El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 22 de agosto de 2019    N° de Edición On Line: 3016

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Piden elevar a juicio la causa por el crimen de una hija contra su madre

 La víctima, de 86 años, recibió varias puñaladas en el abdomen.

21.04.2019, 15:39:16 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 La fiscal penal de Cañuelas, Norma Pippo, decidió esta semana elevar a juicio oral la causa por el crimen de María Luisa Correa viuda de Ibáñez,  de 86 años.

La anciana estaba al cuidado de su hija, Lidia ‘Coca’ Ibáñez , de 65 años,  detenida como presunta autora material del hecho, que ocurrió el 27 de julio del año pasado en la vivienda que compartían en la calle Vélez Sársfield al 200.

Como se recordará, Correa murió a causa de 10 puñaladas que recibió en el estómago.

La asesina la dejó en su cuarto, sobre la cama, salió de la habitación y más tarde fue encontrada por su esposo y la hija en el suelo la cocina-comedor, tendida en un charco de sangre. Había intentado quitarse la vida.

La fiscal caratuló la causa como ‘homicidio doblemente calificado por el vínculo y perpetrado con alevosía’.  El juez de Garantías Martín Miguel Rizzo resolverá si eleva el expediente y si la defensa particular no interpone alguna nulidad o medida adicional, se radicará en un tribunal criminal de La Plata para luego proceder al juicio oral y público, donde podría ser condenada a cadena perpetua.

El caso no requirió de mucha búsqueda ni de investigación ya que la hija de la víctima apareció desde un comienzo como única imputada. Pippo descartó algún tipo de robo o venganza, como la posibilidad de que en la casa hubiera entrado alguien más que la víctima y la sospechosa.

A la imputada se le hicieron pericias psicológicas y psiquiátricas las que determinaron que se encuentra en pleno uso de sus facultades mentales. 

Por otro lado se analizó la posibilidad de un “exceso de cargas y responsabilidades hacia la madre”, lo que técnicamente se define como “síndrome del cuidador”. La víctima padecía una enfermedad y tenía serias dificultades para movilizarse. Al parecer la acusada estaba desbordada por la obligación de cuidarla y no contaba con colaboración.

Durante toda la investigación de la fiscalía, Lidia Ibáñez se mantuvo en silencio por consejo de su defensora, Mariela Aristegui.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección