio Filito; y al titular de la comisaría 1ra., Fabián Monterroso.

La sanción cautelar también recayó sobre sus colaboradores inmediatos, el comisario Marcelo Martínez y la subteniente Mariana Córdoba, respectivamente.

En las resoluciones firmadas por el titular de la AGAI, Dr. Guillermo Berra, se menciona que Monterroso y Córdoba fueron desplazados por manejo irregular de horas Co. Re. S. (el equivalente a las horas extras) mientras que Filito y Martínez fueron apartados por malos tratos y procedimientos ilegales cuando se hallaban a cargo de la Policía Local, integrada por los llamados “Pitufos”. 

En el caso de Martínez se precisó que obligaba al personal femenino a tener sexo (ver aparte).
En el dictamen de Berra no se hace mención a un recrudecimiento del índice de delitos ni a la disconformidad social con el desempeño policial.

Luego de comunicada la medida las partes involucrada serán citadas a declarar. Al cierre de esta edición ya habían entregado la credencial, el arma reglamentaria y el chaleco antibalas.

Durante el sumario administrativo –que resolverá si son sancionados o expulsados definitivamente de la fuerza–  tendrán una reducción de su salario.
 
DESMANEJO DE HORAS EXTRAS
El 18 de junio personal de Asuntos Internos realizó una inspección sorpresiva en todas las dependencias policiales de la ciudad de Cañuelas. Se cree que a partir de ese operativo se detectaron irregularidades en el manejo de horas Co. Re. S.
 
Las Co. Re. S. (Compensación por Recarga de Servicio)  son el equivalente a horas extras. Los efectivos pueden realizar un máximo de 120 por mes. Se abonan a razón de 40 pesos por unidad a los policías comunales y 80 pesos a los choferes del comando de patrullas.

La resolución firmada por Berra indica que en la comisaría 1ra. se detectó “superposición entre el servicio ordinario y el otorgamiento de horas Co. Re. S.” verificándose “una grave afectación a la operatividad, a la ética y honestidad del funcionario y a la legalidad y racionalidad de la actuación policial”.

Dicho en otras palabras, había efectivos que tenían asignadas más horas de las que podían cumplir. La pregunta es quién cobraba esas horas acumuladas en exceso.

Un veterano efectivo del distrito que conoce el manejo de las comisarías explicó a El Ciudadano que es usual que algunos comisarios “regalen” horas Co. Re. S. a personal de su confianza durante sus francos de servicio. Al final del mes el monto que reciben se reparte entre el comisario y el efectivo que aceptó la maniobra para mejorar su sueldo.

“Eso explica la riqueza de los jefes y explica por qué faltan policías en las esquinas. Mientras un compañero está durmiendo en la casa al mismo tiempo está cobrando horas Co. Re. S. por un servicio que no está prestando”, relató la fuente.

Monterroso llegó a Cañuelas a fines de 2018. Antes de arribar al distrito tuvo un breve paso por la comisaría de Lobos, adonde llegó por expreso pedido del intendente de esa localidad, Jorge Etcheverry, quien lo conocía desde la juventud. 

A pocos días de su llegada a la comisaría lobense el propietario de un auto secuestrado en un operativo vial lo denunció por pedido de coimas. Asuntos Internos inició una investigación y también se realizaron allanamientos que no demostraron la existencia de ningún delito, pero ante el “ruido” suscitado, Etcheverry le pidió el traslado.
 
MALTRATOS Y PROCEDIMIENTOS ILEGALES
 
En el caso de Claudio Filito y su segundo, Marcelo Martínez, la resolución firmada por Berra indica que hace dos años, mientras se hallaban a cargo de la Policía Local (integrada por los llamados “Pitufos”) “obligaban al personal a realizar un número mínimo de inspecciones personales a ciudadanos en la vía pública, sin orden judicial e infringiendo la normativa procesal penal que consistía en palparlos y revisar sus bienes personales así como en la averiguación de antecedentes penales y obtención de fotografías de las personas, las que luego eran pegadas y conservadas en una pizarra de la dependencia”.
 
También señala la resolución que ambos “agredían verbalmente en forma constante a sus subalternos amenazándolos y aplicándoles sanciones en caso de incumplimiento de directivas”.

Si bien Filito no es un policía apreciado por sus subalternos y se sabe que había múltiples quejas por su desempeño y su trato hacia el personal, no deja de ser llamativa lo tardío de la sanción por hechos que habrían ocurrido hace dos años.

Filito llegó en el 2008 al destacamento de Los Pozos, estuvo al frente de la Comisaría de Cañuelas en el año 2012, y creó el Comando de Patrullas dos años después. Además fue el primer titular cuando se creó la Policía Local Cañuelas. En 2017 fue designado como máxima autoridad policial del distrito en remplazo de Adrián Pawlosky, también separado tras una investigación de Asuntos Internos.

Durante más de una década sobrevivió a todos los cimbronazos de la seguridad local, siempre respaldado por el Ejecutivo municipal que lo tenía como su hombre de confianza.

Su repentino desplazamiento no puede desligarse del período electoral. Para la estadística provincial –empeñada en mostrar un cambio en el manejo de la policía– estos efectivos de Cañuelas integran el extenso listado de 14 mil efectivos investigados o desplazados por irregularidades en el servicio.
 
 

 


Crio. Marcelo Martínez.





Sexo a cambio de evitar sanciones
 
El párrafo más duro de la resolución del área de Asuntos Internos está dirigido al comisario Marcelo Augusto Martínez, el directo colaborador de Claudio Filito en la Policía Comunal.

 “En el caso particular de Martínez, habría ofrecido eximir de sanciones a efectivos policiales femeninos a cambio de que mantuvieran relaciones sexuales con él” sostiene el dictamen firmado por el auditor Berra.

 

 
Silveyra y Leiva, los nuevos jefes locales
 
Desde el jueves, cuando se conoció el dictamen de Asuntos Internos, quedó a cargo de la Comisaría 1ra. el comisario Damián Leiva, quien cumplía funciones en el Comando de Patrullas Comunitarias (CPC).
Por otra parte el comisario Inspector Marcelo Silveyra, titular del Comando, se hizo cargo de la Policía Comunal en remplazo de Filito. El inspector Osvaldo Dorado quedó al frente del CPC.
 
La situación de Silveyra tiene aristas delicadas porque se encuentra involucrado en la investigación de un homicidio ocurrido hace una década en la laguna de Lobos cuando era jefe de la dependencia de la zona. Los efectivos a su cargo hicieron pasar una muerte como suicidio pero la investigación posterior demostró que había sido un homicidio. Hay varios policías  involucrados y Silveyra está mencionado en el expediente aunque se encontraba de licencia al momento de los hechos.
 
“Es un buen policía, accesible para trabajar, y no anda en cosas raras”, lo describió una persona consultada por El Ciudadano que lo conoce de su trabajo en el distrito vecino.
 
 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección