El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 21 de agosto de 2018    N° de Edición On Line: 2650

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Habló Braian Escobar, el policía herido el 18D

 Le extirparon el hueso temporal y sufrió daños irreversibles en la audición. Asegura que piensa renunciar a la Policía: “No quiero que mi hija crezca sin su padre”.
Braian Escobar.

BulletBraian Escobar.

08.01.2018, 11:05:26 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 La foto captada por Clarín muestra a César Arakaki y Fernando Dimas Ponce parados en situación de agresión ante un policía caído. Ese efectivo es Braian Fernando Escobar, integrante de la División de Intervenciones Urbanas de la Policía de la Ciudad. Antes de la creación de esa fuerza, trabajó en la Policía Federal durante cuatro años.

Hace unos días regresó a su casa, en Alejandro Korn, luego de permanecer internado en el Sanatorio Güemes. “Tuve una fractura del hueso temporal. Me retiraron el hueso pero no me pudieron poner una prótesis porque el cerebro estaba muy inflamado. Creen que en dos o tres años me van a poder hacer la nueva operación. También perdí audición en el oído izquierdo y se me dañó el oído medio” contó a El Ciudadano.



Arakaki y Dimas Ponce ante Braian Escobar, tendido en el suelo. Foto Clarín.
 
Sobre el día de los incidentes, no recuerda los detalles de la agresión porque estaba aturdido en el piso. “Primero recibo un piedrazo, ahí caigo al piso semi inconsciente. Mucho no recuerdo de las dos personas de la foto pero por lo que me contaron mis compañeros, me siguieron atacando. Lo que recuerdo es como un tironeo en las piernas y después otro tironeo del chaleco, que eran mis compañeros que me estaban salvando. Si no fuera por ellos, hoy quizá no lo estaría contando”.
 
“No alcancé a ver quién me tiró el piedrazo ni de dónde vino. Calculo que vino del lado izquierdo, que estaba descubierto. Luego me llevaron a una carpa sanitaria”.
 
Según Escobar, “la intención de los manifestantes era lastimar al personal policial. Nos tiraban piedras, botellas de vidrio, bolas de acero con gomeras y hasta bombas molotov. Nosotros no estábamos agrediendo y de hecho teníamos la orden judicial de no usar disuasivo químico. Se usó como última instancia porque estaban muy agresivos”.
 
Además, el policía recordó que forma parte de un grupo de contención que usualmente no está armado. “Sólo teníamos la tonfa y el escudo”.



La lesión de Braian Escobar, sobre su oreja izquierda.
 
Por su trabajo le tocó intervenir en varias manifestaciones, pero sostiene que ninguna fue tan violenta. “Nunca vi tanta gente, tanta agresión y tantos proyectiles como ese día”. 
 
Escobar no proviene de una familia de policías aunque su hermana integra la Local en Alejandro Korn. A partir de lo ocurrido está pensando seriamente en solicitar la baja. “No sé si tengo ganas de seguir con el mismo trabajo, me agarró mucho miedo. Tampoco sé si estoy en condiciones porque me el parietal me quedó protegido sólo por la piel. Tengo una hija de dos años y no quisiera que crezca sin su padre”.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección