El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 15 de julio de 2018    N° de Edición On Line: 2613

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

La Academia es el Campeón 2017

 El equipo de Federico Peralta derrotó con suma autoridad por 2-0 a Atlético Sur, que por segundo año consecutivo logró el Subcampeonato. La final se jugó en el Arín al que acudió un importante marco de público, pese a jugarse el mismísimo 24 de diciembre en horas del mediodía bajo un sol sofocante.
La Academia es el Campeón 2017

27.12.2017, 19:52:21 | Deportes

Achicar texto Agrandar texto
 El domingo último el estadio Arín fue sede de la final de la Liga Cañuelense de Fútbol, al igual que en la pasada temporada, lo cual le dio un marco diferente al habitual.
 
Un importante marco de público se acercó al estadio rojo, se estima que alrededor de cuatrocientas personas, a pesar de tratarse de las vísperas de la mismísima Navidad e incluso haciendo caso omiso a la altísima temperatura y al agobiante sol reinante en cercanías de aquel mediodía dominguero.
 
EL RECIBIMIENTO
 
Tan ruidoso como vistoso fue el recibimiento por parte de las dos parcialidades que, mediante bombas de estruendo e incluso bombas de humo, le dieron un marco diferente al que habitualmente se vive en el Arín donde, mediante reglamentaciones de AFA, no se permite el uso de pirotecnia.
 
EL PARTIDO
 
Todo lo que sucedía en el Arín daba indicios de que lo que se estaba jugando era importante. Ya sea por la sede sobre la que se estaba jugando, por el fenomenal recibimiento del público y hasta por el clásico nerviosismo de los instantes iniciales.
 
Aunque en esta última faceta los de verde parecían estar muy por delante de los ‘académicos” y fue justamente en este cuadro de situación y con apenas un puñado de minutos jugados que La Academia se puso en ventaja.
 
El cronómetro oficial no había llegado a marcar cinco minutos cuando un error en el fondo de Atlético Sur fue capitalizado por el ya experimentado Pablo Dolz quien puso en ventaja a su equipo.
 
Este tempranero gol naturalmente cambió todo lo planeado siendo el conjunto verde el que recibió aquel gol como un inesperado baldazo de agua helada que lo conmovió y mucho.
 
Contrariamente esa mínima diferencia le permitió “sacar pecho” a los dirigidos por Peralta quienes, desde entonces, se afianzaron en el partido comenzando a dominar el balón ante un “aleti” que, cuando lo tenía, mostraba falencias sobre qué hacer justamente con él.
 
Pero aquello no menguó el espíritu o las ganas de los del barrio Hipotecario que lejos de darse por vencidos, a fuerza de ganas y amor propio buscaban o, mejor dicho, intentaban cambiar la historia que desde muy temprano les estaba siendo adversa.
 
Sin embargo antes de la finalización de esta primera mitad Matías Meza entró al área verde, tras dejar dos hombres den el camino, siendo derribado por Milton Sánchez siendo el juez del partido quien pitó señalando el punto de los “doce pasos”.
 
Oscar “chueco” Gómez se adueñó del balón y, tras un peculiar andar hacia el balón, sacó el disparo que se convirtió en el segundo gol de su equipo.
 
En el complemento naturalmente Atlético Sur fue en busca del resultado aunque una vez más con más ganas que fútbol ante un Deportivo La Academia que, cómodo con los dos goles de diferencia, no se metió bajo su arco a esperar el pitazo final.
 
Los minutos pasaban, los bancos de suplentes de ambos equipos se movieron y mucho aunque nada ni nadie pudo alterar aquel 2-0 logrado en la etapa inicial que terminó finalmente coronando a La Academia.

LOS FESTEJOS
 
En cuanto se escuchó el pitazo final los futbolistas académicos comenzaron a celebrar abrazándose al grito de “dale Campeón” aunque lamentablemente algunos, mediante el ejercicio de la violencia o en todo caso mediante el “intento” del ejercicio de la violencia producto seguramente de las pulsaciones que vivían en esos instantes, buscaron vengar aquella derrota deportiva.
 
De hecho algunos jugadores verdes e incluso parte del cuerpo técnico fueron a buscar a jugadores “académicos” produciéndose algunas corridas y tumultos que, afortunadamente, no pasaron a mayores.
 
Una vez calmados los ánimos, La Academia pudo entonces festejar el Título obtenido y lo hizo ante la tribuna que da a la calle Uruguay, ocupada por su gente, en medio de una lluvia de espuma el mejor estilo festejos de carnaval en tanto que los abrazos y los cánticos dominaban la escena también pretendida por bombas de humo que inundaron aquella área de color blanco y celeste.
 
Una vez que el personal policial presente pudo controlar aquella tensa situación con una minúscula parte del plantel de Atlético Sur, se hizo entrega de la copa que desató, naturalmente, una nueva oleada de festejos que incluyó ahora vuelta olímpica, el clásico “avioncito” y centenares de fotos tomadas a futbolistas posando con familiares y el trofeo por el que jugaron a lo largo de todo el año.

EL PLANTEL
 
En relación a los artífices de este logro, al que se accedió además en calidad de “invictos”, cabe mencionar a Mauricio Bergero, Nicolás Echeverría, Juan Calderón, Daniel “parri” Martínez, Esteban Ramos, Lucas “pichirilo” Emanueli, Bautista Giudici, Leo  Piñeyro, Fernando Sanabria, Gustavo Cocur, Matías Gómez, Matías Villalba, Facundo Acosta, Pablo Dolz, Ezequiel “toto” Sánchez, Oscar Gómez, Facundo Ayunta, Franco Brito, Carlos “pety” García, Ezequiel “chino” Carrizo, Iván Ayunta, Gustavo “chiva” Correia, Javier  Rojas, Nicolás Giménez, Marcelo Zamudio, Guido Peralta, Jonathan Geréz, Mariano Castillo, Santiago Bergero, Matías Meza, Ulises Escalada y Jonathan Schöenfeld.
 
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección