El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 23 de noviembre de 2017    N° de Edición On Line: 2379

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

La otra cara de la Fiesta de la Cerveza: el descontento de algunos productores locales y foráneos

 Surgieron críticas por el alto costo de los stands y diferentes aspectos organizativos.
La otra cara de la Fiesta de la Cerveza: el descontento  de algunos productores locales y foráneos

19.10.2017, 09:08:39 | Arte & Espéctaculos

Achicar texto Agrandar texto
 Si bien la IX Fiesta de la Picada y la Cerveza Artesanal fue un verdadero éxito en cuanto a respuesta de público, comienzan a surgir chispazos de los que el municipio deberá tomar conciencia para evitar que se conviertan en incendio.

Al término del evento el municipio recibió un correo electrónico de Fabián Abdala, titular de la Cervecería Venner de Santa Teresita, uno de los habituales expositores “foráneos” de la muestra local. 
 
En un texto bastante extenso Abdala cuestionó varios aspectos organizativos, en primer lugar el elevado costo de los stands para los cerveceros de “afuera”, que este año le pagaron al municipio entre 18.000 y 22.000 pesos (canon que se incrementó un 112 % respecto a la edición de 2016). 
 
En segundo lugar disparó contra los “pseudo productores locales de cerveza que abarrotaron el evento con marcas falsas, precios por debajo de la media y productos de dudosa calidad”. Consideró que varios de los supuestos productores locales en realidad no producen la cerveza que venden y planteó la necesidad de discutir un canon para todos y una política de precios.
 
Por último, cuestionó la falta de limpieza en el predio, falta de wi fi, cajero automático y escasez de pabellones sanitarios.
 
Rodrigo Jordana, del Jordana´a Food Truck, coincidió con su colega: “Pagué $22.000, realmente se nos hizo muy difícil trabajar. Muchos de los puestos que se encontraban, con la excusa de la localía vendían los menúes o sándwiches a un valor imposible de llegar si se tiene en cuenta que los que venimos de afuera empezamos con un costo de 40 mil pesos mínimo entre canon, empleados y estadía”.
 
En el mismo sentido opinó Carlos Micozzi, de Estrella Roja: “Hace cinco años que participo de la fiesta de Uribelarrea y comparto todo lo que dice Fabián. Todos sabemos lo difícil que es organizar un evento de estas características, por eso no tengo más que felicitar y agradecer el trato y la predisposición de siempre de Andrea, Marianela y Luciana que continuamente están, pero el tema que nos preocupa es el maltrato y la falta de ética de algunos puesteros de la Fiesta. En mi caso particular y debido al tiempo que hace que participo de la misma, me acerqué con un par de cerveceros amigos a stands de cerveceros locales para tratar de fijar un precio común a todos y en ese momento fue donde sentimos el destrato ya que nos dijeron que a ellos no les interesaba consensuar nada y que hacían lo que querían. Lamentablemente eso no fue lo peor, otros cerveceros estuvieron de acuerdo con fijar un precio para la venta de la cerveza y después, durante el evento, bajaron el precio y ni siquiera tuvieron la delicadeza de avisarnos”.
 
“Yo no soy quién para decirles a las personas cómo deben actuar pero sí puedo aprovechar esta oportunidad que me da la voz de Fabián para unirme al pedido de él ya que las cosas tienen que ser justas para todos, obviamente no pretendo que la gente de Uribe pague el mismo canon que nosotros pero quizás tendría que haber más control de las cantidades de puestos que se admiten y el pautado de precios iguales para todos. Nuestras críticas son para mejorar una fiesta que es un orgullo para nosotros los cerveceros y la que esperamos todo el año y que disfrutamos mucho el participar y nos parece que es bueno que escuchen, ya pasado el frenesí de la misma ciertas cosas que tendrían que ser observadas para el futuro”.
 
El descontento evidenciado por estos cerveceros de afuera también se extendió a algunas instituciones de Uribelarrea, que este año tuvieron menos ventas, quizá por la crisis económica, pero también por el incremento desmedido en el número de stands.
 
“Seamos sinceros, en Uribelarrea el único cervecero es Enrique Rey. Este año aparecieron un montón de cerveceros nuevos, entre ellos un ex militante de Cid Menna que ahora milita para el municipio, al que le dieron un puesto para vender cerveza cuando sabemos que no produce. También había una mujer que es funcionaria del Hospital, vendiendo pizzas. Cada vez hay más puestos de gente que no sabemos quiénes son, qué producen o dónde lo producen” dijo a El Ciudadano una conocida vecina de Uribelarrea, molesta por el giro que han tomado algunos aspectos de la Fiesta.
 
Otra vecina aseguró que a las instituciones, en general, les fue mal con las ventas. Si bien la mayoría se reunirá este sábado para sacar cuentas, al Centro de Jubilados le sobró la mitad de las tapas y del relleno de empanadas que habían preparado para la venta. A otra institución del pueblo le sobraron 2 mil chorizos.
A último momento, ante el elevado costo de los stands, los cerveceros foráneos fueron autorizados a vender picadas, lo que en algún punto también perjudicó a los gastronómicos.
 
“El problema es que cada vez hay más puestos; además mucha gente viene con su viandita y por ahí compra cerveza, pero la comida se la trae. La cerveza estaba más cara pero se vendía igual. La comida, en cambio, costaba igual que el año pasado pero se vendió mucho menos” comentaron a El Ciudadano.
 
En este contexto, muchos reclaman una política de mayor control del municipio: limitar la instalación de stands para proteger a las instituciones de Uribelarrea. “De lo contrario, el año que viene tendremos que preparar sólo 200 chorizos y cuando los vendamos, bajar la cortina e irnos. Si invertimos para estar todo el fin de semana, perdemos. En algún momento hay que tomar conciencia de que hay que poner algún límite”.

Por último, también se escucharon quejas por el valor de las entradas cedidas a las instituciones para preventa, las que tenían el mismo precio de la entrada oficial ($ 50) lo que no generó ninguna motivación para comprarlas con anticipación. Además, en primera instancia las instituciones recibieron sólo 100 tickets, y algunas que fueron a pedir más talonarios, recibieron una segunda tanda de 100.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección