El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 18 de julio de 2019    N° de Edición On Line: 2981

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Un damnificado por usurpación se sumó a un grupo de víctimas

 Luis Lázaro, de Santa Rosa, exige un freno a un delito que se extiende por todo Cañuelas. Denuncias, amenazas y desazón.
Luis Lázaro con el subsecretario de Justicia bonaerense.

BulletLuis Lázaro con el subsecretario de Justicia bonaerense.

01.07.2019, 14:04:11 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Un jubilado decidió alzar las banderas contra la usurpación de terrenos y ponerle el pecho a una situación que se extiende en todo el partido como una mancha de aceite. 

El hombre, un ingeniero agrónomo de la localidad de Santa Rosa, empezó a mantener reuniones con funcionarios judiciales y con otros damnificados hasta que finalmente decidió integrarse a una asociación de damnificados. 

“La justicia penal no está dictaminando en estas cuestiones y mientras algunos toman una tierra o una casa, se crea un precedente negativo, la sensación de que no los van a sacar más. Se hace un efecto piraña. Es lo vengo sufriendo en la chacra El Tata de Santa Rosa, en la chacra El Fortín en La Noria y en unos terrenos en Los Pozos”, aseguró Luis Lázaro en la redacción de este semanario.

El hombre, de 76 años, siente que su caso es el fiel reflejo de muchos más. “Después de empezar con mis denuncias llegué a la conclusión de que Cañuelas está por encima de la media de las usurpaciones, una problemática que se extiende por todo el país, pero en particular en este distrito”.

A partir de su sospecha Lázaro se puso en contacto con Propietarios Usurpados de Argentina (PUA) tratando de buscar apoyo y soluciones.

Según el denunciante, detrás de estos casos “hay conexiones policiales, judiciales, abogados, los municipios, además de grupos de apriete”.

Agregó que el modus operandi suele ser siempre el mismo: “Ocupan un terreno o una propiedad, generalmente de personas mayores o solas. El dueño del lugar hace la denuncia luego de que ingresaron por la fuerza. Los que se metieron prometen irse o exigen dinero para irse en el momento, pero luego se amparan en otras leyes y no se van. La justicia tampoco los saca”.

Lázaro también describió que hay otra modalidad bastante frecuente: “Llegan usurpadores que sin forzar nada toman el lugar. En ese caso, al no haber daño, ya no hay una intervención penal sino de la justicia civil. Esta metodología suele incluir la presencia de menores de edad o mujeres embarazadas para evitar el desalojo”.

Según Lázaro, para consumar estas usurpaciones se necesita tener datos de las propiedades. “Hay muchos loteos en los que la gente compra un terreno para una futura inversión. De pronto se encuentran con que le levantaron una choza y se lo tomaron. También está el caso de quienes ocupan una tierra y la ponen a su nombre o cambian la titularidad de algún servicio”.

El ingeniero Lázaro empezó a tener inconvenientes hace dos años. Desde entonces se siente superado ante la falta de respuestas porque se encuentra que debe afrontar un extenso proceso judicial.

Al contactarse con otros damnificados en la organización PUA advierte que en muchos casos no hay resolución favorable para el usurpado, ni siquiera cuando hay situaciones de violencia. 

El denunciante mantuvo este mes –junto a otros propietarios damnificados- una audiencia con el subsecretario de Justicia bonaerense, Adrián Grassi.

Durante ese encuentro los miembros de PAU cuestionaron la lentitud de la Justicia para dar respuestas y los gastos en abogados que deben afrontar los damnificados.

“Tengo los lotes en venta con una inmobiliaria de la ciudad. El que me usurpa se levantó en mi terreno una casa de dos plantas. Tiene su camioneta y tractores. Cuando vio que se puso el cartel de venta empezó a arar desde hace días y cuando viene la policía, porque la llamé, no encuentra a nadie. De paso me dejó un montón de máquinas. No logro que el juez de Garantías dé lugar a un allanamiento a pesar de que el usurpador me estuvo apuntando después de una restricción de acercamiento dispuesta por la fiscalía 2 de Cañuelas”, explicó el vecino. 

Los interesados pueden contactarse con PUA a través del mail usurpadosargentina@gmail.com; Facebook: Argentina Usurpada- Mi vecino ocupa; twitter: usurpados argentina.

Otra denuncia de usurpación, 
ahora en el barrio Los Aromos
 
Otra usurpación de un terreno ubicado en Juan XXIII al 500 obligó a su propietario a empezar un derrotero de idas y venidas entre la justicia y la policía.

Lo preocupante es que pese a denunciar el caso, los usurpadores, que ya levantaron una casilla, están preparando el terreno para una construcción, según informó el denunciante a este semanario.

Ricardo Reznick dijo que “hace aproximadamente un año y medio compramos la parcela por un remate judicial, con un primo. Contamos con toda la documentación legal. Cuando fuimos a efectuar una inscripción, se necesitaba de un agrimensor para tomar las medidas, cosa que se hizo el mes pasado.

“No había nada en el terreno, era un baldío. Después de eso lo ocuparon. Ahora en junio, hicieron como un piso, levantaron una casilla, y cubrieron el frente. Esta semana se colgaron de la luz” añadió Reznick.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección