El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 15 de julio de 2018    N° de Edición On Line: 2613

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

¡El verde volvió a gritar Campeón!

 En la noche del domingo el equipo de Marcelo Petre venció, al igual que en el torneo pasado, a Cultural Guernica consagrándose entonces Bicampeón de la ABEE. Fotogalería.
Oscar Guillamondegui corre con la copa.

BulletOscar Guillamondegui corre con la copa.

14.12.2017, 12:38:18 | Deportes

Achicar texto Agrandar texto
 Pasadas las 21.30 y ante un Vicente Polítano absolutamente colmado que lució además colores verdes de diferentes tonalidades en cada rincón del recinto, dado que es el color justamente de los dos equipos, se jugó la final del certamen de la Liga de Esteban Echeverría.
 
Tras las presentaciones de los jugadores, la nutrida terna arbitral dio inicio al partido en el que Juventud Unida nunca pasó sobresaltos y que dominó de principio a fin.
 
Sin perder la concentración ni bajar su intensidad, logró regular su producción oscilando la diferencia que ostentaba en el tablero entre unos trece y dos puntos aunque vale remarcar que la visita tan solo en una oportunidad llegó a estar a un doble de lograr una momentánea paridad. Solamente en los instantes iniciales del partido Cultural estuvo al frente del resultado, pero fueron solo un puñado de minutos hasta que el local “hizo pie” y se metió en el partido.
 
Naturalmente el marco de público como así también el clima que se vivía dentro de esas cuatro paredes demás está decir que era propio de una final aunque, afortunadamente, no sucedió ningún hecho de violencia ni llamado de atención que pudiera opacar lo que terminó siendo una fiesta.
 
Naturalmente los segundos finales se vivieron con mucha expectativa pero no porque la visita tuviera chance de forzar el suplementario, sino por la irresistible necesidad de festejar el Título que estaba ya al alcance de las manos.
 
Fue justamente cuando restaban apenas un puñado de segundos por jugar, tiempo matemáticamente insuficiente como para lograr el empate, que se produjo el inicio del festejo local y consecuente desahogo manifestado de diferentes maneras.
 
Mientras que unos no paraban de saltar, gritas y abrazarse, otros no pudieron contener las lágrimas como el presidente verde Sebastián Madiés seguramente tras realizar un fugaz repaso por el sacrificio realizado y las horas dedicadas a su querido club incluso en detrimento de su propia familia, como le pasa a muchos dirigentes.
 
LOS FESTEJOS
 
Al unísono con los festejos primerizos aparecieron en escena pomos de espuma por lo que, al mejor estilo carnaval, jugadores y familiares fueron bañados por la “nieve” que copó la escena para darle un tinte diferente a aquel tan buscado festejo.
 
Ya con los ánimos mas calmos luego de un prolongado período de tiempo de correr, saltar, cantar, gritar y abrazarse sin parar, llegaron los tradicionales corte de red de los dos aros, la vuelta olímpica y el clásico “avioncito” que tuvo al plantel arrojándose de “pechito” a un piso previamente mojado que permitió deslizarse hasta la copa que, en una de las zonas pintadas, los aguardaba en la previas a la alocada carrera que se ha convertido en un clásico festejo ya en muchos deportes.

EL PARTIDO
 
Los primeros instantes del partido vieron a un Juventud Unida algo disperso que fue aprovechado por un Cultural Guernica que logró una seguidilla de puntos que le permitieron un momentáneo aunque, a la vez, efímero liderazgo del score dado que rápidamente JU se metió en el partido logrando dar vuelta la citada tendencia.
 
Prueba de ello es que el primer período finalizó 21-16 a favor de los dueños de casa.
 
El verde de Guernica siguió jugando a un interesante nivel en el segundo cuarto aunque, para contrarrestar aquella realidad, Juventud Unida lo hacía aun mejor o de manera más efectiva basándose en una prolija defensa y en un atinado ataque que mostraba un destacado nivel de acierto.
 
La chicharra marcó el final del primer tiempo con un global de 37-30 a favor de los cañuelenses.
 
En el tercer cuarto el paisaje del partido, más allá de ciertos matices, siguió mostrando en líneas generales el mismo panorama: Cultural remándola buscando acortar distancias ante un Juventud Unida que, por diferentes caminos, lograba mantenerse al frente del tablero.
 
58-49 fue el resultado que mostraban los tableros del Polítano al finalizar este tercer período.
 
Como era de esperar en un partido de tal tenor, cierto nivel de nerviosismo y consecuentes imprecisiones ganaron terreno en este último cuarto aunque, afortunadamente, dos triples de Leandro Valicenti logrados en un momento clave permitieron retornar a la normalidad, aquella que marcaba que JU dominaba el partido por lo que la consagración era ya, a esa altura del partido, algo palpable.
 
Finalmente los minutos transcurrieron con un tablero que llegó a mostrar el 76-69 ya imposible de modificar en los segundos que restaban siendo ese instante en el que se volvió realidad el tan esperado festejo por el logro deportivo logrado.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección