El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de diciembre de 2017    N° de Edición On Line: 2402

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Al igual que Macri, Juliana Awada visitó la parrilla de Beto y un almacén de artículos regionales

 Llegó el jueves acompañada por la ministra de Desarrollo Social. Compró quesos, embutido y dulce de leche para el Presidente.
La Primera Dama en una charla distendida con Beto.

BulletLa Primera Dama en una charla distendida con Beto.

18.11.2017, 10:02:18 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
Los comensales que el jueves pasado el mediodía almorzaban en la parrilla de Beto no salían de su asombro. Tras un breve movimiento de custodios y fotógrafos ingresó la primera dama Juliana Awada secundada por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Luego de intercambiar saludos con Beto y su esposa, Sara, pidieron saludar a los parrilleros y personal de la cocina, el mismo ritual que en julio pasado siguió el presidente Mauricio Macri.

La semana pasada Beto había sido anoticiado de que en breve lo visitaría la ministra. El jueves al mediodía personal de seguridad le confirmó que la visita se concretaría ese mismo día, y que en la delegación también vendría Awada.
 
Sorprendido por el anuncio, Beto alcanzó a armar una mesa en el parque. Allí compartió unos cuarenta minutos con las ilustres comensales.
 
“Les conté que empecé de abajo y que tuve golpes tremendos en la vida. Que perdí a una hija, María Fernanda, por una enfermedad terminal y un hijo, Hernán Maximiliano, en un accidente. Que tuve que empezar de nuevo y que me ayudó mucho Aldo Rocchini, de Extra Gas. Les conté que empecé vendiendo chorizos que le compraba al señor Medrano y cajitas de vino que compraba en el Acuario, en una carpa donde todo era precario, y que los clientes siempre me ayudaron porque nunca me dejaron en banda”, rememoró Beto a El Ciudadano.
 
Según el comerciante, la Primera Dama se sintió conmovida por su historia. “Me felicitó y me dijo que Dios también me está ayudando”. 
 
Si bien Awada y Stanley ya habían almorzado, aceptaron la invitación y probaron un bife de chorizo y entraña. “Fue todo muy ameno. La Primera Dama fue muy amable y sencilla. Cuando llegó el salón estaba casi completo y varios se pararon para aplaudirla. Fue un recibimiento muy cálido”.
Con la presencia de Awada Beto cerró un año de presencias ilustres en su famosa parrilla. Primero estuvo el presidente y luego el jefe de Gabinete Marcos Peña, en la jornada de inauguración de la planta de Samsung.
 
Minutos más tarde Awada publicó en su perfil de Instagram: “Hoy conocí a Beto y a su mujer, que tienen una parrilla, hace 17 años, sobre la ruta donde muchos paran a descansar y disfrutar de un rico asado. En la vida no la tuvieron fácil, pero decidieron salir adelante y, paso a paso, siguen creciendo y generando empleo”.
 
Antes de regresar al helicóptero que las aguardaba a metros de la Agencia Vial, las mujeres visitaron la cabaña de artículos regionales “Nuestro Almacén de Campo”, de Silvia Medrano y Javier Raimondo. También allí estuvo el presidente el día que almorzó costillas en lo de Beto.
 
Tras interiorizarse del proyecto de ampliación de la cabaña, compraron varios productos. Awada pidió especialmente un queso ahumado y un salame que a Macri parecieron gustarle. También llevó dulce de leche Mayol y algunos envasados de la Feria Rural.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección