El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 21 de agosto de 2018    N° de Edición On Line: 2650

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Se sumó otro caso de mala praxis atribuida a los "meditruchos" brasileños

 Una mujer denunció que fue mal atendida por Felipe Nori durante este verano. No advirtió que tenía peritonitis.

31.07.2018, 12:55:34 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Con la repercusión de las denuncias por los servicios que brindaban algunos médicos truchos en el Hospital Marzetti, se conoció otro caso de una paciente que se acercó al centro de salud. Al cierre de esta edición Andrea Figueroa le contó a este medio que reconoció a Felipe Nori como el profesional que la atendió un mes antes de que desapareciera de los servicios sanitarios.

“El mediodía del 8 de febrero me fui de mi casa con mucho dolor de estómago hasta el hospital y me atendió este médico que ahora sale en todos lados. Le dije que estaba desde el día anterior con dolores, me revisa el estómago y me dice que estaba intoxicada. Me indica un inyectable con una buscapina simple y que cualquier cosa que volviera”, según dijo la mujer.
 
Además agregó: “Como sigo con los dolores, pero más fuertes, me vuelvo acompañada al hospital y entonces me dan un suero porque me aclararon era una intoxicación muy grande. Lo hicieron sin hacerme algún estudio y quedo en observación. Me dan además dos antibióticos, a lo que me reconoció este médico rubiecito, que se extrañó que no mejorara”.
 
Por otro lado la mujer, de 34 años, madre de dos chicos y que hace poco se mudó a Virrey del Pino, kilómetro 42, contó que “le dije a este médico que no mejoraba, me bajó la presión y al rato me llevaron a una sala cercana a la guardia. Me dejaron internada con un suero y sin verme durante toda una noche. Los dolores siguieron y al mediodía vino otro doctor y me avisó que tenía el alta y que no era otra cosa que una intoxicación, que siguiera con el ibuprofeno y un calmante en mi casa. Llegué a la tarde a mi casa, pero a las dos horas estaba insoportable. Me revolcaba y le pedí a mi marido llevarme al Hospital de Haedo”.
 
En el nuevo nosocomio contó que “después de revisarme me dijeron que tenía peritonitis. Fui internada y al día siguiente, temprano, un cirujano me avisó de que necesitaban una resonancia, hasta que cambiaron los planes y enseguida a la sala de operaciones.  Pasé cinco días más internada después de estar reventada y que se desparrame todo eso. No la contaba en el Hospital de Cañuelas”.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección