El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 19 de junio de 2019    N° de Edición On Line: 2952

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

La Municipalidad retiene más de $ 15 millones de los contribuyentes por el pago del Alumbrado Público a través de Edesur

 Los 112 ó 224 pesos que desde febrero se recaudan a través de la factura de electricidad no se están descontando de la tasa de Servicios Generales, como marcan las ordenanzas vigentes.

20.05.2019, 09:45:51 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 La Municipalidad de Cañuelas retiene de manera indebida más de 15 millones de pesos que recaudó desde febrero a través de Edesur en concepto de tasa de Alumbrado Público. Ese dinero debería descontarse de manera automática en la boleta mensual de Servicios Generales, pero en la práctica no está sucediendo.

La situación –que roza la administración fraudulenta– aún no es ampliamente  conocida por los contribuyentes ni por el Concejo Deliberante, que hasta el momento no ha realizado ningún planteo respecto al incumplimiento de las ordenanzas Tributaria y Fiscal.
 
A principios de este año la tasa de Alumbrado Público ocupó todas las portadas cuando el Ejecutivo decidió aumentarla por decreto de $ 4 a $ 112 para los usuarios de Edesur que cuentan con Tarifa Social y a $ 224 para el resto de los contribuyentes.
 
Hasta enero los $ 4 que recaudaba Edesur eran descontados automáticamente del básico de la boleta mensual de Servicios Generales; pero desde la puesta en marcha del abultado incremento, dicho descuento dejó de efectuarse.
 
En muchos casos los reintegros son impracticables porque el importe de la tasa de Alumbrado Público supera lo que contribuyente paga por básico Servicios Generales.


En la boleta de Servicios Generales siguen apareciendo $ 4 de TAMSA, y ese es el único importe que se descuenta. 
 
DE QUÉ SE TRATA
 
La Tasa Municipal de Alumbrado Público (TAMSA) es uno de los componentes de la Tasa de Servicios Generales. Los otros son Recolección de Residuos, Barrido, Riego, Conservación de Espacios Públicos y Conservación de Calles. Se suman los adicionales de Defensa Civil, Bomberos, Seguridad y Obras Públicas. 
 
En 1994, durante la gestión del intendente Ezequiel Rizzi, se decidió desdoblar la TAMSA de Servicios Generales y recaudarla a través de Edesur. ¿Por qué? Porque de esa manera el Ejecutivo se aseguraba una elevada cobrabilidad de ese componente, cercana al 100 %. 
 
La Ordenanza Fiscal 3321 aprobada el 12 de diciembre de 2018 señala en su artículo 77 que  “en relación al Alumbrado Público (…) con el objeto de mejorar sustancialmente el índice de su cobrabilidad y posibilitar su ingreso dentro de la fecha de vencimiento, el Departamento Ejecutivo Municipal podrá contratar  con la empresa Edesur S. A. la cobranza por cuenta y orden de esta Municipalidad del componente TAMSA”; mientras que la Ordenanza Tributaria 3323/18 indica que “a los usuarios del Servicio de Alumbrado Público  que a su vez sean clientes de la empresa Edesur S. A. se les descontará” el importe cobrado por Edesur.
 
A lo largo de más de una década el importe fue de 4 pesos mensuales. Desde la implementación del primer convenio, Edesur operó como simple agente recaudador que mensualmente le transfiere lo recaudado al municipio, que a su vez descuenta esos cuatro pesos de la Tasa de Servicios Generales. Por eso en la boleta municipal aparece un ítem “Alumbrado Público $ 4” y un renglón más abajo “Descuento Alumbrado Edesur -4”.
 
A principios de este año, sin pasar por el Concejo Deliberante ni discutirlo en reunión de Gabinete, el Ejecutivo aplicó un brutal incremento sobre la TAMSA, que pasó de $ 4 mensual a $ 112 para los clientes de Edesur con Tarifa de Interés Social (TIS); y a $ 224 para los de clientes de tarifa normal.
 
Este ajuste fue objetado por Cambiemos, que presentó  un recurso de amparo ante la justicia cuestionando el incremento desmedido y su aplicación sin convalidación legislativa. La medida fue rechazado “in límine” (de plano) por la juez interviniente al considerar que había otras vías de la justicia ordinaria para discutir el tema. Cambiemos abandonó la contienda y desistió de avanzar por la vía judicial y el TAMSA actualizado siguió su curso.
 
La primera actualización se aplicó en la boleta de Edesur con vencimiento el 11 de febrero; lo mismo sucedió en marzo, abril y mayo.   
 
Según datos del ENRE actualizados y confirmados a El Ciudadano, en Cañuelas hay 17.349 usuarios domiciliarios de Edesur, de los cuales 4.967 tienen tarifa social y 12.382 pagan la tarifa común. 
 
Esto significa que la Municipalidad recibe mensualmente de Edesur en concepto de TAMSA un total de 3,3 millones de pesos mensuales por clientes domiciliarios.
 
Pero el ingreso es mayor si se tiene en cuenta que los usuarios de Tarifa 2 (comercios y pymes)  y los industriales pagan $ 560 y $ 784 de TAMSA, respectivamente. En 2016 había en Cañuelas 2.319 clientes de T2 y 144 grandes clientes, lo que suma 1,4 millones, dando un total de 4,7 millones mensuales por la totalidad de los medidores del distrito. 
 
Trasladado a los cuatro meses, la Municipalidad acumula 18,8 millones de ingreso por TAMSA que no fue descontado de Servicios Generales. Lo único que descontó en ese período son los 4 pesos de la TAMSA histórica (unos 300 mil pesos) que no ha sido actualizada en la boleta de Servicios Generales, pero sí en la de Edesur.
 
LOS MOTIVOS

¿Por qué la Municipalidad retiene estos fondos, exponiéndose a una demanda penal? Algunas versiones sostienen que el Ejecutivo apeló a este recurso para “hacer caja” en el período electoral y que el dinero se irá devolviendo “como se pueda”.
 
El problema es que conforme pasan los meses el acumulado crece de manera descomunal. Algunos usuarios (por ejemplo los que tienen dos o tres medidores por partida de Servicios Generales) ya acumulan unos 2 mil peso de dinero a favor.
 
En 2018 la Municipalidad recaudó 21,3 millones en Servicios Generales (alrededor de 1,8 millones mensuales). Suponiendo que los mismos niveles de recaudación se mantienen este año, el ingreso mensual por tasa es muy inferior a los casi 5 millones que le ingresan por TAMSA.
 
Otra versión sostiene que el Ejecutivo aplicó un ajuste desmedido, torpe y apresurado de la TAMSA para mejorar la cobrabilidad sin tener en cuenta un detalle fundamental: en muchos casos el valor de la Tasa de Alumbrado supera lo que un contribuyente paga por el total de Servicios Generales. Por ejemplo una parcela chica en zona IV puede pagar 130 pesos de Servicios Generales y si no tiene tarifa social, el municipio debería reintegrarle 224 pesos mensuales de TAMSA, con una diferencia a favor del contribuyente. Con los 4 pesos la devolución era viable, pero impracticable con 224.
 
Una tercera explicación que sobrevuela los despachos de Del Carmen y Libertad - un tanto más cándida- es que el listado de clientes de Edesur (identificados por dirección postal) no es compatible con el de la Municipalidad (identificados por número de partida). En el sistema anterior, cuando todos pagaban 4 pesos de TAMSA, no presentaba inconvenientes, pero el nuevo esquema de valores diferenciados para T1, Tarifa Social, T2 e Industrial dificulta la aplicación de los descuentos. Algunos mencionan que se requerirá un trabajo manual sobre las más de 20 mil partidas tributarias.
 
Desde febrero este tema se convirtió en una brasa viva para los principales funcionarios del Ejecutivo que no saben qué respuesta bajar a los empleados cuando algún contribuyente atento concurre al municipio a quejarse por la no devolución de los 224 pesos. 
 
La respuesta más frecuente que reciben es que está pendiente una reunión de Edesur con el Ejecutivo para instrumentar la devolución. Esto es falso ya que Edesur es un simple agente de recaudación y es la Municipalidad la que debe efectuar los descuentos.
 
Se suma otra queja que de vez en cuando llega al municipio: los 224 pesos se comenzaron a cobrar también en la factura eléctrica de los residentes de clubes de campo (a quienes la Municipalidad les cobra Servicios Generales en forma unificada a través del consorcio sin posibilidad de reintegrar la TAMSA individualmente). Y también aparecieron casos de clientes de Edesur de la zona rural a quienes le figura el cargo de 224 pesos en sus facturas cuando están muy lejos de tener servicio de alumbrado público. Es decir que Edesur parece haber generalizado el cobro del Alumbrado Público independientemente de si se presta o no.
 
El todopoderoso Roberto Fernández Meire se pone de mal humor cuando le preguntan cómo resolver este espinoso laberinto; el jefe de Hacienda, Julio Negro, dice que no es de su incumbencia y la contadora Laura Rial, otra funcionaria de enorme influencia en la gestión de Gustavo Arrieta, tampoco acierta una respuesta. Mientras tanto, los contribuyentes pagan.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección