El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 20 de junio de 2019    N° de Edición On Line: 2953

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

La hermana de un ex concejal lo denuncia por violencia de género

 Ana Patricia Arias acusó a Pablo Arias de usar su domicilio para alquileres no autorizados por ella, además de provocarle golpes, lesiones y amenazas. 
Ana Patricia Arias.

BulletAna Patricia Arias.

20.02.2019, 15:41:13 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Mientras el concejal con mandato cumplido Pablo Arias se mantiene alejado de la política local, su hermana Ana Patricia lo denunció por motivos graves: golpes, amenazas,  manejos irregulares de una vivienda y un auto.

Ana, su hermana de sangre, sostiene que desde hace años el vínculo con Pablo es insostenible: “Finalmente estoy en contacto con la Dirección Provincial de Género para expresar la impunidad de Pablo Arias, quien ahora se mete en mi vivienda de 9 de Julio 255, la hice con mi esfuerzo personal,  de un crédito que nunca me pagó, mientras que él usufructuaba una clínica clandestina, sin autorización. Esta clínica fue desmantelada hace poco por unos médicos. Estaba montada en mi domicilio, cuya posesión es de mi madre y mi padre fallecido. Solicité el desarchivo de las causas penales y estoy con otras nuevas, además de una restricción de acercamiento”.

“El 29 de noviembre último después de salir del banco me dejó en mi casa una amiga y en el fondo de mi departamento me agarra y me golpea mi hermano. Me dice ‘hija de puta te voy a enterrar. No quiero que vivas tranquila y tengo muchas ganas de matarte’. Después de eso me dejó con secuelas médicas, por lo que ando con una bota del Rotary y tendría que colocar una prótesis  en el peroné. Ese día también me dejó una pared rota de los daños”. Además la mujer aseguró que hace un tiempo “me robó mi Fiat Uno con el que hizo una campaña política”.   

Pero las denuncian no quedan allí.  “Me mató el perro Pancho con una inyección. Estaba todo el patio lleno de sangre –afirma Arias–.  Después aparecieron cortados cables del motor de agua de mi casa, donde alquila de forma ilegal y sin contratos. ”. Y luego aclara que “cada vez que lo denuncio y lo tienen que notificar resulta que la policía no lo puede encontrar, cuando trabaja en un comercio de artículos de librería y vive con una mujer en  la calle San Juan de Los Aromos”.

En la redacción de EL CIUDADANO, Ana agregó que su otro hermano Daniel “se tuvo que ir de Cañuelas  después de que Pablo lo  agredirlo en las calles de San Martín e Independencia con  un cuchillo. Se tuvo que ir con lo puesto. Yo no me tengo que ir de Cañuelas porque a Pablo se le ocurre”.  Y en ese sentido dijo que “Pablo siempre fue violento, también lo hizo con sus hijas, una de ellas amenazada con un arma. Tuvo tratamiento psiquiátricos desde joven, además es adicto y usa armas”.

La mujer recordó que “Antes de terminar mi departamento  y mientras vivía en Mar del Plata le hacía la vida imposible también a mi hija hasta que se tuvo que ir de ahí a otro barrio. Mientras tanto montó una clínica y siendo un auxiliar de enfermería, no un enfermero, trabaja en Lanús en un clínica”.

Ana, de 54 años, es una jubilada como docente y desarrolló sus tareas en Mar del Plata. Es acompañante terapéutico y dicta clases de apoyo en su casa.

“Quiero vivir en paz y que mi hermano sea llevado por la Justicia, pero resulta que la Policía no lo puede ubicar y estoy esperando  que la juez de Paz de Cañuelas ordene otras medidas urgentes”, finalizó.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección