El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 25 de junio de 2019    N° de Edición On Line: 2958

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Revelan un polémico audio del padre Walter Bejarano

 En una conversación telefónica con el vicario Urueña contó que su alejamiento de Cañuelas fue producto de una movida de una hermana y el obispo Gabriel Barba. 
El padre Walter sigue haciendo lío después de su fallecimiento.

BulletEl padre Walter sigue haciendo lío después de su fallecimiento.

27.12.2018, 08:42:22 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Al cumplirse un mes del fallecimiento del cura Walter Bejarano se conoció un audio en el que el difunto admite su mal momento anímico por haber sido desplazado de la parroquia Nuestra Señora del Carmen. Se trata de una conversación con el vicario general Fabián Urueña, grabada por el propio sacerdote. 

“Ando mal, descansado, tratando de superar el mal trago. Trato de vivir, de rezar, para no deprimirme. El obispo me escribió, pero como no tengo un peso para responderle por carta, le escribí vía mail. No me respondió. Tampoco puedo ir a verlo al Obispado. Estoy complicado para viajar desde Escobar, no tengo auto y tengo mal la cabeza. Si Monseñor quiere venir a verme, lo recibo, hasta con una comida que preparo en la casa de mi tía. Que venga una vez por mes, no tengo inconvenientes”, proclamaba el ex párroco Cañuelas, días después de su alejamiento.
 
Más adelante le decía a Urueña: “Vos sabés que esto no lo provoqué, no quiero hacer daño y que me lo hagan. Hoy estoy hecho mierda y no quiero ser un obstáculo. Yo no me desvinculé”.
 
En otro momento reconoce que “Estoy mal de la cabeza, trato de recuperarme” y luego menciona a las personas que lo habría perjudicado. “Unos sacerdotes amigos que vienen de Italia se enteraron, no sé cómo lo supieron. Supongo que por mi hermana, que armó todo este problema con el obispo”.
 
A lo largo de la comunicación telefónica Urueña le pide varias veces que concurra al Obispado para hablar con monseñor Barba y que trata de mantenerse como sacerdote de la Diócesis. “La idea es acompañarnos, no pierdas el contacto. Vos sos parte de la diócesis nuestra, no te desvincules, más allá de las diferencias que pueden tener entre ustedes. Andá a verlo a obispo y yo te puedo ir a visitar”.
 
El diálogo se habría producido días después de que el cura fue desplazado a fines del año 2016 por orden el obispo de Gregorio Laferrère, Gabriel Barba, por presuntos malos manejos en su gestión como párroco, la que duró apenas un año.
 
En la misma conversación a la que accedió EL CIUDADANO, que se habría efectuado en diciembre del 2016, Bejarano agregaba: “La doctora me dijo que no puedo viajar por una especie de pánico y no sé qué otras pelotudeces de la cabeza que no te dejan estar bien. Por eso que se vengan. Quiero que pase este mes y en enero que está más tranquilo, te voy a visitar en la quinta de San Esteban”, le manifestó al vicario general.   
 
El ex párroco cañuelense falleció el 18 de noviembre en Galicia, España. A principios de esta año fue confirmado como vicario parroquial de la Unidad Pastoral de Carballo. Tenía 46 años.
 
En un principio trascendió que sus cenizas quedarían en España, pero esta semana se supo que ya llegaron a nuestro país y se encuentran en poder de su hermana, en Villa Bosch, cuando la voluntad del religioso habría sido otra. De esta manera se estaría quedando afuera de la decisión otra hermana de Bejarano.
 
“TENGO UN POQUITO DE MIEDO”
 
Siguiendo con esta historia de intrigas y audios post mortem que promete nuevos episodios, en los últimos días alguien reactivó el blog del sacerdote (walterbejarano.blogspot.com).
 
En una publicación del 19 de diciembre, luego de aclarar que la dejó programada, se afirma lo siguiente: “Tengo un poquito de miedo, sí, no lo voy a negar, pero estoy convencido de que no estoy haciendo nada malo y lo que decidan acerca de mí implicará desentendimiento y falta de atención de estos y tanto otros miembros de la iglesia católica”. 
 
“Todo coopera para el bien de los que aman a Dios. Incluso mis propios pecados. Dejemos que Dios sea nuestro propio juez”.
 
“Mi voluntad es, si soy cremado por voluntad de estos y otros tantos miembros de la iglesia, ¡qué remedio! ¡No es mi voluntad!  ¡Pero seguramente eso harán! Quiero que entreguen mis cenizas a Daniel Tejo Gurido, amigo! ¡Cómplice! ¡Compañero! ¡Hermano! Junto con unos documentos del Obispado Gregorio de Laferrère”, detalló.
 
Más adelante agrega: “Públicamente me niego a que mi hermana Silvana Mercedes Bejarano, o el que se dijo ser mi amigo, pastor, hermano y obispo Gabriel Barba, decidan sobre mis últimas voluntades. Todos se preguntarán ¿por qué? Tranquilos, no coman ansias, ya les iré contando”.
 
“No soy brujo, pero les aseguro que hoy estarán llegando mis cenizas a la ciudad de Buenos Aires ¡Mi Buenos Aires querido! en manos del que también creí amigo! Crhistian Ferraro, irremediablemente manipulado por mi hermana Silvana ¡Ay Silvana! Qué decirte. Espero que Dios te ilumine y te dé la gracia de conocer la bondad... Algún día... todo es posible”. 
 
Por último se puede leer: “Seguramente como a tantos sorprendí enviando ´el anuncio del fin´ (texto premonitorio sobre su muerte publicado unos días antes del 18 de noviembre) también he de sorprender hoy!  Y los seguiré sorprendiendo con mis historias, vivencias, algunas tristes, otras alegres pero cristalizadas”.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección