El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 17 de noviembre de 2018    N° de Edición On Line: 2738

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Una tragedia que se repite

 El 24 de agosto su hijo falleció el chocar con una bicicleta sobre la Avenida Uruguay. Hace unos años sufrió la pérdida de una hija, también en un accidente vial.
Enzo Gerez.

BulletEnzo Gerez.

10.09.2018, 09:52:21 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 “Eran hijos muy buenos, sanos, no preparados para un mundo tan contaminado. Yo no estaba preparado para algo así. Los dos se me fueron muy jóvenes”, dice Marta con voz entrecortada.

Tiene 57 años y es diminuta. Entra a su casa, que comparte con una despensa del barrio Libertad y se sienta en la cocina con un mate dulce. Marta Jaureguiber o ‘Martita’ como la conocen en el barrio, es la madre de Enzo Agustín Gerez, el joven que perdió la vida en la madrugada del 24 de agosto al chocar con una bicicleta en la calle Uruguay. Pero es también es la madre de Carla, fallecida en otro accidente de tránsito.
 
A quince días del hecho, la mujer no volvió a abrir el local en la calle Echeverría. En la puerta dice ‘cerrado por duelo’.
 
“Esto es muy duro. Estuve en el lugar del accidente, como también estuve en el de mi hija. Lo estaba por llamar a las 5.30. Era algo habitual que hacía. Y fue Roberto, mi otro hijo el que me dio la noticia. Fuimos a verificar y realmente era mi hijo el que estaba ahí”, contó la mamá que recibió a EL CIUDADANO en el domicilio familiar del barrio Libertad.
 
Frente a este cronista, la madre pide no sacarle fotos; tampoco quiere difundir la de sus hijos por el semanario, aunque las exhibe de forma privada durante la entrevista. Su marido prefirió no estar durante la nota. La mujer aprovecha para agradecer las muestras de apoyo y afecto del barrio, de familiares, del trabajo de sus hijos. Hace unos días, en la previa de un partido de fútbol, lo recordaron a Enzo con una bandera y la camiseta con el número 39 que solía usar el jovencito fallecido. También efectuaron un minuto de silencio frente a su madre y otro hijo que también juega.
 
“Somos vecinos del barrio desde hace más de 30 años y mis chicos eran muy conocidos. Mi hijo trabajaba en CañuelasPack y no sabemos qué pasó. El salió solo de acá, si se encontró con la chica en el camino, no sé. Lo que sé es que perdí a mi hijo y ahora está con su hermana”, reflexiona la mujer. 
 
El joven que perdió la vida jugó para “La Academia” en la Liga de Cañuelas. “Era un chico tranquilo, de su casa, no fumaba, no tomaba, armaba y desarmaba las bicicletas, lo mismo con las motos. Tuvo dos autos, su hermano lo ayudó a comprarlos. Jugaba con los videojuegos y murió con su moto, que estaba registrada. Y tenía el casco colocado, recuerda su madre.
 
Quien conoce bien a esta vecina sabe que perdió de forma violenta a su única hija, a fines de 2005. “La perdí en el último puente de la Autopista, viniendo de allá para acá, llegado a Cañuelas. El auto chocó contra un guardarrail y murió Carlita a los 23 años y con ella su amiga. Los dos se me fueron casi a la misma edad, sin hijos, con estudios, con algunos años de trabajo…”.
 
Su muchacho había egresado del Industrial, fue repartidor de pizzas, trabajó un tiempo en el Parque Industrial, hizo tareas de electricidad y herrería con su familia. La madre todavía no sabe cuándo volverá a reabrir el local. Por estos días se encuentra muy aferrada a su familia. “Tengo que seguir por ellos, por mi hijo que me queda, mi madre de 81 años, mi hermana, mi esposo, mi sobrino, mis dos nietos hermosos. Nadie te pide permiso para arrebatártelos”, señala conmovida y corre un gato que merodea por debajo de la mesa.
 
“Algunos me dicen que es el destino. Busqué la palabra –destaca Martita- en el diccionario y no le encuentro sentido. No tiene explicación. Ahora están los dos juntitos. Mis hijos se adoraban cuando eran más chicos y a pesar de la diferencia de edad. Ella ya lo cuidaba a él cuando yo trabajaba. No sé cómo irán pasando los días… En el lugar del accidente yo me puse a gritar adónde estaba Dios, que me había llevado mis dos hijos”. 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección