El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 11 de diciembre de 2018    N° de Edición On Line: 2762

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Vecinos de la zona rural de Udaondo se atrincheraron en la oficina de Edesur para exigir la normalización del servicio

 Si bien el pueblo recuperó el suministro, algunos clientes del campo permanecen sin luz. Una vecina advirtió que se quedará a dormir en la sede de la empresa si no le brindan una respuesta.
 
Los vecinos aguardan dentro de la sede.

BulletLos vecinos aguardan dentro de la sede.

20.11.2018, 13:43:35 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 El miércoles, luego de permanecer 96 horas sin luz, siete vecinos de los caminos del Potro y Del Gasoducto (seis hombres y una mujer) se apostaron en el interior de la oficina de Edesur, en 25 de Mayo y Juárez, advirtiéndoles a los empleados y al personal de seguridad que no se moverían hasta no encontrar una solución a su reclamo.

Cerca de las 17 las partes firmaron un acta que permitió levantar la medida de fuerza que se había extendido por dos horas dentro del horario de la atención al público.
 
En diálogo con El Ciudadano los manifestantes expusieron que se retiraban por propia decisión luego de saber que una cuadrilla estaba realizando arreglos en la zona rural.
 
El acuerdo permitió destrabar un supuesto desalojo que iba a realizar la policía, la que fue convocada por un llamado al 911 cuando los usuarios insistían con permanecer en la oficina más allá del horario de cierre.
A lo largo de la jornada estuvieron presentes dos efectivos de la Gendarmería y dos vigiladores privados, además de varios policías del Comando de Patrulla. En varias oportunidades se les dijo que el reclamo estaba en vías de solucionarse, pero los vecinos no abandonaron el lugar hasta saber, por boca de otro vecino, que efectivamente los operarios estaban atendiendo el problema, aunque recién en horas de la noche pudieron contar con luz.
 
Antes habían intentado dialogar con un supervisor de las cuadrillas. Los manifestantes dijeron que “tuvo una actitud bastante maleducado. Por lo que asentamos su actitud en un escrito. Decía que se encargaba de nuestro reclamo y después ya no nos quería escuchar cuando iban pasando las horas, hasta que se retiró del lugar”.
 
Asimismo señalaron que “no hay comunicación entre entes de la misma empresa. La cuadrilla que mandaron de nuestro reclamo salió de Monte Grande, no de Cañuelas. Te toman el reclamo en la oficina de forma correcta, pero la solución es un desastre”.
 
La toma de la sede comercial se hizo de forma pacífica, sin provocar daños en las instalaciones ni cortes de tránsito, algo que fue ampliamente elogiado por la gente en las redes sociales.
 
Cuando este semanario se retiraba tomó contacto con una vecina del Libertad y otro usuario de Matheu y Basabilvaso, los que se acercaban a la esquina de Edesur con intención de motorizar sus reclamos. Nadie los recibió.
 
SOLUCIÓN INCOMPLETA
 
Si bien a partir de este reclamo pacífico el pueblo de Udaondo recuperó inmediatamente el servicio eléctrico, parte de la zona rural permaneció con una sola fase, ya que la cuadrilla se retiró antes de culminar el trabajo de reparación. Recién el jueves a la mañana la situación se normalizó en toda el área, a excepción de la vivienda de Juan José Iñiguez y Ruth Casey, que permaneció con una sola fase. Desde Edesur informaron a El Ciudadano que era “una situación puntual” circunscripta a un solo usuario. 
 
Casey adelantó a este periódico que si la cuadrilla no aparece este fin de semana, el martes se apersonará en la sede y que se quedará a dormir, si es necesario, 
 
CORTE DE RUTA
 
El mismo miércoles unos 100 vecinos del barrio Libertad cortaron la Ruta 205 interrumpiendo la circulación en ambas manos. La protesta era por la falta de energía en varias manzanas del barrio. La iniciativa vecinal generó largas filas de vehículos, ya que sólo se permitía el paso de ambulancias.
 
"Así con fuego y corte podemos llegar a que nos escuchen. Hace dos días que no tenemos luz. También estamos con baja tensión en la entrada del barrio ", aseguró con fastidio una joven sobre la entrada de la avenida Libertad mientras batía un palo con un tacho. 
 
Una mujer murió durante la protesta 
 
Mientras siete vecinos permanecían atrincherados en la oficina de Edesur, falleció la suegra de uno de los manifestantes. La mujer tenía 88 años, era insulinodependiente y meses atrás había sufrido una lesión de cadera durante un asalto a mano armada.
 
En días previos a su deceso el corte de luz complicó la atención de la mujer ya que la falta de energía impedía mantener la cadena de frío de la insulina.
 
Tampoco alcanzaron a internarla porque el empeoramiento de su estado coincidió con las lluvias que impidieron el ingreso de ambulancias.
 
 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección