El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 25 de junio de 2019    N° de Edición On Line: 2958

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Vecinos de la Ruta 3 piden que la comuna reabra un camino alternativo cerrado por Semacar

 Es un “by pass” que permite eludir la cabina de peaje del km. 76. También reclaman que la empresa Ausur flexibilice la entrega de los pases libres.
Vecinos de la Ruta 3 piden que la comuna reabra un camino alternativo cerrado por Semacar

10.04.2019, 10:57:59 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Hace dos décadas, cuando la empresa Semacar comenzó a cobrar peaje en Ruta 3, surgió un “imprevisto” que los responsables del concesionario no habían advertido: a metros de las barreras, camino a Monte, bajaba un camino vecinal que permitía hacer un pequeño “rodeo” y eludir las cabinas sin pagar peaje.

Rápidamente ese atajo comenzó a ser utilizado por vecinos y luego por gran cantidad de camioneros que se ahorraban unos buenos pesos.

La empresa, ante una impensada fuga de ingresos, optó primero por colocar una casilla sobre el camino de tierra,  que a los pocos días fue arrasada por algún audaz transportista. En la misma época también hubo un altercado con el vecino “Pinky” Kearney, que terminó en trompadas y un juicio contra el concesionario por lesiones. La empresa optó entonces por una “solución” mucho más drástica: destruyó el camino haciendo pozos con una pala excavadora, cavó un zanjón perpendicular y luego colocó  un guardarrail a modo de “tranquera”.
 
Ese insólito bloqueo de la calle pública fue mantenido por los concesionarios siguientes, hasta la actualidad, siempre ante la pasividad de los gobiernos municipales, especialmente de los gobiernos radicales que conducían el municipio en la era de Semacar.
 
Hoy, con el brutal incremento de la tarifa, que pasó de 55 a 80 pesos para vehículos livianos, los vecinos que viven entre los kilómetros 76 y 90 deben pagar 160 pesos ida y vuelta para hacer cualquier trámite en Cañuelas. Este incremento avivó el pedido de reabrir la calle bloqueada.
 
El 19 de marzo un grupo de lugareños envió la primera nota al intendente Gustavo Arrieta solicitando la liberación de ese by pass. Ante la falta de respuestas, el 3 de abril reiteraron la petición.
 
“Las sucesivas empresas concesionarias han violado sistemáticamente el artículo 14 de la Constitución Nacional anulando un espacio público que debería estar destinado a la libre circulación” dicen en la nota, y luego destacan que “Las autoridades municipales han permanecido inertes ante el cerramiento de esa calle”.
 
Más adelante sostienen que “La zona rural está alejada del centro urbano por lo que es obligación del Estado facilitar los accesos y sancionar a quienes no respetan tales derechos. El cierre de un espacio público debe ser condenado severamente y se debe obligar a la empresa incumplidora a reabrir el espacio o abrirlo a su exclusiva cuenta. El municipio debe intervenir de manera activa para revertir esta situación”.
 
Ante una consulta de El Ciudadano, una fuente del Ejecutivo señaló que está tomada la decisión de reabrir la calle, pero que se están haciendo consultas en Catastro provincial tener la certeza de que es una calle de jurisdicción municipal y que no se encuentra bajo la órbita de Vialidad (la continuación de ese by pass al otro lado de la Ruta 3 es el camino a La Noria que sí se considera ruta provincial).
 
“Hace un tiempo enviamos personal del área de Servicios a despejar el guardarrail y personal de Gendarmería indicó que eso correspondía al área de la concesión. El personal antiguo del peaje sostiene que hubo un acuerdo entre la administración de Rivarola y Semacar para cerrar esa calle”, agregó la fuente.

PASES LIBRES
 
 
Mientras avanzan las gestiones en el municipio los vecinos también solicitaron reuniones con el nuevo concesionario Ausur para reclamar la flexibilización de la entrega de los pases libres para los frentistas.
 
Yésica Molina, una joven que lidera el reclamo de la zona, dijo a El Ciudadano que hay 44 vecinos que todavía no han podido conseguir el pase gratuito. Entre ellos hay varios empleados rurales que no pueden obtener la documentación que la empresa exige para el otorgamiento del peaje (copia de la escritura del establecimiento donde trabajan, contrato de alquiler sellado por escribano o algún servicio a nombre de los solicitantes, etc.).
 
El miércoles varios vecinos fueron recibidos en la estación de peaje y plantearon esta problemática. El viernes volvieron a ser recibidos, pero no se fueron conformes.
 
“Por unos días nos dieron unos papelitos y luego van a hacer un reempadronamiento, van a eliminar la tarjeta vecino y van a empezar a dar telepases. Sin embargo, los requisitos siguen siendo difíciles de cumplir, pensamos que la gente no va a poder reunir la documentación que piden y nos vamos a quedar sin el telepase. Es increíble que los vecinos del distrito estemos atrapados de esta manera, sin ayuda de nadie”, lamentó Molina. 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección