El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de mayo de 2019    N° de Edición On Line: 2925

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Mac Goey: “El binomio Arrieta-Fassi está agotado”

 En el inicio de la campaña, el precandidato a intendente del PRO habló con El Ciudadano. Las chances de Cambiemos, su visión de la gestión de Arrieta y algunos temas polémicos, como el Hospital Regional, los médicos truchos y la “politización” de las entidades intermedias.
Mac Goey: "Quiero formar un verdadero cogobierno con la UCR".

BulletMac Goey: "Quiero formar un verdadero cogobierno con la UCR".

25.04.2019, 12:54:52 | Política

Achicar texto Agrandar texto
 Con 38 años (cumplirá 39 el 3 de julio) Santiago Mac Goey se enfrenta al principal desafío de su corta carrera política: destronar al kirchnerismo luego de 12 de años de gestión ininterrumpida.
Asegura que la crisis del gobierno nacional no impactará en las chances electorales de Cambiemos a nivel distrital, sobre todo por el “agotamiento” de la gestión municipal. Dijo que apuesta a un estilo de conducción “transversal” que rompa con el estilo “feudal” de Arrieta; y que busca formar un gabinete con “visión, conocimiento y empuje”.

-Hace dos años cuando Cambiemos ganó las elecciones locales de medio término había una situación nacional más favorable; una mayor expectativa en torno a la gestión de Mauricio Macri. ¿Cómo puede impactar la crisis en el candidato local de Cambiemos?
-Estamos viviendo una situación difícil tanto en el orden nacional como provincial, la gente se ha fijado en eso, pero también hay cosas que se han transformado y que son para siempre. En Cañuelas, por ejemplo, hemos tenido el plan de obras más grande que recibió el distrito en toda su historia. Eso responde a un método de gestión que tiene que ver con el hacer. Si bien la gente está viendo el tema de las tarifas, también ve lo otro. Por otro lado, en Cañuelas hay una gestión de 12 años que no da para más. El binomio Arrieta Fassi está agotado. Si bien hay aciertos en la gestión, 16 años de Arrieta sería demasiado.
 
-¿Está seguro de que no va a influir la situación nacional?
-Puede influir en una parte, pero en gran medida la gente de Cañuelas ya no quiere más esta administración. No se puede plantear una solución a las cosas que durante 12 años no pudiste solucionar. Si bien la gente está pasando un mal momento, en Cañuelas pesan mucho algunas situaciones como los malos servicios, la mala administración y la deficiente atención primaria de la salud. La gente se va a inclinar por una renovación en la conducción local.
 
-Recién decía que Vidal financió el plan de obras más importante que se recuerde en Cañuelas. El otro día, en el lanzamiento de Sesiones, el intendente dijo que la gestión de Cambiemos envió obras por 400 millones y que la inversión durante la gestión de Cristina Kirchner había sido de 1.200 millones…
-Si se invirtió eso, no lo veo. Yo camino por los barrios y veo cloacas, gas, asfalto, redes de agua y nuevas perforaciones que transforman la vida. Esas obras las hizo Vidal. Y eso tiene que ver con hacer política sin diferencias. Cañuelas, siendo un municipio gobernado por el Frente para la Victoria, recibió más de 150 millones en obras en el último tiempo. No veo las obras anteriores más allá del Hospital Regional, que me parece una buena obra que tiene que comenzar a funcionar en su totalidad y dejar de ser un botín político.
 
-Se dice que hay muchos dirigentes de Cambiemos enojados porque las obras que financia la Provincia las anuncia el intendente y ustedes nunca salen en la foto.
-Aprovecharse de una obra que viene de provincia en su totalidad y decir ´lo estamos haciendo entre todos´, no me parece decente. Confío en que la gente elija por otras cosas; no por la cartelería que le venden.
 
-Durante la gestión nacional y provincial de Cambiemos Cañuelas recibió muchísimo más que Lobos, Monte y distritos más grandes. ¿A qué lo atribuye?
-Responde a un diagnóstico que todos vemos: Cañuelas tiene muchas necesidades. Es un distrito que en 25 años creció el doble. 
 
-¿Qué cuestionaría de la gestión nacional?
-Hay que estar en los zapatos de quien agarró el país en 2015, con desabastecimiento energético, con una situación social agravada, con cifras que no eran ciertas… Eso ya me merece el mayor de los respetos. Un error ha sido no comunicar adecuadamente lo que se hizo de fondo. Hoy tenemos barcos exportando y no importando; hay mucho desarrollo de infraestructura que persigue la idea de generar desarrollo genuino y agregar valor. Se modernizó el Estado y se redujo la burocracia. Son cosas que se deberían haber comunicado mejor. Entiendo que la factura de luz y las tarifas generan un problema en la vida cotidiana de los argentinos, pero son medidas antipáticas que había que tomar. En el kirchnerismo estaba todo subsidiado y vivíamos pagando tarifas irreales. Eso se sinceró. Hay que dejar de lado la idea de que el Estado es una bolsa inagotable de dinero y que es el padre de todos nosotros.
 
-Suponiendo que supera las PASO, ¿preferiría enfrentar a Arrieta o a Marisa Fassi?
-Me daría lo mismo. Tanto Fassi como Arrieta no han sabido transformar a Cañuelas en 12 años. 
 
-¿Está seguro de que le daría lo mismo?
-Bueno, tengo una relación más amena con Marisa que con Arriera… Lo concreto es que la gestión no da para más. Hay cosas que no resisten el menor análisis. Por ejemplo, de una deuda con AFIP de 14 millones el municipio va a terminar pagando 62 millones debido a los intereses punitorios por un error de esta gestión y que en gran parte va a pagar la próxima administración. Eso pasa porque la gestión local no es transparente. Hace años que venimos pidiendo un boletín oficial.
 
-Aún el día de hoy el intendente Arrieta suele recordar el estado desastroso en el que recibió el municipio cuando se fue el intendente Héctor Rivarola. Si a usted le toca asumir en diciembre, ¿cómo se imagina que será el municipio que reciba?
-Los políticos se tienen que empezar a hacer cargo de las macanas que se mandan. No puede ser que siempre se justifique lo que se hace porque el anterior se equivocó. Si Dios quiere y entro el 10 de diciembre me voy a encontrar con muchos problemas de administración. El desorden de las cuentas debe ser tremendo. De todas maneras me preocupa más el tema de los servicios.



Mac Goey: "Los políticos tienen que empezar a hacerse cargo de las macanas que se mandan".
 
-El diagnóstico suele ser bastante sencillo. El problema es cómo resolverlo y con qué recursos.
-El primer año necesitamos un gran paquete de medidas para atacar la coyuntura. Pero lamentablemente carecemos de información. Pedimos hace un año el inventario municipal para saber la cantidad de máquinas y recursos que tiene el corralón. No nos han contestado. Hace una semana pedimos que el Corralón implemente una guardia, que serviría para el mantenimiento mecánico y para dar una respuesta más rápida al vecino cuando demanda alguna atención. Y respecto a los recursos, hoy mucha gente está desencantada y dice: ‘¿para qué voy a contribuir si no cumplen el servicio?’.
 
-¿No cree que hay un municipio sobredimensionado en personal?
-Puede ser que la planta sea excesiva, pero no hay que desprestigiar el recurso humano. Hay mucha gente de experiencia que ha trabajado muy bien y que si hoy no trabaja bien es porque falla la conducción. Hay gente valiosa a la que hay que darle responsabilidades. Hay que quitarle verticalidad a la gestión. No puede ser que el intendente decida todo. 
 
-¿Los secretarios no tienen autonomía?
-No. Si una persona necesita un trámite, llama al intendente. Hay una situación medio feudal que responde a las decisiones de una persona. Hay que aprender a delegar. La gestión va a arrancar cuando tengamos un equipo de trabajo con gente capacitada y cuando las decisiones dejen de estar en manos de una sola persona.
 
-En los últimos días se ha mostrado con Eduardo Recalt y con Heriberto Ponce en algunas reuniones ¿Es gente a la que convocará para un eventual gabinete?
-Sí, por supuesto. Son dos de mis grandes expectativas.
 
-¿A quién más llamaría?
-Hay mucha gente que ya está trabajando en el equipo; y otra que no termino de convencer. Me desespera generar un espacio fértil para profesionales con visión, conocimiento y empuje, no importa de qué partido procedan.
 
-Bueno, Ezequiel Rizzi se animó a incorporar extrapartidarios. Incluso Arrieta lo ha hecho en varias oportunidades.
-Sí, pero los extrapartidarios que están ahora son obsecuentes. Yo quiero a Ponce o a ´Tita´ Recalt no para que respondan a mis caprichos, sino para que aporten soluciones a los problemas. No quiero que me digan todo que sí. Al contrario, quiero que me diga en qué me estoy equivocando para mejorar. Hoy la gestión municipal funciona al revés. Eso tiene que ver con distintas concepciones de liderazgo. Hoy vivimos un liderazgo vertical. Yo prefiero uno transversal e incorporar funcionarios que sean mejores que yo. No le tengo miedo a eso porque no pretendo ser eterno en la política.

-Un tema que seguramente se instalará fuerte en la campaña es el Hospital Regional. ¿No le parece que ya debería estar funcionando a pleno o al menos brindar un servicio más amplio? Muchas veces se hacen derivaciones a La Plata, Ensenada o Gran Buenos Aires, generando mayor costo y riesgo, cuando se podría derivar a 5 minutos del Marzetti. No tiene ninguna lógica.
-Es cierto, hemos visto muchos casos así, y creo que eso responde a una falta de comunicación entre el Hospital Regional y el Marzetti, que es el que deriva. Ahí hay una cuestión que tal vez tenga que ver con lo político y no me parece bien.
 
-¿Está diciendo que intencionalmente no se deriva al Cuenca?
-No sé si intencional, pero evidentemente hay una confusión respecto al rol que cumple el Hospital Regional. La gente tiene que saber que la primera atención se brinda en las salas o el Hospital; y en el caso de requerirse una atención compleja, la primera instancia de traslado es el Hospital Regional, que es un centro de derivación. Lo que pasa es que medio de todo esto hay un doble discurso: pedimos que el Hospital Regional se abra a pleno -cuando llevamos más de 100 pacientes atendidos en terapias, una gran cantidad de cirugías complejas y más de 100 nacimiento- y al mismo tiempo el municipio no le pone una ambulancia a los vecinos de Los Pozos o Vicente Casares para ir al Marzetti. Hay que blanquearle a la gente lo que tenemos y cómo funciona. No podemos vivir echándole la culpa de los males locales a la Provincia o a la Nación. Hay cosas de Cañuelas que le competen al intendente y tiene que hacerse cargo.
 
-¿Qué opina del manejo que tuvo el tema de los médicos truchos?
-No estoy de acuerdo con la manera en que se manejó desde el Ejecutivo. Es un caso que marcó un antes y un después porque rebalsó un vaso que ya no daba para más. Desnudó algo que se venía haciendo entre bambalinas. Yo blanquearía todo. Pondría de manifiesto ante la sociedad quién se equivocó, en qué se equivocó y cuál es el castigo que corresponde. Las decisiones que tomamos hablan mucho de nosotros. ¿Cómo puede ser que hoy no haya un responsable en términos de administración ni que se esté buscando a los responsables? Cuando ocurre algo así hay que blanquear. Y el mismo criterio aplicaría en todos los ámbitos de la Municipalidad. 

-¿Cómo se imagina conduciendo el Ejecutivo?
-Si me toca manejar la Municipalidad lo primero que perseguiría es la eficiencia. No gastar más de lo que se puede gastar y mejorar el cobro mediante una adecuada prestación de servicios. Jamás tomaría decisiones como no pagar 15 millones de un impuesto a la AFIP que luego nos termina costando 47 millones de intereses. Estamos hablando 50 ó 70 patrulleros, 20 ambulancias, 30 cuadras de asfalto, 50 cuadras de cordón cuneta… Otra cosa es que en mi gestión no vamos a mandar a apretar a nadie en redes sociales ni vamos a crear perfiles truchos para criticar a la gente en forma personal. Tampoco vamos a llamar a los clubes y sociedades de fomento para que vayan a los actos. No vamos a contratar aplaudidores. En Cañuelas se ha dado un proceso muy negativo que es la politización de las instituciones. Los clubes de barrio, los centros de jubilados, no están para ir a los actos del intendente a aplaudirlo. Los clubes están para fomentar los valores del deporte. Son el termómetro del que nos podemos valer para conocer lo que está pasando en algunos ámbitos. Lo que vamos a hacer es sacar la mala política de las instituciones. La política es buena en tanto ayude; pero no está para copar las instituciones.
 
-Habla como candidato de Cambiemos ya definido; como si la PASO no existiera…
-Es que estoy convencido de que la mejor alternativa para enfrentar a Arrieta o Fassi es formar una lista única con la UCR, con un equipo en conjunto en un verdadero cogobierno. Más allá de que la UCR tenga que resolver sus problemas internos, agotaremos todas las instancias para no ir a la PASO. Y si nos toca ir a las PASO, lo haremos.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección