El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 21 de mayo de 2018    N° de Edición On Line: 2558

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Dos policías de la Patrulla Rural pasaron a disponibilidad preventiva

 Un comerciante de Máximo Paz los denunció por pedir coimas. Asuntos Internos investiga el caso. Esa semana bajó al distrito el comisario Mayor Mirabilio. Peligra la continuidad del jefe del área, comisario Medina.
Uno de los policías investigados.

BulletUno de los policías investigados.

05.03.2018, 08:40:41 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Dos efectivos que integran el Comando de Prevención Rural (CPR) de Cañuelas fueron desafectados del servicio y pasados a disponibilidad preventiva, en el marco de una investigación que lleva adelante el área de Asuntos Internos por un presunto pedido de coima a un carnicero de Máximo Paz.

La noticia se conoció esta semana tras una reunión que mantuvieron en Cañuelas el Crio. Mayor Guillermo Mirabilio, coordinador de zona rural de Dolores, con el subsecretario de Seguridad Ariel Morlini y los representantes del Foro de Seguridad Leonel Vázquez y Augusto Azzola.
 
El comisario Mirabilio bajó al distrito preocupado por la trascendencia que tuvo el incidente de la carnicería. Un dato llamativo es que el jefe del CPR Cañuelas, comisario Sebastián Medina, pidió licencia días antes de esta reunión. En su lugar participó el segundo jefe, subcomisario Gabriel Arias.
 
La ausencia de Medina fue más que sugestiva. “Tenemos datos de que el pedido de coimas era una práctica habitual y es raro que el jefe no lo haya sabido. Suponemos que por eso se tomó licencia en estos días para no tener que dar explicaciones ante el Foro y sus superiores” dijo una fuente consultada por este medio.
“No sabemos si Medina continuará o no en Cañuelas, eso dependerá en gran parte del resultado de la auditoría. En los próximos días, cuando se reintegre, vamos a pedir una reunión con él” añadió un vocero del Foro.
 
AUDITORÍA Y CAUSA PENAL
 
El viernes a la tarde, al cierre de esta edición, Wilson Ademar Porto González y su mujer María Graciela Borrajo concurrieron a la Auditoría General de Asuntos Internos de la Policía de la Provincia, en la ciudad de La Plata, donde brindaron detalles de lo ocurrido el 16 de febrero en “La boutique de la carne” (Av. Pereda 474).
 
Acompañados por su abogada Nicolasa Boccarratto, Porto y Borrajo relataron que dos efectivos del CPR se presentaron en su carnicería en horario no comercial, minutos después de hacer un llamado a su teléfono móvil particular de Wilson. Según el denunciante, le pidieron 500 pesos y un costillar para suplir un faltante de documentación que le habrían detectado unos días antes mientras transitaba con mercadería. Ante su negativa procedieron a llamar a los inspectores municipales.
 
Durante la semana la abogada entregará algunos elementos de prueba, como las imágenes de la cámaras de seguridad internas del local (que sólo graban imagen, no audio) y una captura del móvil de Porto González donde quedó registrado el llamado desde el teléfono móvil del CPR.
 
Al mismo tiempo Boccarratto sustanció una denuncia en la Fiscalía General de La Plata, dado que por estar involucrados efectivos policiales de Cañuelas, no puede intervenir la fiscalía local.
 
De esta manera se inició una investigación judicial por la denuncia interpuesta por el carnicero de origen uruguayo. Ahora se espera que la Fiscalía General designe una fiscalía común platense para continuar con la instrucción.

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección