El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 18 de enero de 2018    N° de Edición On Line: 2435

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Dramática excursión de dos pescadores en el Paraná Guazú

 En plena tormenta del pasado fin de semana, sufrieron el vuelco de la lancha. Permanecieron nueve horas a la intemperie, sobre el casco de la embarcación. Fueron rescatados por un pesquero.
 Dramática excursión de dos pescadores en el Paraná Guazú

26.12.2017, 17:10:57 | Sociales

Achicar texto Agrandar texto
 El carpintero Ezequiel Guerrero y el comerciante Federico Iglesias fueron protagonistas de una accidentada excursión de pesca en el río Paraná Guazú. El sábado pasado lograron llegar a la costa en medio de la tormenta que cubrió gran parte de la Provincia de Buenos Aires, pero sufrieron el vuelco de la embarcación cuando permanecían fondeados a 50 metros de la orilla. Pasaron la noche refugiados sobre el casco, cubiertos sólo con una lona y con riesgo de sufrir hipotermia. En las primeras horas de la mañana fueron rescatados por una lancha pesquera y luego asistidos por personal de Prefectura.

Guerrero e Iglesias hicieron base en el recreo Keidel, ubicado sobre la margen del Paraná Guazú, brazo que establece el límite entre Buenos Aires y Entre Ríos. En las primeras horas de la mañana se internaron en el río en un trucker (embarcación similar al a una lancha pero más sencilla y liviana) propiedad de Guerrero, equipado con motor fuera de borda Mercury de 60 HP.

“Estuvimos varias horas pescando hasta que a las 2 de la tarde nos agarró la tormenta. Nos dirigimos a la costa y permanecimos fondeados en un banco de arena, donde la profundidad es de aproximadamente un metro” explicó Ezequiel a El Ciudadano.

En esa posición Guerrero fijó la embarcación con dos amarres: un grampín (un ancla liviana secundaria) y con el ancla principal (danforth). “El viento era tan fuerte que nos empujaban hacia adentro. Hicimos todo lo posible por permanecer fondeados en la costa, porque si la corriente nos llevaba hacia el río íbamos a perder la embarcación y, lo más importante, la vida. Hay zonas donde la profundidad oscila entre los 20 y los 30 metros”.

Guerrero, un navegante experimentado, ancló la trucker en la popa, y le dejó 25 metros libres para que “borneara” (movimiento circular que describe un buque alrededor de la posición de fondeo) con el ancla secundaria.

Así estuvieron varías horas soportando el temporal e incluso llegaron a encender la bomba de achique para sacar el agua que ingresaba a raudales.

“En un momento la trucker garreó el ancla (perdió posición), se tensaron los 25 metros de la danforth, viró y me quedó de cola a la tormenta. Ahí se me dio vuelta. Alcanzamos a salir y por suerte quedamos sobre el banco de arena” detalló el pescador.

Eran las 11 de la noche. Se treparon al casco sólo con lo puesto (short y remera) más una linterna, con la que realizaron señales de luces hacia la costa. Hacía frío y llovía. Para protegerse utilizaron una lona que desengancharon de la parte interna de la estructura.

“Nos abrazábamos para darnos calor, porque hacía mucho frío. Los pies los teníamos azules y endurecidos, los metíamos al agua del río, que es bastante cálida, para evitar la hipotermia. Lo que más nos preocupaba eran los rayos, que caían muy cerca. Y a la orilla tampoco podíamos ir porque había como 50 metros de mucha vegetación y no teníamos calzado”, agregó.

A las 7.30 del domingo pasó la primera lancha con dos pescadores que los auxiliaron y les facilitaron camperas. Cuando se dirigían hacia el camping, distante 2,5 kilómetros, se cruzaron con la embarcación de Prefectura, que había sido convocada por quienes vieron las luces de la linterna.

“En la base de Prefectura nos dieron ropa seca, frazadas, café y comida. A la 1 de la tarde regresamos hacia el camping y la gente que se dedica a hacer el servicio de bajada de lanchas nos ayudó a darla vuelta nuevamente para traerla de regreso a Cañuelas. Suelo ir a pescar cada veinte días, he pasado muchísimas tormentas pero ninguna tan intensa como ésta” concluyó Guerrero.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección