El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 21 de agosto de 2018    N° de Edición On Line: 2650

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Conmoción: hallan un bebé en un canasto de basura

 Un muchacho de nuestra ciudad fue quien encontró la criatura adentro de una mochila, en un cesto ubicado en la vereda del desaparecido boliche Sabbat. Lo entregó en la Comisaría de la Mujer.
Emiliano regresó al lugar donde halló al bebé.

BulletEmiliano regresó al lugar donde halló al bebé.

18.03.2018, 23:28:49 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Un bebé con el cordón umbilical recién cortado fue encontrado en un canasto de basura, dentro de una mochila cerrada en la esquina de Florida y Libertad por un joven vecino de nuestra ciudad. La criatura estaba en buenas condiciones de salud, no obstante lo cual fue sometido a distintas evaluaciones para terminar de descartar cualquier tipo de complicación producto de un parto que se llevó adelante sin la intervención profesional, en un domicilio o en la vía pública, de manera precaria, según establecieron médicos del Marzetti que brindaron las primeras atenciones al pequeño varón.

‘Bautista’ lo bautizaron en el Hospital Regional; ‘Francisco’ en la Comisaría de la Mujer ; y ‘Nikolai’ fue el nombre elegido por Emiliano Aguilar, joven que lo rescató. Significa “Que lleva la victoria a su pueblo”
Emiliano encontró al bebé unos minutos después de la medianoche del miércoles 14 en el canasto de la parada de colectivos de la Línea 51, ubicada frente al ex boliche Sabbat. Aguilar, de 27 años, y padre de una nena, aseguró a El Ciudadano que “esa noche había salido de un gimnasio de un amigo que recién abrió en la avenida Libertad y me fui después al kiosco Pleno Centro. Volví para la casa de mis padres en Antártida Argentina. Al llegar a Florida y Libertad escuché un llanto y me quedé parado en la farmacia.

Crucé y empecé a mirar para todos lados. Miré arriba de la casa de motos y estaba todo apagado. Volví a cruzar porque me preocupaban sus gritos. No había nadie en la calle. Me acerqué al cesto de basura y vi una mochila. Seguí con la vista el llanto y era increíble, pero salía de la mochila. La abrí apenas y estaba su carita. Intenté tranquilizarlo con un seseo. Me fui corriendo a la esquina. Miré para todos lados, hice señas con el celular y la linterna a un patrullero que había más adelante por Libertad. No me vio nadie. Volví al tacho y agarré la mochila con el nene hasta llegar caminando a la Comisaría de la Mujer”.
 
Y agregó: “Al tenerlo cerca el bebé se fue tranquilizando. Me recibió una oficial en la Comisaría. Me tomaron los datos, se hizo el acta mientras yo seguía afuera, nervioso y fumando. Me senté, pero fue imposible relajarme. Volví a entrar y me enteré de que era un varoncito. Me lo mostraron y me comentaban que era un recién nacido. Llamaron al hospital y vino una ambulancia que se lo llevó. También vino el servicio de la Niñez. Me fui a mi casa, me cambié y después fui a verlo al hospital, pero no me dejaron”.
 
En la dependencia le brindaron al recién nacido algunas prendas, ya que en la mochila no había ningún tipo de prenda ni objeto. La criatura estaba desnuda.
 
Entrada la madruga esperó a salir a trabajar. No pudo pegar un ojo en su casa y nadie supo lo que le había pasado. “En casa los grandes trabajamos y no quise despertarlos. Un mate cocido con una galletita fue lo único que pude ingerir, pero no dejaba de pensar. Cuando me vio el encargado me notó raro y le conté. Se armó todo un alboroto y ya sabían por el Facebook que había un nene encontrado y pedían ropita, pero no desconocían que era yo el que lo había encontrado. Esto se difundió y empezaron a preguntarme y además a felicitarme, en el trabajo pero creo que me puse más nervioso”. 
 
El vecino comentó que no es creyente, sin embargo reflexionó: “Me dicen que soy un héroe, cosa que no la creo, y que el bebé fue bendecido por un ángel. Para mí el barba sí lo bendijo, lo cuidó; la madre le dio la oportunidad de vivir y me mandó a mí para darle el empujón”. 
 
Aguilar recolecta basuras y ramas en La Martona desde hace un par de años. Contó que está separado, tiene una nena de un año y siete meses, y en Cañuelas sus amigos lo conocen como ‘Gato’ y en el trabajo como ‘Chocho’. Fue a la Escuela 27 y el secundario lo hizo por el plan Fines en San Vicente y Belgrano.

El joven padre quiere volver a ver a la criatura y pide que no se juzgue a la madre por lo que hizo. “Tendrá algún motivo, no lo sabemos. Sería bueno que aparezca y aclare que no puede tenerlo. La comprendo porque no debe ser una situación fácil. No sé qué le pasará por su cabeza. Me gustaría que la gente de Cañuelas la pueda comprender y que por su parte la ley resuelva esta situación”. 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección