El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2019    N° de Edición On Line: 3127

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Discriminación y acoso en Facebook

Un espacio llamado “Gente conocida” invita a votar por los jóvenes más feos o las chicas más fáciles de Cañuelas. ¿Qué opina el INADI sobre esta modalidad?

15.10.2010, 00:00:00 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
Las redes sociales en Internet son un arma de doble filo. Los beneficios de la comunicación inmediata y a distancia, la posibilidad de hacer amigos y entablar relaciones se contraponen con ciertas prácticas peligrosas. Una de ellas es la discriminación.

En Facebook, un usuario oculto bajo el seudónimo “Gente Conocida” hace rankings de las chicas más “fáciles” de Cañuelas, de los chicos más mujeriegos, de la gente más fea y la más linda, entre otras categorizaciones (un visitante llegó al límite de sugerir que se realice uno sobre los “más gays y tortas” de nuestra localidad).

Los amigos de este portal son los encargados de votar a los candidatos, de los que se postean fotos. Los integrantes de la encuesta son niños y jóvenes conocidos de Cañuelas, cuya imagen termina asociada a todo tipo de calificativos.

El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) emitió en mayo un informe que condena este tipo de prácticas.

Pese a que el encargado de la cuenta aclara que la creó para divertirse y pide que “nadie se lo tome como algo personal”, las consecuencias pueden ser muy distintas.

El Ciudadano dialogó con la socióloga Guillermina Melman de Elchin y el psicólogo Agustín Boza para profundizar acerca de las causas de este comportamiento que puede generar un daño muy serio en la integridad y la autoestima de quienes son “escrachados” en el sondeo.

“La discriminación existió, existe y existirá siempre. Es inherente al ser humano. Lo que sucede ahora es que hay nuevos medios para practicarla. Obviamente, criticar por Internet es un acto de cobardía. Pasa también por fuertes complejos de inferioridad. Hay que dejar claro que el problema lo tiene el discriminador, no el que padece sus burlas. Por más que intervenga el INADI, no podés obligar a una persona a cambiar sus ideas. Se nota en los chicos que hacen esto el deseo de pertenecer a una determinada élite, de integrar el grupo de los ´populares´, lo que mueve muchas cosas. Pierden la identidad en las redes sociales, se ocultan detrás de un seudónimo. Viven pendientes no solo de los demás sino también de cómo lastimarlos”, explicó Melman.

Indicó además que estas nuevas tecnologías “son muy perversas y que, si bien generan otras formas de relacionarse, proscriben a sus usuarios porque éstos están cada vez más solos frente al monitor”. Por último, aseguró: “Ellos pueden decir `Tengo 3 mil amigos en Facebook´. Pero a su lado no hay nadie en realidad. Los padres deben observar lo que hacen sus hijos”.

Por su parte, Boza señaló: “La pantalla es despersonalizar. El hecho de que los jóvenes no confronten con el otro lleva a que se escuden para descargar ciertas tensiones. Tenemos que preguntarnos qué está pasando en el trato cara a cara que hace que los chicos no puedan expresarse. Hay que promover ámbitos donde puedan hacerlo. Debemos comprender que todo lo que es menosprecio, lo que escapa al diálogo constructivo, es reflejo de las propias miserias. Creo que se incurre en este comportamiento para aumentar la autoestima, es un manotazo de ahogado para sentirse mejor”. Y añadió: “Esto es parte del mal de nuestra época, el libertinaje que aparece en el anonimato, en el ocultamiento”.

LO QUE DICE EL INADI


El informe del INADI, cuyo disparador fue el caso de una nena de 10 años a la que un grupo en Facebook incitaba a odiar, explicita que el ciberacoso -que puede involucrar o no un acto de discriminación- es “el uso de información electrónica y medios de comunicación (correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea, mensajes de texto, teléfonos móviles, y websites) con fines difamatorios, amenazantes, degradantes, agresivos que buscan acosar, intimidar o amedrentar”.

En otro párrafo, señala que todo lo anterior representa “una amenaza a la integridad, que puede afectar física y psicológicamente a la víctima, que puede implicar un daño recurrente y repetitivo, y afectar los resultados académicos y sociales de los estudiantes”.

Más adelante, dice: “Son las tecnologías de la información y de la comunicación las que permiten romper con la distancia física y temporal (en cualquier lugar y momento), al tiempo que se magnifica la cantidad de personas que pueden ver, leer o escuchar la agresión perpetrada hacia la víctima”.

En otro apartado, se explica el rol de la institución frente a esta modalidad: “En cuanto a la capacidad de intervenir para lograr la eliminación de contenidos discriminatorios, en el caso de redes sociales, y en particular aquellas que tienen su sede en otros países, la posibilidad de acción del INADI es muy limitada. No puede dar de baja páginas o grupos en Facebook. Su capacidad de acción es algo mayor en otras redes sociales y ante sitios de Internet individuales, pero en ningún caso el instituto cumple la función de policía. Sin embargo, por su perfil público, aparece como un posible receptor de denuncias de ciberacoso, lo que motiva demandas de atención ante casos específicos que se derivan a los organismos pertinentes”.

Sobre la normativa argentina al respecto, informa que “no hay legislación específica que regule las actividades en las llamadas redes sociales. En este terreno suelen entrar en colisión el derecho a la libertad de expresión con otros derechos y valores sociales”.

QUÉ PODEMOS HACER

Por último, el informe del INADI sugiere distintas medidas a adoptar en caso de sufrir esta problemática:

-Para los niños: dar a conocer la situación a familiares y amigos, denunciar el acoso a superiores o coordinadores para que tomen cartas en el asunto, notificar a los padres de aquellos que son los agresores.
 
-Para los padres que sospechen que su hijo está siendo víctima:
Si un niño se muestra particularmente nervioso, angustiado o agresivo o se observa algún cambio evidente y profundo de su conducta, resulta necesario el conveniente diálogo. Cuando existe la sospecha fundada de que son víctimas del ciberacoso se puede sugerir que hagan búsquedas en Google y en las redes sociales, como Facebook o MySpace, con el nombre de sus hijos.

-Para las escuelas y cibers:
Dar a conocer sobre las forma de reportar abusos en las redes sociales (Facebook permite denunciar “malos usos”) y realizar campañas de sensibilización en el establecimiento educativo para los alumnos y sus familias.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección