El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de septiembre de 2018    N° de Edición On Line: 2683

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

No hay rastros de los delincuentes armados que asaltaron la farmacia Punto de Salud

 El domingo 3 al mediodía ingresaron al local ubicado frente al Parque de la Salud. Durante el atraco se les escapó un tiro cuando golpearon a uno de los empleados. 
Uno de los delincuentes reduce a un empleado en el depósito.

BulletUno de los delincuentes reduce a un empleado en el depósito.

12.12.2017, 15:33:19 | Policiales

Achicar texto Agrandar texto
 Clientes que aguardan en una farmacia fueron testigos de cómo el negocio fue atacado por cuatro delincuentes armados en pleno mediodía del domingo. El hecho ocurrió a las 13 del domingo pasado en Alem 966, donde se ubica Punto de Salud. 

Para llevar adelante el singular atraco, primero dos jóvenes ingresaron al salón como clientes. A los pocos minutos se sumó otro par. De pronto extrajeron las armas, pasaron el mostrador, redujeron a la cajera y la llevaron al fondo, donde se ubica el laboratorio y depósito.
 
Al cierre de esta edición, un grupo de efectivos estaba abocado al esclarecimiento del caso, que provocó un gran revuelo, valiéndose de las imágenes de dos cámaras de seguridad que grabaron toda la secuencia de lo ocurrido.
 
Uno de los cacos golpeó a uno de los empleados con un arma corta, instante en que se produjo un disparo, aparentemente accidental. Se trata de Javier Almaraz, de 51 años, quien terminó con dos puntos de sutura en la cabeza. Además de la lesión le sacaron 6.500 pesos que tenía en sus bolsillos y un teléfono celular Sony. El empleado terminó desplomado en el piso luego de recibir el culatazo en el laboratorio. Al hombre se le ordenó quedarse sin hacer movimientos y entregar su teléfono celular. Y cuando uno de los cacos le aplicó un golpe en la cabeza, sin motivo alguno, sintió que el desconocido le dijo: “A ver, ¿qué te hice?”. En este espacio fue amenazada también por los delincuentes su compañera María Pedrolini, de 44 años.
 
En tanto en el salón de ventas habían quedado unas cinco personas, las que permanecieron sumidas entre el miedo y las amenazas de los sujetos.

A lo largo de tres minutos se apoderaron del local, de donde se fueron con el dinero de la recaudación, que se estima entre 10 y 18 mil pesos.

Los asaltantes se manejaron con el rostro descubierto, sólo protegidos con gorras de visera. Algunos de ellos usaron la capucha de una prenda tipo canguro Según relataron testigos, los ladrones se fueron caminando en dirección a la calle San Vicente.

A pesar de la situación de peligro, una de las empleadas logró hacer señas a personas que llegaban al negocio para que no ingresaran. Por su parte otro de las víctimas habló a la policía de que un hombre de entre 50 y 60 años se plantó en la puerta y fue quien lanzó: “Vamos chicos”.

Las víctimas mencionaron que todos los sujetos llevaban armas cortas.

Otra de las frases que escucharon los dependientes fue “dame la grande”. Le sucedió a Natalia, de 34 años, que se encontraba levantando unos papeles de la farmacia y cuando se incorporó, porque sintió que la tocaron vio a un joven con un arma.

También a una de las víctimas le dijeron “no te vamos a hacer nada”.  

La policía se dispuso a analizar las distintas cámaras de seguridad del local y de las inmediaciones para determinar el recorrido que realizaron los delincuentes.

Sobre el local se hizo un peritaje y secuestraron un casquillo que pertenecería a un revólver.

Minutos después del hecho tomó intervención un grupo de agentes del Comando de Patrulla Cañuelas. Ahora el caso es investigado por la Comisaría Primera y por la UFI 2 de Cañuelas, donde se inició una causa por ‘robo agravado’.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección