El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 20 de noviembre de 2018    N° de Edición On Line: 2741

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Accidente en la Ruta 205: el testimonio del hijo de una de las tres víctimas fatales

 El fin de semana largo tuvo lugar un siniestro con dos autos. Murieron dos niños y un adulto,  vecino de Uribelarrea. Un hijo del uribeño habló del hecho. 
 
Enrique Pereyra, de 63 años, una de las víctimas.

BulletEnrique Pereyra, de 63 años, una de las víctimas.

22.10.2018, 14:05:00 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Dos autos que circulaban por la Ruta 205 chocaron de frente en el kilómetro 74 de la Ruta 205 a minutos de empezado el sábado 13, lo que causó la muerte a dos niños y un adulto.  Uno de los autos involucrados había partido de la localidad de Uribelarrea. El episodio ocurrió en una zona recta, en las inmediaciones del barrio El Taladro, que se ha tornado en un frecuente lugar de accidentes con lesionados o muertos. Un hijo de uno de los fallecidos habló sobre la tragedia con EL CIUDADANO.

César Pereyra contó que “mi padre manejaba su Corsa y de pronto se le vino un coche encima, se cruzó de carril y bueno…es lo que sabemos de forma extraoficial”. Se trata de Enrique Abelardo Pereyra, de 63 años, quien perdió la vida después de salir de su vivienda familiar en Uribe.
 
En diálogo con este medio el muchacho dijo que “Mi padre hacía 43 años que vivía en Uribe. Nació en la localidad de Ceibas, Entre Ríos. Acá en Uribe formó su familia de la que nacimos dos hijos en el campo El Pato. Somos un hermano de 42, yo de 40 y el otro de 38 años. Ahora quedó sola mi mamá, ama de casa, con 66 años”.    
 
El destino hizo que Enrique perdiera la vida en la zona donde sus hijos cursaron la escuela primara y donde el hombre presidió varios años la cooperadora escolar. “Donde fallece es justo a la altura donde estaba la escuela vieja. Participó en la cooperadora hasta que todos completamos la escuela y su directora le pedía que siguiera así anduviera de bastón, pero él ya estaba en el campo, más grande y no quería seguir con tanto viaje”, recordó su hijo del medio.
 
Sobre el hecho fatal aseguró que “Siempre fue prudente al manejar. Calculo que manejaba a 80 kilómetros, iba despacio, con las balizas prendidas. Lo vio un chico de Uribe que venía dos autos más atrás de nosotros y vio el accidente cuando el auto se le vino encima”. Luego agregó que “Me enteré por familiares después en Los Aromos, donde vivo. Fui hasta el Marzetti y me dicen de un accidente. Fue en la Comisaría que me entero realmente. No entendía por qué estaba en la ruta, pero evidentemente hizo su última gauchada. Era de ayudar y debe estar haciendo sus gauchadas en el cielo”.
 
Esa noche don Pereyra había salido de Uribe hacia Cañuelas para buscar a su ahijado, quien también falleció en el trágico suceso. El nene estaba en el barrio Libertad visitando su papá. La madre y una hermanita lograron sobrevivir al terrible impacto.
 
“Era un paisano –agregó César– que se fue bien de esta vida porque lo quería mucho a su ahijado”.  
Estaba jubilado, una de sus últimas actividades fue la de parrillero en El Palenque. Durante mucho tiempo también se dedicó al criollismo con desfiles y carreras de sortija. En su juventud fundó el centro tradicionalista  Cahuintun. “Donde faltaba un paisano para desfilar él iba. También le gustaban los animales y tenía su caballo” concluyó César.
 
DOS AUTOS, DOS MUERTOS Y HERIDOS
 
El Chevrolet Corsa manejado por Pereyra se estrelló de frente con un Nissan Versa, conducido por Romina Oviedo, de 39 años, oriunda de La Matanza.
 
El vecino Pereyra, de Uribe, trasladaba a Luciana Gigena, de 24 años, y su pequeño, Rafael Betancourt, de un año y medio, quien falleció en el acto. Otra hija de Gigena, Kiara Betancourt de 4 años, fue derivada a La Plata con lesiones varias y ya fue dada de alta.
 
En el otro rodado, el Nissan, viajaban la niña Perla Rivero, de 11 años, que también falleció, y el niño de 2 años Muhamad Aluy, quien logró sobrevivir a pesar de las gravísimas lesiones. Se había dicho que iban con un hombre, pero la versión fue descartada desde la fiscalía interviniente. 
 
La conductora Oviedo, que sufrió algunas contusiones, se encuentra imputada por ‘homicidio culposo y lesiones agravadas’, según dictó la fiscalía descentralizada 1 de Cañuelas.
 
Hasta el lugar del siniestro llegaron el Comando de Patrullas, la Vial, Bomberos Voluntarios y personal médico de hospital Marzetti. 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección