El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 17 de noviembre de 2018    N° de Edición On Line: 2738

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Tragedia de una pareja: se quitó la vida luego de que su novia fuera embestida

 Un joven de Uribelarrea se tiró bajo un tren. Horas antes su pareja, embarazada, había sido atropellada por un auto en la Ruta 205 cuando se dirigía a verlo.
 Tragedia de una pareja: se quitó la vida luego de que su novia fuera embestida

13.08.2018, 10:07:32 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 En la tarde del martes 7 los bomberos, la policía y ambulancias se dirigieron hacia la Ruta 205, frente al antiguo cementerio municipal, donde los convocaba una tragedia. Una moto había colisionado con un auto y una joven de Cañuelas había fallecido en forma instantánea. El pequeño rodado que conducía, una Gilera Smash de 110 cilindradas, dominio A011ORW, pegó contra el lado del conductor de un Renault Logan.
El impactó culminó con la vida de Sabrina Alejandra Lozada, de 20 años, quien cursaba un embarazo de seis meses. Tenía domicilio en la calle Freire de nuestra ciudad (barrio La Unión).
 
En el auto iba al volante Alberto Utizi, de 75 años, un habitante de Bahía Blanca, quien viajaba junto a su esposa y su hija María Soledad, de 36.
 
Aún no está confirmado oficialmente, pero trascendió que el Renault hizo un giro en U para retomar en dirección a la Ruta 3, ya que Utizi habría equivocado el camino. Al hombre no se le pudo efectuar el test de alcoholemia porque el personal que acudió al siniestro no tenía el equipo. Fue sometido entonces a una extracción sanguínea, cuyo resultado se conocerá en las próximas semanas.
 
Tras las primeras diligencias y traslados de los ocupantes del auto al hospital Marzetti, llegó al lugar del siniestro Nicolás Federico Geres, de 27 años. Había salido de Uribelarrea. Se enteró que su novia había muerto y con ella el futuro bebé que esperaba nacer. Ante la impotencia, el joven salió con rumbo desconocido.
 
Pasadas las 21 otra alerta radial puso en movimiento a bomberos, policía y ambulancias. En el paso a nivel de la calle Las Heras un hombre había sido arrollado por una formación del tren Roca (convoy número 90) que circulaba en sentido Cañuelas-Ezeiza al mando del maquinista Cristian Belmonte. Luego de la llegada rápida del personal de seguridad y de salud, se presentaron peritos de Policía Científica y la morguera.
El hombre fallecido era Geres y, según declararon desde su entorno, la muerte de su novia lo impulsó a esa decisión, algo que habría anticipado instantes antes con un llamado a un familiar directo.
 
Geres, integrante de una familia muy conocida y apreciada en Uribelarrea, vivía en calle Don Bosco de esa localidad. 
 
Las dos causas se caratularon ‘homicidio culposo’, con intervención de la fiscalía 1 de Cañuelas.
 

 
La dura historia de Federico Geres: muertes y accidentes marcaron su vida

El chico de Uribe había sufrido hace unos años la pérdida de la madre, un incendio de una vivienda y el accidente fatal de una sobrina en las vías. Empezaba a levantar una casa con su novia, embarazada de 6 meses .Ya tenían el nombre del bebé.
 
Para Nicolás Federico Geres el fallecimiento de su mamá, cuando tenía 20 años, lo marcó para siempre. Esta semana tenía planeado recibir los primeros materiales de construcción para levantar un hogar familiar, mientras esperaba la llegada un varón. Junto a su novia, Sabrina Alejandra Lozada, ya había elegido el nombre: Dante. Estaba entusiasmado con el proyecto de la vivienda que iba a compartir con su chica y su primer hijo. Sin embargo, el destino les tenía preparado otro final. El martes, en cuestión de pocas horas, todo el futuro que había imaginado se derrumbó. 
 
Más conocido como Federico, trabaja desde hacía unos meses en Recycomb haciendo limpieza industrial. Cuando empezó el año dejó la casa de una tía en Uribelarrea.
 
Se había juntado Sabrina y compartían vivienda en la calle Freire, en el barrio La Unión de nuestra ciudad. 
Quienes conocieron a Federico saben muy bien sabe que la muerte de su madre, en el año 2011, fue un antes y un después. Estando embarazada sufrió un problema de presión y falleció. La criatura logró salvarse. La pequeña se encuentra a cargo de una hermana del padre de Federico. Esa experiencia lo marcó de tal manera que la llegada de un hijo significaba una nueva luz en su vida.
 
Además, el martes iban a llenar los cimientos en el lote donde pensaba levantar su casa. En ese mismo lugar está viviendo su hermano, en la calle San José de Uribelarrea. Los materiales para estas tareas ya estaban pedidos y el joven había resuelto quedarse en el pueblo para recibirlos. Más tarde su pareja iba a reunirse con él en el poblado. 
 
El muchacho nunca se había ido del todo de Uribe: si bien a principios de año dejó la casa de una tía en esta localidad para mudarse provisoriamente a Cañuelas, todas las mañanas viajaba para trabajar en la planta industrial de la calle Crotto. El trayecto lo hacía en auto o en colectivo.
La ilusión y el entusiasmo se esfumaron cuando el martes a la tarde se enteró de que su pareja había tenido un accidente con la moto. Se dirigió al lugar y el mundo se le vino abajo. No imaginaba que estaba muerta y con ella su bebé en gestación.
 
Al rato Federico se alejó del lugar y desapareció. Nadie sabía dónde estaba. Fueron horas de incertidumbre. Lo encontraron a la noche en el paso a nivel de la calle Las Heras, arrollado por un tren. Un momento antes llamó y se despidió de su hermano. Fue un final triste y desolador para dos familias enlazadas.
 
Federico tenía un hermano, Sergio, dos años menor y la única hermana de 7. El padre de todos ellos es Raúl Geres.
 
El muchacho integraba una gran familia uribeña, donde otro integrante sufrió las consecuencias de un accidente trágico. Una prima suya, Tania, de 14 años, fue embestida con su bicicleta por el tren en Cañuelas, en el paso a nivel de Uruguay, cuando se dirigía a una clase en su escuela. Fue en julio del año pasado.
 
Y cuando los Geres vivían en El Taladro perdieron la casa en un incendio. 
 
El jueves por la mañana la pareja fue velada en una misma cochería de Cañuelas. Federico fue enterrado cerca de su madre.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección