El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 28 de mayo de 2018    N° de Edición On Line: 2565

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Pánico por la desaparición de un niño

 Por una resolución judicial el menor se encuentra a cargo de sus abuelos. Esta semana su madre se lo llevó a la fuerza y durante varias horas no se supo su paradero, hasta que la Fiscalía logró localizarlo. Fuerte disputa entre dos sectores de la familia por la tenencia.
La mamá de F. y su pareja.

BulletLa mamá de F. y su pareja.

12.12.2017, 15:41:02 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 El miércoles al mediodía la esquina de Basavilbaso y Libertad era un hervidero de rumores. Las versiones que rápidamente se viralizaron en las redes sociales hablaban de un niño que había sido secuestrado en una camioneta blanca. Con el correr de las horas su supo que el incidente no fue un secuestro extorsivo, sino el resultado de una disputa familiar por la tenencia de un menor. En medio de un encuentro de “revinculación” que desarrollaba en la heladería Pessego una madre se llevó a su hijo por la fuerza, violando una orden judicial que estableció dos visitas semanales de dos horas en un lugar público.

Durante la tarde la Fiscalía 2 de Cañuelas, que inició un expediente por averiguación de ilícito, logró establecer la ubicación del chico. Al día siguiente la progenitora denunció que el niño tenía lesiones producidas durante la estadía con su abuela, quien desde hace dos años tiene la tenencia provisoria; y desde hace unos meses la guarda definitiva.

Durante el fin de semana el chico permanecerá en su casa materna. La abuela y tías del menor esperan que el próximo lunes el Tribunal de Familia Nro. 3 de La Plata ordene su regreso con los abuelos.
 
INICIO DEL CONFLICTO

F., de 6 años, alumno de la Escuela Santa María, es hijo de Marcela Quenaipe y Cristian Castro. Desde hace algunos años ella vive con otra pareja, Damián Cristy, en el barrio Primero de Mayo.
Claudia Quenaipe, hermana de Marcela, contó a El Ciudadano los detalles que motivaron el cambio de tutela.

“La justicia intervino porque el nene nos manifestó que el padrastro y la mamá lo maltrataban. Eso fue en 2015. Cuando nos enteramos, empezamos con las denuncias en Cañuelas, pero acá no prosperaron. La respuesta que nos daban era que la mamá tenía todo el derecho de estar con su hijo. No nos quedamos con eso y fuimos a La Plata, donde se inició una causa por la tutela, que hace poco salió a favor de mis padres”.

“El nene fue entrevistado por psicólogos en La Plata. Contó un montón de cosas, desde que lo golpeaban hasta que ella y Cristy se drogaban. Y que no quería volver con Cristy. A partir de eso la justicia ordenó que el nene viviera con sus abuelos maternos; y una restricción de acercamiento de Cristy”.

Hace unos ocho meses el Juzgado de Familia Nro. 3 de La Plata estableció visitas de revinculación entre Marcela y su hijo, los miércoles y viernes de 10 a 12 en un lugar público. Se pactó que el lugar sería la heladería Pessego; que Marcela tenía que concurrir con los hermanos de F. (fruto de su relación con Cristy) y que durante estos encuentros tenía que estar presente una asistente social designada al efecto. Claudia asegura que en los ocho meses la profesional sólo concurrió en cuatro oportunidades.
 
QUÉ PASÓ EL MIÉRCOLES

Todos los encuentros se cumplieron dentro de lo previsto. El miércoles, en cambio, hubo algunos detalles que llamaron la atención de Claudia y la abuela de F. quienes permanecían en otra mesa de la heladería. Son detalles que dan cuenta de una presunta planificación.

“Esta vez ella fue sola, sin los hermanitos de F., y se sentó en una mesa cercana a la puerta de salida. A las 11.45 ella dice ´te venís conmigo´, lo agarró y salió corriendo. El nene lloraba y pataleaba. Yo salí corriendo atrás de ellos. Entonces vi que en el semáforo la esperaba Cristy en la camioneta (una Kangoo blanca). Me colgué de la camioneta para pararlos, pero él me pegó un empujón, aceleró y yo caí rodando. No pude hacer nada. Se fueron hacia el lado de la estación. También hubo gente que les tiró cosas, intentando parar la camioneta. A todo esto mi mamá se quedó en Pessego, con una crisis de nervios”.

Claudia asegura que F. fue llevado en contra de su voluntad. “Desde que está con nosotros mejoró un montón. En la casa de su mamá no quiere estar, porque Cristy lo maltrata, incluso lo maltrataba delante de nosotros. El nene parecía un soldadito al lado del padrastro”. 

Una persona cercana a Marcela dijo a El Ciudadano que ella no planificó llevarse al nene, sino que lo hizo cuando advirtió que tenía lesiones. “El nene tenía como un moretón en el ojo, no sabemos si fue por un golpe o una picadura. Lo tendrá que determinar la justicia”.
 
CÓMO SIGUE EL CASO

El jueves a la mañana, patrocinada por su abogada María Rosa Paiva, Marcela Quenaipe llevó a su hijo al Servicio Local de Niñez y Adolescencia luego de denunciar ante la Fiscalía 2 que el chico presenta lesiones que habría sufrido en el transcurso de su estadía con los abuelos.

Por el momento la Fiscalía local a cargo de la Dra. Pippo inició un expediente por dos temas: el presunto delito de lesiones que denuncia la madre; y la desobediencia a la medida judicial.

Ese expediente fue elevado el jueves al tribunal de Familia que entiende en la causa por la tutela.
A pesar de que existe una medida judicial que ordena la permanencia F con sus abuelos, la Fiscalía local no adoptó ninguna medida restrictiva. Durante el fin de semana el niño vivirá en su casa materna.

“Lo que dice ella es totalmente falso. F. está feliz de estar con sus abuelos. Lo que no entendemos es cómo puede ser que ella incumpla de esta manera una orden judicial. Esperemos que el lunes la jueza de La Plata ordene el regreso de F. con sus abuelos”, concluyó Claudia.

Asimismo, la familia intentará, a través de su abogado, obtener las imágenes de dos cámaras de seguridad del municipio. Una, ubicada en Av. Libertad y Basavilbaso, muestra el momento en que el menor es introducido y llevado en la camioneta Kangoo blanca (12.47 hs). La otra, ubicada sobre Pellegrini, muestra a la Kangoo circulando en dirección a Ruta 3 (12.54). Se la reconoce claramente porque en la parte delantera usa una goma de auxilio.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección