El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 15 de octubre de 2018    N° de Edición On Line: 2705

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Máximo Paz: un niño murió atropellado por un camión

 Se encontraba jugando en cercanías de su casa cuando fue arrollado por un repartidor de soda.
La camioneta de CIMES.

BulletLa camioneta de CIMES.

17.09.2018, 14:18:15 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 En la mañana de ayer en el barrio Villa Hunter de Máximo Paz un niño de apenas un año y cinco meses, identificado como Franco Armando Flores, murió al ser arrollado por un hombre que maneaba un camión repartidor de soda y agua mineral. El hecho ocurrió frente a la casa del menor, en calle República Argentina 2.120 entre Cuba y Bolivia, en momentos en que el camión –un viejo Ford con el logo de Cimes en su parte posterior- dio marcha atrás.

El niño estaba jugando en la esquina de calles Argentina y Cuba, a pocos metros de su casa. Cuando ocurrió la tragedia no había otro vehículo estacionado en las inmediaciones por lo que había una clara visión de la calle; es decir no había obstáculos que interrumpieran la visión del chofer.
 
Allegados a la familia recibieron a El Ciudadano un rato después del trágico desenlace. Contaron que la mañana transcurría normal, como todos los días, y que Franco estaba cruzando la calle cuando fue alcanzado por un costado del camión. Una rueda lo pisó y la causó la muerte instantánea. El cuerpito cayó casi pegado a la zanja.
 
Distintas versiones recogidas por este medio indicaron que el repartidor solía circular a gran velocidad por la zona y que quizá al momento de dar marcha atrás se distrajo y no alcanzó a ver al menor por el espejo retrovisor.
 
El chofer se quedó en el lugar e intentó auxiliar al niño, pero ya era tarde. El camión quedó estacionado durante toda la tarde en la calle Pereda, frente a la comisaría local. El conductor, Adolfo Joaquín Galarza, fue traslado a Cañuelas para ser sometido a distintas pericias y exámenes de rigor.
 
Destruidos, Franco y Alicia Lagos, los padres de la criatura, se limitaron a expresar que no entienden cómo pasó todo. El viernes a la tarde realizaron la denuncia y luego se dirigieron a preparar el velatorio.
 
 
 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección