El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 18 de julio de 2019    N° de Edición On Line: 2981

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Avanza una denuncia por abuso sexual contra un profesor de patín

 Dictaba clases en Vicente Casares y Máximo Paz, contratado por el municipio. Fue separado por pedido de los padres. 
Avanza una denuncia por abuso sexual contra un profesor de patín

18.06.2019, 09:41:47 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 La Fiscalía 2 de Cañuelas investiga una denuncia por abuso sexual presentada por tres alumnas menores de edad contra el profesor Pablo Ledesma, quien hasta principios de este año dictaba clases de patín artístico en el club La Martona de Vicente Casares y el Polideportivo de Máximo Paz junto a su esposa, contratados por la Municipalidad de Cañuelas.

La causa número 726/19 investigada por la Dra. Norma Pippo se encuentra en plena instrucción. Las tres denunciantes ya fueron sometidas a pericias en la ciudad de La Plata. El 19 de agosto serán entrevistadas por el equipo de psicólogos del Poder Judicial que determinará si están en condiciones de declarar en Cámara Gesell.

“Hasta ahora el profesor no está formalmente imputado en la causa. Estamos en la etapa de recolección de pruebas. Si se puede hacer la Cámara Gesell será fundamental para conocer los hechos” dijo a El Ciudadano una fuente judicial.

De acuerdo a lo declarado por sus progenitores ante la UFI, a lo largo de 2018 las menores, que tenían 12, 13 y 14 años, sufrieron distintos “manoseos” durante las clases desarrolladas en el Polideportivo de Máximo Paz, en el vehículo particular del profesor, en su domicilio y en un viaje a Uruguay.

“Muchas veces las nenas viajaban para algún entrenamiento o torneo y como muchos papás no tenemos movilidad propia, Ledesma las llevaba en su auto. Las chicas cuentan que hubo manoseos y tocamientos. Por lo que sabemos hasta ahora fue por encima de la ropa” relató a El Ciudadano el papá de una de las menores.

Según este padre, hay muchos más casos pero las nenas no se animan a hablar. “Yo me enteré por otra mamá a cuya hija le pasó lo mismo. Mi nena quería abandonar patín pero no nos decía por qué. Me llamaba la atención porque a ella le iba muy bien e incluso éramos muy allegados con los profesores. Tanto le insistí hasta que se puso a llorar y me contó que Ledesma la había manoseado. Sabemos que hay más nenas, pero la gente no se anima a denunciarlo”.

Entre las pruebas aportadas en el expediente hay un chat que Ledesma mantuvo con una de sus alumnas, de 13 años, en el que realiza comentarios que no corresponden al trato con una alumna.


Cuando el tema se conoció por primera vez en El Ciudadano, en febrero pasado, varias nenas dejaron de concurrir y Ledesma fue suspendido por la Dirección de Deportes. 

El 21 de febrero, mediante la nota número 0930, los padres informaron al Ejecutivo la denuncia presentada en la Fiscalía 2 y también concurrieron a la oficina de Deportes para hablar con los funcionarios Osvaldo Díaz y Daniel Corrales, ante quienes exigieron la expulsión del profesor, que finalmente fue desafectado.
 
De todas maneras los padres no están conformes con la respuesta del municipio. “Si bien casi todas las nenas se fueron, el taller de patín sigue funcionando, ahora a cargo de la esposa de Ledesma. No fueron capaces de suspenderla, por lo menos hasta que se sepa el resultado de la investigación. Para nosotros ella no podía desconocer lo que estaba sucediendo y hasta podría ser cómplice. A pesar de la denuncia por abuso sexual, él la sigue buscando en auto cuando termina sus clases en el Polideportivo. Nos sentimos abandonados por el municipio”, expresó a El Ciudadano uno de los papás.

Ante una consulta de El Ciudadano, Corrales explicó que en marzo no se le renovó el contrato a Ledesma ni tampoco a su esposa, Mariana Messina. “Si bien hasta donde sabemos no hay una denuncia contra ella, se cortaron los dos contratos. Luego algunos padres pidieron mantener el espacio de patín que funcionaba en Casares y Máximo Paz y ellos se encargaron de convocar a la profesora. Ella no está contratada por nosotros”, aseguró Corrales.

Cabe recordar que en el ámbito educativo formal, ante una denuncia de estas características, los docentes son inmediatamente apartados del contacto con alumnos hasta tanto concluya la investigación. Además, por protocolo, el director del establecimiento o algún docente deben hacer la denuncia ante un órgano judicial o Comisaría de la Mujer independientemente de la decisión que tomen los padres.

 

 
 
El profesor se cambió el apellido para dictar clases en otra institución
 
En el transcurso de junio La Sociedad de Fomento San José anunció una serie de talleres en su sede social, como folklore, gimnasia funcional, zumba, ritmos latinos, radio y patín.
 
En el aviso difundido en redes sociales se anunció que las clases estarán a cargo de “Mari Messina y Pablo Rodríguez”. Se trata de la misma pareja que dictaba sus clases en Casares y Máximo Paz.

En medio del escándalo por las denuncias de abuso sexual, Ledesma cambió su apellido por el de Rodríguez para seguir trabajando sin cuestionamientos.

Desde la Fiscalía local informaron a El Ciudadano que todavía no está formalmente imputado de ningún delito. “Es potestad de la Sociedad de Fomento decidir si lo contratan o no” indicó un vocero.

Hace algunas horas la institución publicó un aviso anunciando que los cursos estaban “suspendidos” sin dar mayores explicaciones.




 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección