El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 19 de junio de 2019    N° de Edición On Line: 2952

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

El mismo día del allanamiento al pediatra del Garrahan fue allanada una vivienda de Vicente Casares

 El 22 de noviembre Gendarmería requisó un domicilio familiar en la localidad casarense buscando imágenes de menores. El sospechoso nunca volvió casa y apareció ahorcado. Ese mismo día se llevaron material informático del profesional Ricardo Russo en la Ciudad de Buenos Aires.

04.06.2019, 18:02:41 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Mientras que la justicia investiga si el pediatra Ricardo Russo, con domicilio en la Capital Federal, tuvo parte en la producción del material de pornografía infantil que le fue secuestrado en el marco de la investigación que sigue los pasos de una red que traficaba videos e imágenes de abusos sexuales a menores de edad, surgieron similitudes con una investigación que derivó en un allanamiento el año pasado en la localidad de Vicente Casares.

Por el momento, en un marco de mucho hermetismo judicial, no está claro si los casos conectados.  Pero lo cierto es que el mismo día en que, por orden judicial, se allanaba la casa de Russo, en Núñez, Gendarmería también entraba en una casa a la vera del ferrocarril y de una escuela primaria en Casares. Allí los centinelas se fueron con pendrives, computadoras móviles, discos compactos y una cámara de fotos.  Era el 22 de noviembre. 

Una mujer septuagenaria miraba absorta el procedimiento y al mismo tiempo se comunicaba con su hijo, que estaba trabajando en una empresa en Alejandro Petión. Era Martín Abad, de 46 años. El hombre tomó su camioneta y dejó su lugar de trabajo para no volver nunca más. Un par de meses después fue hallado en un monte colgado de un árbol y a unos metros de su rodado incendiado. Desde el 29 de enero, fecha del hallazgo del cadáver, todavía no se resolvió la pericia de ADN para confirmar definitivamente si era Abad.  Pero todo lo recolectado en el camino del 80, a once kilómetros de la Ruta 205, indicaría que se trata de él. El esqueleto tenía las ropas de trabajo que usaba el desaparecido y además estaban sus documentos personales.

Cabe destacar que Abad no tenía pedido de captura, al igual que el pediatra Russo. La justicia estaba abocada a recolectar material. Según el diario La Nación, todo empezó en Brasil y el casarense era uno de los sospechosos de haber intercambiado imágenes de contenido sexual con niños y niñas.

Asimismo hay otra similitud, o coincidencia. El registro domiciliario de Abad fue llevado adelante por la jueza en lo Penal, Contravencional y de Faltas de Buenos Aires, María Alejandra Doti, la misma funcionaria que ordenó la detención del médico infantil.

Al cierre de esta edición, ante un llamado de El Ciudadano, la fiscalía interviniente no confirmó ni rechazó si ambos casos están conectados. Los funcionarios judiciales alegaron que estaban demasiado atareados con el caso como para verificar si el material obtenido en la casa de Abad contenía material pornográfico; o si participaba en la misma red de Russo.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección