El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de noviembre de 2019    N° de Edición On Line: 3102

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

La Estancia San Martín se encuentra usurpada

Un sector de 50 hectáreas perteneciente a los campos donde nació la industria lechera está ocupado por intrusos. El caso se encuentra en la justicia.
El casco de la Estancia San Martín, declarado Monumento Histórico Nacional.

BulletEl casco de la Estancia San Martín, declarado Monumento Histórico Nacional.

20.09.2011, 13:21:51 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
La Estancia San Martín –declarada Monumento Histórico Nacional, el lugar donde tuvo su origen La Martona, el ícono más importante de Cañuelas– se encuentra parcialmente ocupada por intrusos desde hace dos años.

En la presentación realizada por las autoridades del Instituto de la Leche, fundación que tiene a su cargo el manejo de la estancia desde los años ´80, se indica que de las 400 hectáreas que conforman la Estancia hay aproximadamente 50 que están tomadas por un ex inquilino que no aceptó retirarse al finalizar el contrato.

Luego de numerosas pericias y pruebas aportadas por los descendientes de la familia Casares, ahora se espera la resolución del Juzgado de Garantías Nro. 5 a cargo de la Dra. Marcela Garmendia.

En diálogo con El Ciudadano, el abogado del Instituto de la Leche, Fernando Martínez, explicó que el caso no se limita a la clásica figura del inquilino rebelde.

“Esta persona alquiló un pedazo de campo para pastoreo. Cuando finalizó el contrato no se quiso ir y hace dos años comenzó a tener actitudes violentas. Se metió en una casa aledaña que no alquilaba y además cortó la luz y el servicio de agua, lo que afectó a otros sectores de la estancia donde viven el puestero y su familia”, indicó Martínez.

Según el letrado, los usurpadores carecen de documentación que avale su permanencia en el predio.

“El contrato de alquiler está vencido. Dicen que ganaron un juicio de usucapión, pero es absolutamente falso. Y además aseguran que se van a quedar con toda la estancia”.

Martínez también lamentó los daños perpetrados por el intruso en el llamado “Monte de la Virgen”, un bosque espeso de 150 años de antigüedad impulsado por Lorenzo Casares en 1866, cuando compró las tierras.

Diego Casares, descendiente de los fundadores y uno de los representantes del Instituto de la Leche, dialogó telefónicamente con El Ciudadano acerca de un tema que los mantiene en vilo.

“Si la justicia no actúa rápido puede correr riesgo el resto de la estancia y el casco histórico. Aunque eso no debería ocurrir porque los títulos de propiedad están en orden. La Fundación ha pagado los impuestos y además es una institución legalmente constituida, con sus autoridades en regla. No se puede presumir que es un campo abandonado”.

El abogado Fernando Martínez diferenció la situación del “okupa” –que por una situación de emergencia habitacional se apropia de un lote abandonado– de la del intruso que invade un campo.

“Las dos son situaciones irregulares, pero ¿qué emergencia habitacional te lleva a quedarte con 50 hectáreas de manera violenta? En el fuero civil de La Plata Cañuelas está siendo muy observada porque se promueven muchas demandas de posesión veinteañal que en muchos casos no son auténticas”.

Para Martínez es inadmisible que un predio con tanta historia permanezca en manos de usurpadores que nada tienen que ver con el lugar. “Que se quieran quedar con La Martona es como si quisieran quedarse con la plaza principal de Cañuelas”, ironizó.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección