El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2018    N° de Edición On Line: 2762

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Multitudinario sepelio del padre Walter Bejarano en España

 El ex cura párroco de Cañuelas falleció el domingo en Galicia, donde se encontraba radicado desde marzo de este año. Tenía 46 años. Sus órganos fueron donados.
Foto gentileza La Voz de Galicia.

BulletFoto gentileza La Voz de Galicia.

28.11.2018, 09:49:23 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
 El padre César Walter Joaquín Bejarano Riquelme, vicario parroquial de la Unidad Pastoral de Carballo (Galicia) y ex cura párroco de Cañuelas, murió el domingo pasado a causa de un derrame cerebral sufrido el día anterior. Tenía 46 años.

En la iglesia parroquial San Xoán Bautista de Carballo se realizó un multitudinario funeral presidido por el vicario José Luis Veira Cores. Se esperaba la presencia del Arzobispo Julián Barrio Barrio, pero no pudo concurrir por hallarse en la Conferencia Episcopal. Participaron 43 sacerdotes de la Costa Norte y centenares de vecinos de Carballo según detalló el diario La Voz de Galicia. 
 
Si bien en un principio se anunció que los restos del sacerdote serían enterrados en España, finalmente fueron cremados y serán enviados a la Argentina por solicitud de su familia, agregó el matutino gallego.
 
Nacido el 14 de junio de 1972 en Moreno, Bejarano estudió filosofía y teología en Mendoza. El 20 de diciembre de 1996 se ordenó sacerdote en esa provincia. Luego se licenció en el “Pontificio Istituto Biblico” de Roma y fue misionero en Arequipa, Perú, durante cuatro años.
 
En 2010 asumió como párroco de la Iglesia San Eduardo de Máximo Paz. Desde ese rol trabó una buena relación con las autoridades municipales, que en 2013 lo designaron director Municipal de Prevención de Adicciones. El 1 de noviembre de 2015 el obispo Gabriel Barba lo nombró titular de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen en remplazo de Mario Slongo. Si bien era apreciado por un amplio sector por su manera amena de transmitir la palabra de Dios y su empatía con los niños y jóvenes, duró apenas un año como párroco local: fue desplazado por las quejas de la comunidad ante sus reiteradas faltas en responsos y otras falencias.
 
En 2013 comenzaron sus problemas de salud. Fue operado de un aneurisma cerebral que incluyó la colocación de un stent.
 
En marzo de este año se instaló en la parroquia de Carballo, donde se encargaba de las misas de Ardaña y de la capilla de A Brea. Asimismo, los viernes realizaba los oficios de catecismo.
 
En lo que fue definido como “un supremo acto de caridad”, sus órganos fueron donados cuando en la unidad de cuidados intensivos en la que se encontraba internado se determinó que nada podía hacerse para salvarlo.



Bejarano, auxiliar en la Iglesia San Xoán Bautista.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección