El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 20 de junio de 2019    N° de Edición On Line: 2953

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Raúl Olocco: “El Hospital Marzetti viene atravesando muchos problemas”

 En una entrevista con EL CIUDADANO, el nuevo director del hospital municipal explicó sus líneas de trabajo.
Olocco: “Es inconcebible que tengamos guardias sin buen trato con el paciente”.

BulletOlocco: “Es inconcebible que tengamos guardias sin buen trato con el paciente”.

13.11.2018, 09:46:22 | Política

Achicar texto Agrandar texto
 Raúl Olocco es médico generalista egresado de la UBA e hincha de Racing. Se hizo cargo del Hospital Marzetti el 1º de octubre, después de una carrera como funcionario en el distrito de Moreno, de ser subsecretario de Salud en Morón y de otro cargo en el ministerio de Salud bonaerense, además de elaborar algún proyecto sanitario internacional. Nació hace 63 años en Ciudad Evita. Desde que accedió a su despacho en el primer piso no pudo usar su computadora por una filtración en el techo que afectó uno de sus componentes. Un retrato del Papa, dos banderas de ceremonia y un dibujo de Marzetti quedaron que herencia del anterior director, el odontólogo Federico Pequeño. Olocco llega después del escándalo de los ‘médicos truchos’ y de una investigación judicial que generó un gran manto de dudas sobre gran parte de la administración pública de Cañuelas. Le toca agarrar una papa caliente.

“Quiero abrir el hospital en todos los sentidos. Es algo a implementar. Vamos a ver si lo logramos. En una institución que viene atravesando distintas cosas y con muchos problemas. Estamos conociendo la dinámica institucional, a pesar de que es chico y de baja intensidad, pero tuvo sus problemas y expectativas de mudarse al hospital de la Cuenca, lo que resultó trunco. Eso generó situaciones de fragmentación entre el personal y equipos. Por eso estamos enfocando varios problemas, desde lo asistencial, el área de guardia y consultorios externos, además de las unidades sanitarias. La más compleja es Máximo Paz por su cantidad de población y problemas estructurales. Estamos viendo cómo encararlo”. 
 
Asimismo dijo que “quiero lograr una entidad estética, tener un membrete en la papelería y tratar de darle más volumen a la parte comunicacional”. 
 
Entre sus primeras gestiones destacó que se logró “aumentar los pagos de las guardias, pero si no logramos compensar la institución de forma ampliada en los Consultorios Externos, la Guardia se desgasta. Queremos crear un área de Jefatura de consultorios externos y centros de salud, para así atender la expansión horaria de los Consultorios Externos y la articulación de esa tarea con los centros de salud. Y entonces el personal de Guardia podrá abocarse más a su tareas”. 
 
De esta manera reconoció que “hay problemas administrativos, para lo cual hay que hacer procesos en compras y sueldos. Es necesario concentrar algunas cosas para producir mejor”. 
 
Para parte de esta tarea el director se vale de Analía Coronel, una especialista en marketing hospitalario. Y reconoció que “estamos viendo qué otra gente sumar, además de seguir con los que estaban. Para la jefatura de Consultorios Externos y de las Guardias pretendo que haya alguien de acá”. 
 
Respecto a la situación del médico pediatra y ex interventor Gustavo Pascuas –mencionado en las denuncias de Evelin Cantoni que investiga la justicia- dijo que “sigue como médico, tiene la experiencia de mucho tiempo de estar acá y se está capitalizando su historia y memoria. Pero no está incorporado a la gestión de la dirección”.  
 
Antes de recibir a EL CIUDADANO, el director mantuvo una entrevista con un vecino del barrio San José que fue baleado por un delincuente que ingresó a su casa. Al ser atendido por profesionales del Marzetti no pudieron encontrarle el proyectil. Lo mandaron a la casa con una palmada en el hombro y un analgésico. Ante ese inesperado trato profesional, el herido concurrió al Hospital Regional, donde no sólo le encontraron el proyectil sino que además lo dejaron internado. 
 
“Necesito que me haga un relato por escrito y al mismo tiempo voy a pedir un descargo del colega que lo atendió para hacer un proceso administrativo. Aparentemente no lo atendió como debería hacerlo. Es un episodio que de ser así sería lamentable. Tenemos que mejorar el vínculo con la comunidad porque el paciente se va sin ningún tipo de explicación, ni de contención. Eso hay que tratar de revertirlo. Y es inconcebible que tengamos guardias sin protocolos se intervención, sin trabajar las redes de derivación, sin buen trato con el paciente” advierte Olocco.
 
-¿Qué ánimos encontró entre el personal?
-Muy complicado. Pasaron cosas feas. Hay gente que quieren cambiar, otros que se resisten, otros que han vivido del desorden y sacaron alguna ventaja. Se deben establecer pautas, de ser posible por escrito y firmadas por los actores. Hay profesionales sobre demandados; otros tienen malos modos… Y se cambiaron los libros de guardia, porque si no se supervisaban, podía ocurrir cualquier cosa. También hay que reconocer y saber pedir disculpas. Lo peor es encerrarse en un despacho.
 
-¿Hubo reclamos salariales?
-Hubo en la Guardia y se mejoró el valor de esa área. Y también hay reclamos sanitarios que van por otra vía, con la mesa de negociación del gobierno municipal. Hay reclamos de los profesionales por los que me reuní con la Asociación, pero que no solo son salariales.

-¿Cómo se encuentran las unidades sanitarias en sus estructuras, insumos?
- Máximo Paz, que es núcleo de las salas del distrito, con 20 mil habitantes y diferentes problemáticas, se encuentra carente de recursos. Hay que incorporar más profesionales y enfermeros. Hay que pensar en ese sitio como una base de emergencias y trauma en vía pública. Hay que potenciar el desarrollo. Dotarla de una ambulancia, no un móvil de traslado. También hay que fijar un coordinador que me traiga todas las inquietudes. Tampoco es lógico que desde allá vengan a Cañuelas por una extracción de sangre. Habría que mandar un móvil de forma semanal y luego traer las muestra acá y llevar los resultados. Hay que armar una red, con efectores integrados.
 
-¿El intendente le pidió algo puntual?
-Tuve reuniones previas y lo vi preocupado e interesado en revertir la situación. En mejorar la capacidad de prestación y su vínculo con la sociedad. Los hechos ocurridos fueron muy indeseables y pusieron en el tapete otra cuestión. Como la falta de conexión entre el personal y cuestiones administrativas. Hay situaciones edilicias para cambiar, como los baños, y resolverlo. Mejorar la conectividad de Internet y las redes. Estamos a pedal. Hay una instalación ya realizada de Internet, pero falta aumentarla, instalar programas que se deben mejorar para la gestión. Se mandó una partida de dinero para la conectividad desde la intendencia.
 
Y yo soy una persona que no se pega al sillón, necesitamos respaldo para llevar adelante la gestión. También quiero seguir durmiendo. Cuando no pueda, diré que terminé mi función. Tampoco quiero llegar a infartarme.
 
-¿Cuál será el vínculo con el hospital Regional?
-Tengo pendiente una reunión con directivos, es gente con experiencia, bien intencionada, pero los recortes presupuestarios también los alcanzan. Y para ser un hospital general, materno infantil, de complejidad, con terapia intensiva, le faltan recursos que ojalá lleguen. Vengo de la salud pública y soy conocido de varios directivos de la zona. Eso facilita un poco el armado de la red. Por otro lado la reapertura por parte de Smata de un sanatorio nos motiva a trabajar para articular cosas con ellos y conveniar servicios.

-¿Cuál es realmente la capacidad prestacional del Marzetti?
-Tenemos un poco de todo y no tenemos todo de todo. Hay que recuperar y desarrollar el servicio de Maternidad, ya que tenemos unos 800 partos anuales de madres residentes en Cañuelas. También hay que recuperar el servicio de Pediatría. Con la llegada del hospital de la Cuenca sufrimos una caída de enfermeros, que se fueron de un modelo de contrato municipal a uno monotributista, lo que diezmó al hospital. Estamos contratando y entrevistando gente. Y si conseguimos algunos pediatras más, podremos contar con un servicio de internación de pediatría. En ese caso podríamos contar un componente interesante en la atención materno infantil y ordenar las guardias vinculadas a las urgencias por trauma en la vía pública. 
 
Un tema recurrente son las colas a la madrugada para conseguir un turno…
La gente se merece tener una atención telefónica para sacar turno y no venir a las 4 de la madrugada. También hay que lograr una mejor vinculación con la comunidad y con áreas de la Municipalidad. Hay que mejorar el edificio, vincularlo con áreas de Cultura, Educación, Deportes, Desarrollo Social. Abrir las puertas a la comunidad. Cuando se cumplió un nuevo aniversario del Marzetti el 18 de octubre hicimos una actividad con la Universidad Jauretche (un cursos de RCP para la comunidad). Ese es el camino para revincularnos con la gente.
 
-La despenalización del aborto estuvo en la agenda política y social ¿cuál es su mirada?
-Es un tema de salud pública que más allá de nuestras posturas personales, necesitamos resolver. Las mujeres no pueden morirse por un aborto clandestino. No me gusta llegar a esa situación, pero sí trabajar en la prevención y mejorar las condiciones para llevarlo adelante frente a los objetores de conciencia. 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección