El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de diciembre de 2018    N° de Edición On Line: 2767

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

El caso del médico trucho: Y todo se supo… gracias a la torta

 Las iniciales de una torta de bodas desencadenaron el escándalo.
Fabiana Pereyra, funcionaria del Hospital y propietaria del catering contratado por Felipe Nori para su boda. La torta con las iniciales L y F lo delató.

BulletFabiana Pereyra, funcionaria del Hospital y propietaria del catering contratado por Felipe Nori para su boda. La torta con las iniciales L y F lo delató.

15.07.2018, 22:26:09 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 Desde que estalló el escándalo del médico trucho contratado en el Hospital Marzetti son varios los que se adjudican haber descubierto la farsa y al mismo tiempo buscan despegarse del caso.

Tanto es así que en una nota fecha el 2 de julio, enviada al Ejecutivo por el director del Ente, Federico Pequeño, y la Administradora Diana Barcia, ambos apuntan contra el jefe de Emergencias, Hernán Carpio, y la coordinadora de Guardas, Fabiana Pereyra, como responsables de no haber controlado debidamente la documentación del médico trucho.
 
“(Nori) fue entrevistado, como todo el personal médico que se incorpora, por el Dr. Hernán Carpio y Fabiana Pereyra, quienes enviaron la documentación a la oficina de Personal para la confección del Legajo y realización del contrato” sostiene la nota firmada por Pequeño y Barcia.
 
En otro párrafo Pequeño y Barcia explican que descubrieron al falso médico cuando vieron fotos de su casamiento en las redes sociales, en la que el supuesto Joao aparecía mencionado  como Felipe. Una de las imágenes que les llamó la atención fue la de la torta, con las iniciales L y F (por Leandro y Felipe).
Con posterioridad a la boda, y al no obtener la documentación original solicitada a Nori, fue dado de baja con fecha 5 de abril.
 

 


 Nori trabajó de modelo mientras estudiaba medicina.

Felipe Nori, la “oveja negra” de una familia adinerada
 
“Histérico” y “Ciclotímico”. Así definieron al falso médico brasileño algunas personas del Hospital Marzetti que compartieron guardias con él. En tono amistoso lo llamaban “Yambao” en lugar de Joao Peixoto Dos Santos Neto, el nombre que tenía bordado en bolsillo de su guardapolvo inmaculado.
 
Cuando entraba en confianza con sus compañeros, solía contar cosas de su vida en Brasil. Se jactó de pertenecer a una familia de mucho dinero, propietaria de una cadena de supermercados (Nori) con varias sucursales en la ciudad de Batatais. Contó que su padre, titular del emporio familiar, se maneja en helicóptero y que tiene un helipuerto en el patio de la casa.
 
—¡Pero Yambao! ¿Para qué te viniste a Argentina a cagarte de frío? Si tenés tanta guita, ¿por qué no te convertiste en la mano derecha de tu viejo? — le preguntaron en una pausa de las guardias.
—Es que yo soy la oveja negra de mi familia. Yo elegí ser médico— respondía Nori.
 
También en la confianza del trato diario contó que se estaba por casar y que hacía guardias en Cañuelas para reunir dinero y pagar el terreno que había comprado en Guernica donde construiría su casa.
 
Respecto al trato con los pacientes, quienes lo vieron desempeñarse en las guardias lo definen como “histérico” y “ciclotímico”. “Si le tocaba un paciente que él podía manejar, por ejemplo  un hombre mayor o una persona muy humilde, se hacía el colegiado. Pero si le tocaba algún paciente más complicado que le hacía frente o le reclamaba cosas, contestaba mal o atendía muy rápido”.
 
También le llamó la atención a varios que recetar no se manejaba con seguridad y que solía consultar la farmacología en Google a través de su teléfono móvil.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección