El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3017

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

La nueva vida de “Nino” Rivarola, que acaba de recibir las llaves de su pueblo

  A los 78 años el ex intendente se dedica a viajar y visitar amigos. Alejado de la política, sigue los vaivenes del país a través de Internet. 
La nueva vida de “Nino” Rivarola, que  acaba de recibir las llaves de su pueblo

30.05.2019, 10:19:24 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
 Si alguno se pregunta qué hace ahora el ex intendente Héctor Leonardo ‘Nino’ Rivarola, se podría decir que le hace honor al término “jubilado”. “Sigo muy tranquilo, alejado de la militancia política, cero participación, aunque sigo atento a la política a través de los medios”.

El ex jefe comunal de 78 años todavía arrastra las contrariedades y complejidades que tuvo en su segunda gestión (2003-2007). En su entorno más íntimo aseguran que luego de esa experiencia desgastante decidió abandonar por completo la política. 
 
Desde que dejó de ocupar la oficina comunal, se lo descubrió muchas veces andando en bicicleta -hoy ya no tanto- y caminando por la avenida Libertad, pasando inadvertido, sobre todo en las generaciones jóvenes.
 
“Los caminos no están buenos para la bici y corrés riesgos de alguna rodada, así que ando bastante a pie”, dice. Sobre el plano sentimental eligió evitar algún comentario y sólo soltó que está “viviendo solo” en un departamento de la avenida Libertad. 
 
A principios de septiembre cumplirá años. “Estoy bien de salud, sigo caminando mucho y cuando no estoy por acá, viajo bastante, cosa que también hacía cuando estaba en el ferrocarril o la función pública. Eso me dejó muchos conocidos y amistades que antes me preguntaban cuándo me iba a dar una vuelta; ahora alguno deben pensar que no vuelva”, bromea con su simpatía habitual.
 
Consultado sobre si cuando se lo cruzan por la calle le hacen reproches o cuestionamiento sobre su mandato, pone paños fríos: “No, no, siempre recibo afecto y el cariño de la gente, como me pasó el domingo con el premio que me dio la gente de Vicente Casares”.
Dejó de comprar los diarios, salvo EL CIUDADANO, que aseguró que lo retira todos los sábados en un centro de pagos de Basavilbaso. Bebe dos cafés por la mañana y a la tarde fuera de su casa. “Veo y escucho de todo con Internet, leo desde el New York Times hasta el diario local y me comunico con amigos”, contó. Y agregó que las noticias “las tomo ahora con mucho paz interior, disfruto la familia, comparto tiempos y reuniones, lo mismo que con amigos”. Asimismo aseguró que sigue la lectura de libros sobre política.
 
“La política está complicada a nivel nacional y provincial y acá veremos… Todavía no se habla mucho” desliza sin ampliar más.
 
Su reaparición pública se dio el domingo pasado en la Sociedad de Fomento de Vicente Casares, donde concurrió a recibir las llaves del pueblo, un reconocimiento que a partir del voto de los vecinos la Sociedad de Fomento entrega anualmente a los casarenses que hicieron aportes notables a la comunidad. Rivarola fue socio fundador de la unión vecinal, de la biblioteca y de la cooperadora del jardín; y además siendo intendente impulsó la primera obra de pavimento de hormigón que llegó a la localidad. Antes que Rivarola lo recibieron Manuel Larrosa, Lydia Skamelka, Juan Mestre, Pedro Baldomero, Osvaldo Canale, Américo Benítez y Carlos Dortona.
 
“Fue algo sorpresivo y muy emotivo para esta edad. Nunca corté el cordón umbilical con mi pueblo, a pesar de que lo dejé hace treinta años. Me dieron ese premio que está pensando para los que residen allí, pero siempre me doy una vuelta para la fecha de fundación con mis hijos y nietos”.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección