El Ciudadano Cañuelense - Edición Digital

EL TIEMPO EN CAÑUELAS

°C | °C

Cañuelas, 16 de diciembre de 2017    N° de Edición On Line: 2402

Ediciones anteriores Tapa de la edición impresa

Se vienen más supermercados chinos

 Hay tres en construcción y dos más en planificación. Ante las críticas de la Cámara, la intendente Fassi prepara un decreto prohibiendo  nuevas habilitaciones. Un importante funcionario actúa como gestor privado de los inversores asiáticos.
El histórico almacén de Batista, comprado por chinos.

BulletEl histórico almacén de Batista, comprado por chinos.

25.09.2017, 10:20:42 | Actualidad

Achicar texto Agrandar texto
 La invasión de supermercados chinos anunciada por este semanario la semana pasada es mucho más grande de lo que se suponía, ya que no son tres sino cinco los locales que se encuentran en construcción y en planificación en el centro de la ciudad.

La semana pasada este medio reveló que hay tres locales en construcción, con los trámites ya iniciados en la Municipalidad: el de Juárez y 9 de Julio; el de Rawson al 400 (frente al Hospital Marzetti); y el  Basavilbaso esq. Juan José Paso (barrio Sarmiento). Este último no cumple con la normativa ya que se encuentra a menos de 400 metros del supermercado VEA por lo que resulta sumamente llamativo que se le haya permitido iniciar la obra.
 
Esta semana este medio confirmó que empresarios asiáticos acaban de adquirir dos nuevas parcelas con destino a la construcción de locales comerciales.
 
Por un lado, compraron la parcela de 700 m2 ubicada en Alem esquina San Vicente, frente al Parque de la Salud. Se trata del solar donde durante décadas funcionó el histórico almacén de Alves Batista.
 
La compra fue realizada por inversores vinculados a uno de los supermercados ya existentes en Cañuelas y el objetivo sería levantar un edificio de dos plantas con un gran local central y otros más pequeños en los extremos.
 
Otro grupo empresario, también asiático, acaba de comprar un lote ubicado en Sarmiento y Matheu, en el barrio Sarmiento, con lo que sumarían cinco los supermercados a inaugurarse en los próximos años.
A mediados de esta semana se conoció una cadena de mensajes entre varios comerciantes tradicionales de la ciudad, quienes planificaban una reunión para analizar los pasos a seguir.
 
DECRETO DE FASSI
Al cierre de esta edición trascendió que en las próximas horas la intendente Marisa Fassi firmará un decreto que suspenderá por 180 días la habilitación de superficies comerciales medianas y grandes.
 
El decreto busca mitigar el descontento del comercio  con el gobierno municipal en plena campaña electoral.
Si bien el área de Legales todavía no habría terminado de redactar el texto, el jueves y el viernes ya se habría aplicado de oficio en algunas oficinas municipales que recibieron la orden verbal de no “mover ni aceptar” ningún trámite vinculado a habilitación de medianas y grandes superficies.
 
FUNCIONARIO Y GESTOR
En medio del malestar causado por la llegada de nuevos supermercados, trascendió que Sergio Nucifora, abogado y al mismo tiempo empleado municipal en el área de Seguridad, actúa como gestor de los emprendedores chinos.
 
Fuentes allegadas a la comuna señalaron que Nucifora actuó como interlocutor de los propietarios del local ubicado frente a la Distribuidora Cuchetti; y a los de Paso y Basavilbaso. 
 
Es lo que se llama estar de los dos lados del mostrador.
 

 

Un trozo de historia que caerá en el olvido
 
El almacén de Alves Batista, uno de los más antiguos de la ciudad, declarado “de interés cultural” por la Dirección Municipal de Cultura, próximamente quedará convertido en escombros.
 
La edificación data de principios del siglo XX. En 1936 comenzó a funcionar como almacén de ramos generales. Joaquín Alves estuvo al frente desde su inauguración hasta que en 1966 se lo cedió a su hijo José María Alves Batista. Para ese entonces se incorporó un despacho de bebidas. En los últimos años su fisonomía interior se alteró con una división que lo convirtió en parte de vivienda.
 
Como ‘boliche’ tuvo una vida de más de cuatro décadas y en los albores del siglo XXI todavía concurrían unos pocos pero fieles clientes a tomarse una grapa o una ginebra. La actividad -como la de tantos boliches- se fue apagando hasta desaparecer con sus dueños en el año 2011. 
 
En la vereda se yerguen dos  palos que indican la línea municipal y en su interior subsistían algunos estantes y carteles publicitarios de medio sigo. Hasta sus últimos días detrás del mostrador don Batista atesoraba un cuaderno y un grueso fajo de papeles amarillentos sostenidos por un broche metálico: eran las cuentas impagas de los parroquianos que lo largo de varias décadas se habían ido dejando un fiado. El comerciante, en su infinita paciencia, siempre conservaba la esperanza de que algún día regresarían a saldar su deuda.
 
Luego de la muerte de Don Alves Batista, a los 82 años, sus herederos pusieron la propiedad en venta.
 

© El Ciudadano Cañuelense

Subir
Enviar corrección