El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 21 de agosto de 2018    N° de Edición On Line: 2650

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Una mujer asesinó a su madre y luego quiso quitarse la vida

 La mató a cuchilladas. No se conocen las razones. El ataque ocurrió en la noche del jueves en Vélez Sársfield al 200.
El escenario del crimen.

BulletEl escenario del crimen.

31.07.2018, 12:49:28 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Una mujer de 86 años habría sido asesinada en la noche del jueves 26 por su hija, en la casa que ocupaban, en calle Vélez Sársfield 243, entre Moreno y Juárez. El caso conmueve por estas horas.

La anciana, identificada como María Luisa Correas, habría sido atacada con un cuchillo de cocina por Lidia Ibañez, quien le provocó heridas mortales en el tórax y abdomen, informaron fuentes oficiales.

La madre e hija convivían en un mismo lugar y con todo el grupo familiar de la ahora detenida.
Tras cometer el crimen, la mujer intentó suicidarse con un cuchillo, tras efectuar algunos cortes en las muñecas.

El hecho fue descubierto por un familiar de las mujeres, que llegó a la casa pasadas las 21. Allí fue que encontró a sus parientes en medio de la sangre.

Tras la terrible escena, el familiar pidió ayuda a un servicio de emergencias, que se encontró con una mujer anciana fallecida, de forma violenta. Asimismo el personal de salud halló otra mujer con manchas de sangre. De inmediato se puso en alerta a la Policía.

Si bien se desconocen los pormenores del hecho, no hay por el momento sospechas de que haya entrado alguien ajeno a la propiedad. Al momento del ataque no había más personas que madre e hija.
 La agresora fue trasladada en una ambulancia de un servicio médico privado y dejada internada en observación y bajo custodia policial.  

La anciana fue atacada en su cama y la otra femenina, herida, fue ubicada en la cocina. La víctima fatal tenía problemas para movilizarse, y respecto a su hija se desconocía que tuviera inconvenientes en su salud.

En la vivienda se incautó un cuchillo de cocina con el que habrían cometido el hecho.

La policía de la Comisaría 1° relevó la casa y llevó los procedimientos, en tanto la Fiscalía 2 de Cañuelas tomaba testimonios a familiares. El caso fue caratulado como ‘homicidio calificado agravado por el vínculo’. No hay testigos y, al cierre de esta edición, no habían trascendido los motivos del ataque.
 
NO ENCUENTRAN RAZONES
 
“Se está trabajando; pero no es compresible todavía lo que sucedió entre las dos mujeres para un hecho de sangre”, resumió un investigador abocado al esclarecimiento de crimen de la octogenaria que fue encontrada en un dormitorio asesinada de varias puñaladas en la casa de una hija del centro de la ciudad.

Quien llamó a la ambulancia fue una nieta de la víctima fatal, que en el momento del hecho había salido de la vivienda. Se había intentado comunicar con el Marzetti, pero no le enviaron la ambulancia; hasta que llegó una de un servicio privado y luego la del nosocomio local.

No hay aberturas ni puertas violentadas, tampoco faltantes, ni manchas de sangre más de donde quedó el cuerpo, ni otras huellas que la de los moradores, enumeró el mismo vocero.

Con los indicios reunidos los pesquisas apuntan a un crimen perpetrado entre familiares.
 
SIN RESPUESTAS
El caso comenzó a investigarse luego de que servicio médico privado convocó a la Policía y vio una situación de violencia en el interior de un hogar familiar.  
 
Un allegado directo a las mujeres dijo no comprender lo que sucedió. No encuentran razones, no advirtieron nada extraño, no había antecedentes de hechos violentos.

Los efectivos ingresaron luego en la habitación que les señaló una hija de la ahora aprehendida, topándose con una mujer anciana y acostada cubierta de sangre, con cortes en distintas partes del cuerpo. Mientras que otra mujer, la que habría aplicado los puntazos y cortes, fue encontrada tirada en el piso del baño.
Se supone que la anciana fue sorprendida estando en la cama.

Los peritos de la Policía se llevaron un solo cuchillo, el que será peritado.

TESTIMONIOS
 
Mientras los peritos continúan sus tareas, además de elaborar un informe preliminar de la autopsia que se hizo en La Plata, El Ciudadano pudo enterarse que no había nadie más en la casa.
 
La nieta de la víctima fue quien encontró el cuadro sangriento. Llegaba de la calle acompañada de su padre, Darío Etchebehere, un conocido plomero y gasista con mucha actividad en nuestra ciudad.

María Correa, la anciana, estaba recuperándose de una operación de cadera después de sufrir un accidente casero. Vivía en el barrio Obrero y había sido llevada –hace unos meses– por su familia a la casa de su hija para un mayor cuidado de su salud. En el verano la octogenaria había sufrido la pérdida de una hija por una enfermedad terminal, con la que convivía. Tenía cinco hijos.

Y el familiar directo consultado aclaró que la hija de la asesinada se encontraba fuera de peligro y hasta ahora “no comentó nada de lo que pasó. Nadie entiende por qué lo hizo y menos con la forma de ser de Coca. Es terrible y no sabemos cómo sigue esto”.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección